Agroquímicos
Viernes 29 de Diciembre de 2017

La "inocuidad" del glifosato

El Senado provincial aprobó el martes 26 en la sesión de prórroga un proyecto para regular el uso de agroquímicos en Entre Ríos. La iniciativa, que ingresó en la misma sesión y fue tratado sobre tablas, ahora pasa a la Cámara de Diputados. Tiene 43 artículos divididos en 13 capítulos.
Respecto del tema más polémico, la distancia permitida para fumigar cerca de la población, prohíbe la aplicación aérea de "productos fitosanitarios de clase toxicológica Ia, Ib y II" hasta 3.000 metros desde el límite de las plantas urbanas y de los de "clase toxicológica III y IV" hasta 500 metros. Para la aplicación terrestre de "clase toxicológica Ia, Ib y II" establece el límite en los 500 metros desde el final de las plantas urbanas y para la de "clase toxicológica III y IV" lo fija en 500 metros.
La actual resolución establece en 3.000 metros el límite de todo tipo de fumigaciones aéreas respecto de las plantas urbanas, una ley que sale 30 años después dispone esa distancia, pero solo para las categorías más dañinas, teniendo en cuenta los niveles de toxicidad dispuestos por el Senasa.
El proyecto tiene las firmas de los senadores del oficialismo Mario Torres (Villaguay), Ángel Giano (Concordia), Daniel Olano (Islas) y Aldo Ballestena (La Paz), y de Cambiemos por Nicolás Mattiauda (Gualeguaychú) y Francisco Morchio (Gualeguay).
Desde el Foro Ecologista inmediatamente se pronunciaron al respecto: "Es un avance para seguir envenenándonos. Escucharon distintas voces, pero se quedaron con las del 'agronegocio'. En la jornada de 'participación ciudadana' las organizaciones, docentes de escuelas fumigadas y vecinos que padecen el uso de venenos les manifestamos nuestra oposición al proyecto presentado por ustedes, donde la protección de la salud es un mero enunciado 'marketinero'".
La inocuidad del glifosato nunca fue acreditada por ningún investigador. No hay estudios científicos que demuestren su inocencia en los efectos crónicos, teratogénicos, genotóxicos y carcinogénicos y aún sin ellos se lo declaró seguro. La rigurosidad científica implica acreditar que los plaguicidas son seguros para el ambiente y la biodiversidad, e inocuos para la salud cuando se los respiran en el aire y se los consume en los alimentos y agua. Sin embargo, a horas de asumido el mismo ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere (quien prefiere el eufemismo de fitosanitario porque agrotóxico le parece agresiva) dijo que el glifosato bien aplicado es inocuo y que "se desactiva cuando toca el suelo". Párrafo aparte, al dejar su cargo como presidente de la Sociedad Rural Argentina para asumir como funcionario, Etchevehere logró un disparatado acuerdo con la entidad, con un "reconocimiento" o "gratificación" o como quieran llamarle de 500.000 pesos.
No valen las palabras de dolor de Natalia Bazán, mamá de Anto, la pequeña oriunda de Gualeguaychú que falleció en noviembre de este año tras batallar contra la leucemia. En un video se dirigió a quienes deben tomar medidas y aseguró que en el hospital Garrahan hay muchos chicos internados de distintos lugares, pero que en su mayoría eran de Entre Ríos. "La vida de nuestros hijos no puede ser un negocio con el Parque Industrial, la gente que fumiga, Botnia... o tantas cosas. Pido que tengan compasión por todos estos guerreros". Francia dio a conocer que prohibirá el glifosato en todos sus usos y votará en contra de la extensión de la autorización de ese producto ante la Comisión Europea. Actualmente ya se encuentra prohibido en espacios públicos abiertos y a partir de 2019 se prohibirá también su uso en jardines particulares. La Argentina pasó de un volumen de uso de agrotóxicos en la agricultura de 40 millones de litros por año en la década del 90, a más de 420 millones de litros de agrotóxicos por año en 2016. Actualmente lideramos el ranking mundial de litros-kilos de agrotóxicos usados por habitante. ¿No puede surgir al menos la duda de la casualidad de los agrotóxicos y el incremento de las enfermedades? Si esperaron tantos años para modificar una ley, que sea pensando en la salud de los entrerrianos.

Comentarios