Inflación

Precios de la ropa de verano llegan con subas de hasta 100%

Los incrementos en el rubro textil cada mes superan a la inflación, y los valores de la ropa de la nueva temporada indican que seguirá esta tendencia

Miércoles 31 de Agosto de 2022

Con la proximidad del mes de septiembre y la llegada de los primeros calores, previo a la primavera, mucha gente advierte que debe renovar algunas prendas de su vestuario. Y si bien la ropa de primavera-verano suele ser menos costosa que la de otoño e invierno, la inflación no da tregua en el sector y se anuncia que en esta nueva temporada llega con aumentos que rondan el 80% y hasta el 100%.

Se trata de un rubro cuyos precios siguen subiendo de manera continua desde hace un año y medio y en lo que va del 2022 registra los mayores incrementos, que ascienden al 56.5%, muy por encima de la inflación, que en los primeros siete meses suma 46,2%, según la última medición del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

Rocío Basso, quien se dedica a la venta de indumentaria desde hace casi 24 años y es propietaria de una tienda en calle Almafuerte, contó a UNO: “Empecé con la nueva temporada y estoy haciendo los pedidos desde la semana pasada, sobre todo de lo que son remeras de modal mangas cortas y blusas de fibrana, pero están por las nubes, son tremendos los incrementos: la fibrana aumentó un 100%, y si me preguntás, la verdad no sé por qué, ya que es una tela que se consigue muy fácil, no es que esté en falta o que estén demoradas las entregas; no es como un vestido en crepe o una prenda de lino, que son más difíciles de adquirir”.

La ropa de la nueva temporada ya se vende en negocios de Paraná.jpg
La ropa de la nueva temporada ya se vende en negocios de Paraná

La ropa de la nueva temporada ya se vende en negocios de Paraná

En este marco, comentó: “Hay el lino sí esta caro, y a una camisa de esta tela la tengo que vender a 9.300 pesos. Y 6.000 pesos está una blusita de fibrana. Subió mucho y esto a los comerciantes nos mata, porque vendemos menos”.

“En mi caso, tengo mucha clientela fija, pero es algo que cuesta mantener, sobre todo con estas condiciones. En la actualidad si alguien quiere comprarse un pantalón de morley y una camisita para vestirse más o menos como para salir a comer, tiene que contar fácilmente con 13.000 o 14.000 pesos. Los jeans son lo que más aumentó, aunque yo tengo buenos precios: los vendo a 4.600 o 4.700; y también subieron muchísimo los blazer, que es algo que se vende bastante en esta temporada: los estaba vendiendo a 5.900 pesos y ahora tuve que actualizar el precio a 7.900”, explicó con asombro, ya que a los propios comerciantes los sorprenden los incrementos, ya que muchas de las telas con que se confecciona la mercadería son de origen nacional y es difícil explicar este comportamiento en los precios del sector, que se vienen posicionando por arriba del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Por su parte, Daniel Luna, propietario de un local de indumentaria unisex en la zona céntrica de Paraná, comentó sobre los precios de la nueva temporada: “Ya tenemos mercadería y los aumentos son importantes en casi todo lo que recibimos, aunque lo de dama no es tanto como lo de hombre: no llega al 80% pero a un 40% sí. Lo que pasa es que si es mucho el incremento no vamos a tener ventas: con una mentalidad de subir mucho los precios no podemos vender, que lo que necesitamos nosotros: mover la mercadería, traer lo nuevo y que la gente lo compre”, dijo, y recordó que el comercio minorista no es formador de precios, sino que ya vienen con marcadas subas desde las fábricas.

LEER MÁS: Indumentaria: Pese a las subas en el rubro, creció la venta

Acerca de si ya cuentan con stock para los días en que hace calor de tipo casi veraniego, como ocurrió en semanas anteriores, aseguró: “Generalmente sale primero lo de dama. Lo que recibimos son prendas de dama de media temporada, ya que todavía falta para la alta temporada, que es en pleno verano y llegan las mallas y las prendas más cortitas”.

Con respecto a cómo viene la moda, adelantó: “Es muy distinta a la primavera-verano anterior. Viene con mucho color, muy potente, tiene mucho naranja, mucho verde, mucho azul para la mujer. Estimamos que para hombres va a ser similar”.

Por estas fechas ya hay quienes consultan para comprarse algo más liviano y sobre este punto Daniel refirió: “La gente ya está preguntando por lo de verano y le gusta, pero por ahora va mirando, va analizando y evaluando los precios de lo que entró nuevo”, y sostuvo: “Hay muchos que se asombran con el tema de los cambios de precios”.

También indicó que muchos de sus clientes optan por pagar con tarjeta, aunque aclaró: “También se ve efectivo cuando uno le puede hacer un descuento de un 15% o un 20% en efectivo”.

Impacto en las ventas

Si bien Rocío subrayó que estas subas ralentizan las ventas, analizó que en el caso de quienes van a comprar alguna prenda porque lo necesitan, ya lo hacen resignados a que “todo sube” y en general no se quejan por los nuevos valores: “La verdad es que vienen mentalizados con que todo aumenta y predispuestos a pagar lo que valen las cosas ahora, porque saben que todo está subiendo. Solo se sorprenden aquellos que hace mucho no compran algo de indumentaria”.

Por último, observó: “Con esta situación la mayoría está comprando con tarjeta; son pocos los que pagan al contado. Esta semana, por ejemplo, que es muy difícil para el comercio porque todavía estamos en agosto y es fin de mes, solo se vendió con tarjeta, en uno o tres pagos. Yo en seis no trabajo por lo que me cobran de comisión. Como monotributista me sacan IVA del monto de tarjeta que estoy pasando, más 1.800 pesos de mantenimiento de cuenta y 1.200 pesos del posnet. Tengo alrededor de 6.000 pesos de gastos fijos en esto, aparte de lo que me saca el banco. Si en un comercio movemos unos 100.000 pesos en el mes, 30.000 nos sacan por estos conceptos, y es mucho”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario