Secciones
Inflación

Productos de la canasta navideña registran subas del 50%

Los negocios ya se ofrecen sidras, pan dulces, budines y demás productos de la canasta navideña. Comerciantes afirman que lo que más aumentó fueron las bebidas

Sábado 13 de Noviembre de 2021

Faltan casi 40 días para la llegada de la Nochebuena y en negocios de distintos rubros en Paraná ya se exhiben productos de la canasta navideña. Este año, con mayores flexibilizaciones, hay grandes expectativas de ventas por parte de los comerciantes.

En el rubro alimenticio se consiguen budines, pan dulces, turrones, garrapiñadas y algunas bebidas típicas, cuyos precios llegaron con importantes aumentos con respecto al 2020. En este marco, César Fontana, propietario del supermercado Fontana, ubicado en avenida Churruarín en la capital entrerriana, confirmó a UNO que las subas oscilan entre un 40% y un 50%. “Son incrementos que van de acuerdo a la inflación, que es más o menos del 50%. Año a año los valores van acompañando esta tendencia”, afirmó.

“Lo que más aumentaron son las bebidas”, indicó, y refirió que el precio de una botella de sidra de 710 centímetros públicos, por ejemplo, arranca en 129 pesos. “Tenemos una en oferta en este precio, marca La Farruca, de ahí en adelante”, dijo.

canasta navidad 2.jpg
Hay accesorios navideños para todos los bolsillos.

Hay accesorios navideños para todos los bolsillos.

Si bien en muchos lugares todavía no se ve en las góndolas este tipo de bebidas, el supermercadista descartó que haya faltantes: “Yo compré y me stockeé hace tres meses. Por la compra se hace en agosto o septiembre y pude hacerlo normalmente. Inclusive hay ofertas en este momento en sidras, y también en lo que es pan dulces y demás. No he escuchado que haya faltantes de ningún artículo navideño”, aclaró.

En este sentido, Mario Sarli, integrante del Centro de Almaceneros de Paraná y propietario de una despensa en barrio Lomas del Sur, aclaró: “Estuvimos consultando entre colegas y no hay faltantes. Lo que pasa es que hay muchos productos que cada vez tienen menos salida, y en consecuencia tanto los comerciantes con los distribuidores compramos menos stock. Si hoy queremos, por ejemplo, pedir algún tipo de turrón especial al proveedor, no tiene más, porque ya los vendió a todos, y no vuelven a traer porque son cosas que se venden poco”.

“Es por eso que no se ve el surtido de cosas que había antes”, aseguró.

Expectativas

El supermercadista local César Fontana comentó que si bien la Navidad es una fecha fuerte para el comercio, el año pasado, con las restricciones vigentes que limitaban las reuniones sociales, la demanda cayó considerablemente, y opinó: “El año pasado la verdad nos quedó bastante stock de pan dulces y budines, que lo pudimos sacar mediante ofertas en los meses posteriores. No se podían juntar las familias y creo que eso hizo que mermara un poco el consumo”.

Acto seguido, subrayó: “Ahora tenemos muchas expectativas de recuperar ventas en Navidad y en Año Nuevo. Nos preparamos para eso”.

Y aunque aclaró que la mayor demanda comienza a partir de mediados de diciembre, ya se ve gente comprando mercadería para guardar: “El que por ahí puede ir comparando y guardando, lo hace. De este modo no tiene que hacer después toda la compra junta para las fiestas”, expresó.

Según manifestó, la clientela opta por adquirir por ahora sobre todo los productos de oferta, y mencionó en cuánto arrancan los precios de los más pedidos: “Un pan dulce de 400 gramos anda entre 180 y 190 pesos; el budín más barato esta a 59 pesos y después hay otros que son espectaculares, exquisitos, a 180 pesos, que son rellenos con chocolate, dulce de leche, frutas. Los turrones son productos que nos quedaron muchos del año pasado y uno de 70 u 80 gramos ronda los 60 o 70 pesos”, sostuvo.

canasta navidad 1.jpg
Los clientes se fijan mucho en el precio al momento de comprar, según indican los comerciantes.

Los clientes se fijan mucho en el precio al momento de comprar, según indican los comerciantes.

A su vez, contó que ya tienen en stock lechones y corderos, que forman parte del menú que tradicionalmente suele servirse en la mesa navideña. “Se está vendiendo bastante. Lo tenemos a 890 pesos al kilo de cordero, de muy buena calidad. Un cordero pesa entre 10 y 14 kilos y con eso come toda una familia, así que rinde”, remarcó.

Por otra parte, observó que la mayoría de las compras que hacen sus clientes se abonan con tarjeta de créditos. “En mi negocio solo el 30% de las compras las pagan en efectivo; lo demás con tarjeta de créditos bancarias o de mutuales”, señaló.

Armar el arbolito

Según estipula la tradición, el árbol de Navidad debe armarse el 8 de diciembre, y ya se ofrecen en los polirrubros y en los supermercados este artículo y los adornos y accesorios que se utilizan para adornarlo”.

Un árbol de Navidad pequeño, de 45 centímetros de altura, se consigue a 730 esos en la actualidad. Y hay más grandes que salen desde 1.500 en adelante. Y adornos hay de todos precios, según la variedad y la calidad.

Una de las vendedoras de un comercio de la peatonal San Martín, en Paraná, comentó a UNO que ya se registra cierto movimiento, y advirtió: “Recién estamos exponiendo la mercadería y armando las góndolas, pero hay clientes que están comprando arbolitos ahora, porque tienen miedo que haya subas después. Por ahora se vende esto, con los adornitos vienen más tranquilas las ventas, pero sabemos que más cerca de a Navidad se llevan todo lo que queda y no les importa tanto el precio”.

Sobre este punto, refirió que los aumentos de este tipo de mercadería son del 30% en promedio, y opinó: “Pensamos que iban a subir más, porque comparamos con aumentos que hubo en otros rubros, pero no ocurrió. No sabemos si va a pasar cuando entre más mercadería nueva, pero por lo general no se tocan los precios de acá a la Nochebuena”.

En este rubro también tienen expectativas de que las ventas sean mejores que en 2020 y analizó: “El año pasado fue muy particular porque no se podían hacer muchas reuniones. Ahora nos estamos preparando para vender más y creemos que nos va a ir mejor, porque la gente quiere juntarse”.

No obstante, evaluó: “Lo que notamos es que año a año, aunque compremos menos mercadería, nos quedan más cosas en stock para guardar para el año que viene”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario