Escuela

Una escuela modelo que abraza una identidad ribereña

La escuela técnica N° 100 Puerto Nuevo de Paraná es única en el país porque ofrece el título de Técnico en Construcciones Navales. La meta es seguir creciendo.

Miércoles 20 de Abril de 2022

La escuela es la puerta de entrada a un nuevo universo de saberes, es donde se forjan amistades para toda la vida, y es donde quizás –sin saberlo- se va construyendo una vocación que termina decidiendo el futuro laboral de un estudiante. El sistema educativo entrerriano ofrece muchas posibilidades para aquellos estudiantes que buscan formarse en carreras no convencionales, y una de ellas tiene sus raíces en la zona ribereña de Paraná. Allí se estableció una institución modelo, porque es la única en el país que ofrece el título de Técnico en Construcciones Navales y que hace poco tiempo inauguró su nuevo edificio con la presencia del presidente de la Nación, Alberto Fernández. Para la comunidad educativa de la Escuela de Enseñanza Técnica Nº 100 “Puerto Nuevo” que se haya finalizado la obra es parte de una historia de lucha y de compromiso compartida entre estudiantes y autoridades a lo largo de varios años.

escuela 100 de puerto nuevo doble central.jpg
Los alumnos aprenden en los talleres de la escuela las primeras nociones sobre la construcción de botes.

Los alumnos aprenden en los talleres de la escuela las primeras nociones sobre la construcción de botes.

El viejo establecimiento -en Liniers 395- anidó a varias generaciones de jóvenes que debieron enfrentar algunas adversidades, como el deterioro edilicio que se sumó a la difícil convivencia con algunos vecinos del barrio El Morro. “La situación se fue agravando y sin querer estigmatizar a nadie. Estaba en un barrio que en cierto momento y en ciertas cosas no ayudaba. He vivido momentos en los cuales, gente del barrio o vecinos que vivían en terrenos que lindan con la escuela, nos tiraban piedras. Eran chicos de 5 y 6 años, cuyos padres les proveían piedras. Una vez me tocó salir a la planta alta en cuerpo a tierra, llamando a Prefectura porque era una lluvia de piedras”, describió a UNO el actual rector de la entidad, Silvio Rodríguez Reindl.

Ese predio pertenecía al extinto Ministerio de Vías Navegables de la Nación, por lo que comenzaron las gestiones políticas para conseguir un nuevo terreno, pero sin abandonar su ubicación de origen en la zona del borde costero. Así comenzó un arduo camino para llegar al sueño del edificio propio. El primer paso fue haber logrado la transferencia de un predio donde tenía jurisdicción Vías Navegables, a partir de gestiones de la exintendenta de Paraná, Blanca Osuna. De esa manera el inmueble pasa a manos de la provincia de Entre Ríos, y aunque se dejó en claro que había voluntad política para avanzar con la obra, esa posibilidad se postergó por licitaciones fallidas y cuestiones ajenas a las ilusiones de la comunidad educativa.

Tiempo después esa cuestión administrativa se pudo destrabar al presentarse como único oferente a una nueva licitación Cemyc SRL, la empresa a la que finalmente se le otorgó la obra. “En marzo de 2018 comienzan las obras”, recordó Rodríguez Reindl.

Una escuela de cara al río

La escuela técnica de Puerto Nuevo tiene una estrecha vinculación con el borde costero y en sus inicios fue impulsada por la escuela de aprendices que supo funcionar en el Distrito Paraná Medio de la Dirección de Vías Navegables. Si bien su ciclo básico es idéntico al resto de las escuelas técnicas, a partir del cuarto año los alumnos reciben una formación calificada que les permite construir embarcaciones de diferente porte. Se trata de conocimientos altamente demandados a partir del crecimiento de las exportaciones por la vía fluvial y marítima, con la consecuente reactivación de la industria naval.

“Los estudiantes se forman para ser técnicos constructores navales. Esto era antes la Escuela de Aprendices de Vías Navegables, perteneciente al Ministerio de Vías Navegables. Salía gente con tercer año, después le permitía terminar el secundario o la facultad. A partir de ahí muchos entraban a trabajar en lo que era el antiguo Ministerio, con todo lo que es embarcaciones, dragado, balizamiento, todo ese tipo de cosas. Nosotros tomamos esas raíces, por eso nuestro título es de técnico constructor naval”, dijo el directivo al hacer una revisión histórica.

escuela 100 1.jpg
Las piraguas son algunas de las embarcaciones, impulsadas a remo, que se construyen en la escuela.

Las piraguas son algunas de las embarcaciones, impulsadas a remo, que se construyen en la escuela.

De ese modo los egresados se posicionan en un nicho laboral que requiere mano de obra cada vez más calificada. Pueden ser convocados por los principales astilleros de la provincia y del país, o están aquellos que se deciden a ingresar a la Prefectura Naval, aunque una de las alternativas es dedicarse a la docencia en el mismo establecimiento donde se formaron. “El título secundario les permite replantear las embarcaciones que ya estén hechas, a pedido del propietario, o de lo contrario, hacer nuevas embarcaciones desde cero, haciendo todos los cálculos, los planos, la habilitación en Prefectura y la construcción de la misma”, ilustró el rector.

Manos a la obra

En los primeros tres años del ciclo básico los estudiantes incorporan conocimientos de electricidad, soldadura, carpintería y herrería. Después llega el momento de los talleres específicos de la carrera, que capacitan al futuro técnico en Construcciones Navales. Diego Gavilán es un exalumno de la institución y en la actualidad es docente del taller de Electromecánica. Consultado por UNO se refirió al proceso de construcción de los botes y a las posibilidades laborales de una oferta educativa cada vez más elegida.

“Este año algunos estudiantes de 4º año van a realizar matrices y botes, es decir trabajo con fibra, que es lo que más se realiza. Y algunos cosas en madera”, explicó en el comienzo de la charla.

La matriz es una estructura de donde se obtiene el bote y que es parte fundamental del aprendizaje en los talleres. “Las matrices son negras -en su interior-; desde afuera es todo fibra y desde adentro se aprecia el liso perfecto. A esa matriz se le da cera primero cuando están negras, se lava bien y se encera. Una vez que se le da la cera, se le aplica el color con el que va a salir el bote, que se llama yelco. Una vez que el yelco secó un poco, se le empieza a poner la fibra. Y cuando eso secó, se desmolda, se saca de esa matriz y queda el bote listo para ir terminándolo del lado de adentro. Ese sería rápido el proceso de la construcción de un bote”, graficó el docente.

Embed

Otra de las funciones que cumple el constructor naval es el diseño, el cálculo de cantillonado (se establecen los espesores y la cantidad de fibra que hay que ponerle) dónde colocar los refuerzos, es decir el diseño de cómo se construye una embarcación. “En la escuela este año hay matrices de piraguas que llevó un profesor, hay piraguas hechas por la escuela con matrices prestadas,y hay matrices de remos que acercó el Rowing. También hay matrices de botes para la práctica del remo”, señaló Gavilán.

El profesor planteó el problema que se le presenta a la escuela cuando se construye botes con motor, como lo puede ser una lancha. “Si uno todos los años hace una lancha como trabajo práctico, en diez años tenés 10 botes que luego no podés vender. Es algo que no pasa con los piraguas y los kayaks, que son botes a remos, porque se pueden hacer y se trata de construcciones menores. Hay lanchas que no se pueden usar y tampoco vender porque no se pueden matricular”, advirtió.

Actualmente algunas de las embarcaciones pensadas y construidas en los talleres de la escuela paranaense no están habilitadas para navegar por una normativa de la Prefectura Naval Argentina. “Las embarcaciones tipo pescadoras, por tener más de un metro de manga -el ancho del bote- se complica para poder habilitarla. Hay un problema con la norma 1 de 2011, que al no ser astillero se puede botar pero no es posible transitarla en el río. Es una de las cuestiones planteadas al gobierno provincial como al Presidente cuando estuvo en la escuela. Eso nos allanaría el camino para poder producir ese tipo de embarcaciones, poder donársela a Defensa Civil”, argumentó.

escuela 100 2.jpg
El rector de la escuela, Silvio Rodríguez Reindl, destacó que el nuevo edificio deparó una transformación educativa.

El rector de la escuela, Silvio Rodríguez Reindl, destacó que el nuevo edificio deparó una transformación educativa.

Una visita ilustre

La escuela técnica portuaria ganó una visibilidad que quizás nunca tuvo en su dilatada trayectoria educando a jóvenes de Paraná y del resto de la provincia. El 23 de marzo el presidente de la Nación, Alberto Fernández, junto al gobernador Gustavo Bordet, dejaron inaugurado el nuevo edificio técnica N° 100, única en la región. Aquella vez el gobierno provincial destacó la política nacional de reiniciar la construcción de escuelas que fueron paralizadas durante la gestión nacional anterior y mencionó que muchas se culminaron con fondos provinciales.

Embed

Sobre el diálogo que mantuvo con el Jefe de Estado, el rector confió a UNO que le pidió que gestione fondos para poner en funcionamiento el canal de experiencia aerodinámica. “Falta un equipamiento que viene desde Inglaterra, sale 300.000 libras esterlinas”, sostuvo, Explicó que una vez que se ponga en funcionamiento se pueden probar las embarcaciones simulando las condiciones parecidas al río, incluso con olas y hasta es posible probar la resistencia de los pilotes de los puentes.

También se solicitó que pueda gestionar ante Prefectura Naval “la habilitación de embarcaciones”, algunas de las cuales están impedidas de navegar por normativas de la fuerza.

Sobre la experiencia educativa compartida con los alumnos, el directivo expresó: “Los chicos se compenetran y el que llega a un cuarto o quinto año, es una persona a la que le gusta, que quiere terminar y tener el título. En esta escuela pasan muchas horas y sino te gusta, no lo aguantás. Tenés que sentirlo”.

María, la alumna que compartió el acto junto al Presidente

La estudiante María de los Ángeles Reinoso fue elegida para participar del acto junto al Presidente y hablar en nombre de sus compañeros. En diálogo con UNO recordó cómo se preparó para aquel y habló del significado que tiene estudiar en una escuela pública

“Me dijeron que tenía que preparar un discurso porque era el acto de inauguración de la escuela. Era como dar una explicación básica de lo que se trata el título”, aseguró. Dijo que en el comienzo de la actividad sintió nervios , “porque es algo que nunca me pasó y creo que nunca se va a volver a repetir. Fue una sensación muy linda, la verdad”.

María comenzó a cursar en la escuela cuando todavía se utilizaba el viejo edificio, luego interrumpió sus estudios y finalmente terminó el secundario en una nocturna. “Ahora estoy haciendo un terciario, para conseguir el título. Volví porque me gusta la tecnicatura”., manifestó.

Sobre sus proyectos a futuros sostuvo que tiene intenciones de incursionar en la docencia, “si puedo ser profesora de una materia técnica. Y después ver si puedo hacer planos de los barcos y proyectos. Eso está bueno”.

Embed

“El edificio mejoró”

María destacó las condiciones del nuevo edificio y las posibilidades de acceder a una mejor calidad educativa. “Ahora el edificio está mucho mejor de lo que estaba antes, hay más comodidad, un espacio más cómodo y más limpio. Más que nada por los chicos que empiezan el primer año, que tienen un lugar más atractivo”, detalló.

Señaló que la institución, con una matrícula que asciende a 190 alumnos, concita el interés de numerosos barrios de Paraná e incluso se sumó un estudiante de nacionalidad colombiana. “Es una escuela que brinda una especialidad única, aquella que forma a técnicos en construcciones navales. A la vez te abre muchos caminos, porque la tecnicatura comprende talleres de electricidad y de carpintería. Es amplia la salida laboral”, resaltó la entrevistada.

escuela 100 3.jpg
María de los Ángeles Reinoso dijo sentirse orgullosa por ser parte de una escuela pionera en la región.

María de los Ángeles Reinoso dijo sentirse orgullosa por ser parte de una escuela pionera en la región.

Un discurso inolvidable

En su discurso junto a Fernández manifestó: “Es un día muy especial, tenemos el edificio propio que tanto deseamos. Esta es la única escuela con el título de técnico en construcción naval, una formación más que relevante en una ciudad y una provincia que cuenta con uno de los ríos más importantes de nuestro país. Posee una amplia salida laboral, y nos brinda conocimiento y habilidades para proyectar, calcular diseñar y construir embarcaciones”.

Ese día invitó a otros estudiantes a sumarse a la institución y finalizó diciendo que “como mujer quiero demostrar que no hay estereotipos para ser técnica constructora naval”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario