banderas

Rondán Grasso, el maestro de las 500 Banderas Argentinas

A lo largo de 27 años el músico y docente entrerriano entregó 474 banderas argentinas a escuelas rurales de Entre Ríos. Planea llegar a las 500 y pasar la posta

Martes 12 de Julio de 2022

“¡Entrerriano!… pa´lo que gusten paisanos, en un apretón de manos se va toda la amistad”, es extracto de una de las tantas canciones preferidas de Hernán Rondán Grasso, por la letra y por su autor, Linares Cardozo. Es que desde chico Hernán lleva el folclore en la sangre, la necesidad y el impulso de aportar al rescate de la cultura, el valor de la amistad y el amor por la Patria muy arraigado en su pecho. Este 2022 el músico y docente entrerriano cumplió 27 años llevando banderas argentinas a las escuelas rurales de la provincia y en diálogo con UNO explicó que su objetivo es llegar a las 500. “Hacer semejantes travesías, organizar, coordinar con las instituciones es algo hermoso pero cansador. Me encantaría que alguien tome la posta y continúe con la entrega”, reconoció.

Hernán rondán grasso músico, maestro Banderas Argentinas 1.jpg

Rondán Grasso nació en Maciá, en el departamento Rosario del Tala y en 1981, cuando tenía nueve años, junto a su familia se mudaron a Paraná. “Mis padres buscaban nuevos horizontes y un futuro para mí y para mi hermano menor. Me mudé, pero me traje conmigo la esencia y las bases de la vida de pueblo, me nutrí siempre desde lo cultural”, explicó el entrevistado. Para él, nacer en el campo, por las características que tiene, permite afianzar más el amor por la cultura.

Embed
Hernán rondán grasso músico, maestro Banderas Argentinas 6.jpg

Al terminar su séptimo grado en el colegio Don Bosco y luego, con la autorización de sus padres, comenzó a estudiar en una escuela nocturna y paralelamente tuvo su primer trabajo. Paralelamente practicaba deportes y estudiaba música, su pasión. “Gracias a eso y a poder indagar sobre la vida y otra autores entrerrianos, es que logré abrazar muchísimo el amor por la cultura entrerriana”. Estudió Solfeo en Maciá y cursó en la escuela de Música de Danzas Tradicionales Argentinas. Marta y Amilcar, un dúo entrerriano, fueron quienes le dieron la posibilidad de aprender ritmos y acompañamiento de guitarras.

Hernán rondán grasso músico, maestro Banderas Argentinas 7.jpg

El gusto por la música surgió desde muy chico, tal vez de ver a su padre tocar el contrabajo en una orquesta formada allá por el año 1963; de sus tíos maternos que tocaban el acordeón en las fiestas familiares, o de los incansables fines de semana de música en su casa, con los ensayos de grupos vocales cuando él era aún un “gurí”.

Embed

La primera vez que Rondan Grasso subió a un escenario fue el 5 de junio de 1985, durante los festejos por el quinto aniversario de Radio Integral de Maciá. Fue su prueba de fuego y tenía una fuerte carga emocional, porque era en el pueblo que lo vio nacer, con su gente.

Embed

Desde ese momento en adelante fueron surgiendo otros escenarios, en una época en donde abundaban los festivales, y así fue como con su música llegó hasta Concepción del Uruguay, Chajarí, Nogoyá, Victoria, con los años integró delegaciones representativas de Entre Ríos y compitió en Laborde, en Salta, Chile y también estuvo presente en la Fiesta de la Caña de Azúcar en Paraguay. 0,0Sus canciones hablan de las costumbres criollas, de historias que se tejen campo adentro y de la fraternidad de los gauchos entre otras cuestiones que reflejan las vivencias en los ámbitos rurales. Y fue su música la que lo acercó, hace más de dos décadas, hasta la ciudad de Bernal, en la provincia de Buenos Aires, donde conoció en un festival a quienes conformaban un fortín que se ocupada de llevar banderas rurales a escuelas de todo el país.

Hernán rondán grasso músico, maestro Banderas Argentinas 4.jpg

Los integrantes de esta agrupación lo sumaron a la noble tarea y al poco tiempo, aunque la promesa era mandarle 100 banderas, le enviaron una correspondencia con 15 unidades; de este modo comenzó su iniciativa solidaria.

Embed

Al poco tiempo el grupo se disolvió porque falleció quien era su presidente, pero Hernán pidió autorización para seguir llevando adelante la misión de que los establecimientos rurales reciban la insignia patria. "A partir de ahí empecé a comprar metros de tela de banderas, mi mamá las cosía, yo le pintaba los rayos correspondientes, en base a un decreto que especifica cómo debe ser la bandera, qué dimensiones debe tener y demás"

Valores

Rondán Grasso se fijó un objetivo, el de abrazar en su acción cuatro valores culturales fundamentales para la humanidad: revindicar la figura del caballo; un animal que mucho ha servido a la Patria y que incluso transportó y transporta a alumnos hasta las escuelas ubicadas en zonas rurales; el valor de la amistad, siempre; el valor cultural a través de la música y el valor por la Patria traducido en el respeto y el amor por la bandera Argentina

“Siempre tuvimos caballos con amigos y surgió en una charla la idea de ir cabalgando, por la simple razón de reivindicar su imagen. Además nos propusimos trasmitir el valor cultural de la música; el valor afectivo de los amigos que siempre acompañan, ya que los verdaderos amigos es el tesoro más preciado que tenemos los seres humanos; y por supuesto el valor por nuestra patria con el símbolo máximo: la Bandera Nacional”.

Son, en tantos años y tantos kilómetros, numerosos los recuerdos, pero hay vivencias y anécdotas que sobrevuelan al resto, por distintos motivos y surgen de manera atemporal y alternada: El primer viaje de Rondán Grasso fue a una escuela rural de Durazno (departamento Tala), en junio de 1995, para conmemorar el Día de la Bandera.

Hernán rondán grasso músico, maestro Banderas Argentinas 5.jpg

Entre las travesías que realizó junto a sus amigos y allegados para entregar una bandera en una escuela de campo, la más extensa fue en 2003. Partieron desde Oro Verde con destino a Colonia San Ramón, cerca de Concepción del Uruguay. Eran cuatro jinetes, cada uno con dos caballos, y recorrieron unos 300 kilómetros en seis días.

“En Estación Palo a Pique, en San José de Feliciano ya prácticamente había terminado la actividad de entrega cuando se acerca a la maestra corriendo uno de los chicos, todo despeinado y con su caballito sudoroso. Le contó que a último momento tuvo que ayudar a su papá a encerrar unos animales que se habían escapado y le tomó más tiempo de lo pensado. Aún así quería estar, no quería faltar y al ver eso ratificaba la importancia del símbolo para niños de distintos lugares”, indicó.

Rememoró también el momento en que le tocó entregar la bandera número 200: "Fue en la escuela 130 de Colonia Nueva y quería que hubiera más simbolismo patrio. No pude llevar a los granaderos porque me costaba mucho, pero llevé dos integrantes del regimiento Dragones de la Muerte y fue una gran fiesta en celeste y blanco, donde estuvieron personalidades de todo tipo, artistas, músicos. Los chicos estaban asombradísimos y eso me llamaba a la reflexión. En el campo la posibilidad de vivenciar un evento suele ser remota y uno en la medida que puede llega con la música y eso se transforma en un festejo".

“Con la escuela Nº 41 de La Balsa fuimos a Rosario, en ese momento con el director Miguel Girard y fue muy emocionante porque la mayoría de los chicos no habían pasado ni siquiera el túnel subfluvial”

En mayo de 2022 se cumplieron 27 años del proyecto y lleva entregadas 474 banderas. “Estamos cerca de haber entregado 500 banderas en toda la provincia. De cada lugar que estuvimos, nos llevamos muchas emociones y todas fueron lindas. En las escuelas rurales, se conserva la esencia del gaucho y el folklore, y es lo que tenemos que tratar de retener. Los chicos están inmersos en el mundo de sus abuelos y de sus padres”, contó.

Hernán Rondán Grasso destacó que a cada lugar que va lo reciben con los brazos abiertos: "La primera cuestión que quiero remarcar es la alegría de los chicos, de los docentes y del contexto de la escuela. También hay algo muy importante en esto, y es hacer visibles las necesidades que hay en las escuelas rurales que están lejos de la vista de tantas personas. No tenemos ni idea de las carencias que hay", enfatizó.

En un gesto altruista, en cada destino comparte su música y el encuentro se transforma en una celebración. Al respecto, expresó: "A veces los chicos que están en escuelas rurales que no tienen la posibilidad de ir a una ciudad y ver un espectáculo o vivenciar una canción".

Amar lo que se conoce

Hernán rondán grasso músico, maestro Banderas Argentinas 2.jpg
A lo largo de 27 años el músico y docente entrerriano entregó 474 banderas argentinas a escuelas rurales de Entre Ríos. Planea llegar a las 500 y pasar la posta

A lo largo de 27 años el músico y docente entrerriano entregó 474 banderas argentinas a escuelas rurales de Entre Ríos. Planea llegar a las 500 y pasar la posta

El docente habló sobre la importancia de sembrar el amor por la Patria en los más chicos. “Como docente considero que nos deberían dar herramientas. Acá nos hace falta sentido común, sentido de la Patria, vibrar en celeste y blanco. No solo pasa por un sector, hay que abrir un poco el abanico a tanta gente que quiere dar todo por la vocación y a estudiantes que quieren aprender, no podemos obstaculizar ese proceso. No hay que quedarse en el discurso, con simples cosas podemos lograr grandes metas. Tenemos que hermanar la educación, la cultura y los medios de comunicación para poder brindar buenas raíces a la gurisada nueva. Don Atahualpa Yupanqui decía que no se puede amar lo que no se conoce. Estamos siempre mirando hacia el norte, algo fundamentalmente fomentado desde los medios de comunicación. La forma de vestir de los chicos, la música que muchas veces escuchan son modas que no nos pertenecen y nosotros tenemos cosas más lindas, cuesta así que generen sentido de pertenencia”, indicó.

Hay una canción que es de Linares Cardozo y forma parte de sus preferidas, por la letra, por el sentir y la trae a escena en cada entrega de banderas:

¡Entrerriano!...

pa´lo que gusten paisanos

en un apretón de manos

se va toda la amistad.

¡Soy entrerriano!...

de ñandubay...

Corazón tierno

y fibra fuerte de caranday...

¡Entrerriano!

Montielero, firme y llano,

glorias de patria y pasado

agita el ser montaraz...

¡Soy entrerriano!...

¡Mande nomás!...

¡Soy del Supremo,

pluma e´ñandu,

bien federal!…

“Nombra entre tantas cosas la pluma de ñandú, que es una hermosa muestra de federalismo entrerriano. Entre Ríos tiene una riquísima variedad en ritmos musicales y los poetas tuvieron esa visualización de escribir sobre el paisaje, la flora la fauna que tenemos”, señaló.

Tomar la posta y continuar el legado

“Me gustaría que alguien tome la posta en la entrega de banderas, encontrar un chico joven con compromiso y amor por la bandera. Lo he propuesto, pero requiere mucha responsabilidad, estar en contacto con los docentes para coordinar las llegadas, es un desafío que ojalá alguien esté dispuesto a tomar para continuar con este legado”, sostuvo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario