Concejo Deliberante
Jueves 15 de Marzo de 2018

Se inicia el año de trabajo en el Concejo Deliberante

Entre los proyectos, toma estado parlamentario la habilitación del uso de radares para control de velocidad y fotomultas. Ingresa también el veto a la ordenanza que prohíbe el uso de glifosato.

En lo formal, la de hoy será la segunda sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Paraná; la primera fue la reunión de apertura, con el discurso del intendente Sergio Varisco en el Teatro 3 de Febrero. Sin embargo, el trabajo legislativo del año abrirá hoy, con el ingreso y tratamiento de normas municipales.

La jornada de hoy no solo comprenderá la tarea normativa propiamente dicha, sino que las posiciones políticas institucionales y los reacomodamientos internos definirán las nuevas autoridades del cuerpo legislativo.

En cuanto a la tarea legislativa propiamente dicha, tomarán estado parlamentario diversas iniciativas. Una de ellos será la utilización de recursos tecnológicos para la detección automática de infracciones de tránsito.

Una de las propuestas es la presentada por el concejal Pablo Hernández (Cambiemos), que impulsa un proyecto de ordenanza que habilita la implementación de medios y dispositivos tecnológicos de control de tránsito en Paraná para la detección automática de infracciones, su posterior registro, trámite y sanción, con el fin de desalentar comportamientos contrarios a las normas de circulación vehicular, minimizando los riesgos de accidentes en el espacio público, incrementando los niveles de seguridad y convivencia ciudadana.

Sería, como ya había sido anunciada en otras gestiones municipales e incluso durante la actual administración, la posibilidad de instrumentar sistemas de radares o fotomultas para el control y penalización de faltas de tránsito. Esta modalidad, cada vez más extendida en distintas ciudades del país, está vigente desde hace varios años en distintos núcleos urbanos de la vecina capital santafesina.

La norma autoría del edil oficialista, Pablo Hernández, plantea que los equipos tecnológicos deberán estar debidamente homologados, puestos a punto, calibrados y controlados por organismos competentes a nivel nacional, como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Hernández señala, en la exposición de motivos del proyecto, que a partir de esta innovación tecnológica se ordenan a la autoridad de aplicación una serie de procedimientos, a fin de garantizar y resguardar los derechos de los posibles infractores. En tal sentido se establecen medios o dispositivos para el control del tránsito, la detección de las infracciones, una etapa de validación, una instancia de citación al infractor, descargo de éste y su posterior juzgamiento.

Por otro lado, ingresará el veto parcial del Departamento Ejecutivo Municipal (DEM) a la Ordenanza Nº 9659 que prohíbe el uso del glifosato en Paraná. La norma fue promulgada semanas atrás, pero con el veto del artículo 1°. La concejala oficialista Claudia Acevedo, autora del proyecto, suscribió la medida del jefe comunal. En diálogo con UNO, indicó que una ordenanza no puede prohibir la comercialización y traslado del producto dentro de la ciudad, porque hay leyes provinciales y nacionales que avalan la circulación.

La ordenanza había sido sancionada sobre tablas el 30 de noviembre por unanimidad del cuerpo legislativo. Prohíbe dentro del ejido de la ciudad la utilización de cualquier tipo de producto químico o biológico de uso agropecuario destinado a la fumigación agrícola, forestal y de espacios verdes, que contengan glifosato.

Si bien existe la posibilidad de que el veto sea rechazado por el cuerpo, para ello se debería obtener el voto positivo de las dos terceras partes del total de los ediles que componen el Concejo. De todos modos, la propia autora de la iniciativa expuso su aval al veto parcial.

En cuanto a despachos de comisión, entre los temas salientes que ingresarán al recinto para su tratamiento, figuran dos vinculados a una mayor inclusión de las personas con movilidad reducida. El concejal Enrique Ríos (FpV), solicitó al Ejecutivo que proceda a realizar un relevamiento del estado en que se encuentran las rampas de circulación para personas con movilidad reducida; mientras que el edil Sebastián Bértoli (FpV), reclamó la obligatoriedad de que en restaurantes y bares se destinen mesas prioritarias para uso de personas con movilidad reducida, en forma permanente.

Finalmente, en cuanto a proyectos que tendrán ingreso, la concejala justicialista Cristina Sosa se sumó al debate y polémica acerca del futuro puente Paraná-Santa Fe. Y solicitó convocar al recinto del cuerpo a los equipos técnicos que el Ejecutivo disponga, para exponer acerca de ese proyecto.

En tanto, la edila María Marta Zuiani (Cambiemos) propuso la implementación del sistema "Botón Antipánico", en los colectivos urbanos.

Finalmente, Ríos realizó dos pedidos de informes: uno sobre el estado de construcción del "piletón" en el Thompson, recientemente habilitado; y otro sobre la provisión de insumos para la potabilización de agua en la ciudad.

Comentarios