Caso Milagros Martínez
Miércoles 15 de Noviembre de 2017

La dejó plantada la ambulancia y perdió su turno en el Garrahan

Milagros tiene 10 años y padece atresia de esófago. Ya la operaron 42 veces y le harán una nueva cirugía. El traslado estaba autorizado

Milagros Martínez, la nena de General Racedo que nació con atresia de esófago, una malformación congénita por la que el esófago no se desarrolla apropiadamente y provoca un trastorno del aparato digestivo, debía estar ayer a las 8 en Buenos Aires, para asistir al hospital Garrahan, donde tenía turno para que le hicieron un estudio previo a una nueva operación que deben hacerle para mejorar su calidad de vida. Desde el Ministerio de Salud se informó oficialmente que se solicitó la renuncia de los responsables y se adelantó que se iniciará un sumario administrativo.
La pequeña, de 10 años, ya pasó por 42 cirugías. Actualmente solo se alimenta por sonda y debe usar una mochila de oxígeno de manera permanente. Ayer iban a hacerle es una endoscopía, que debe realizarse en un quirófano, para luego evaluar cuándo operarla.
Para viajar a Buenos Aires, su mamá, Soledad Verdún, gestionó su traslado en ambulancia, ya que es vital que los equipos que utiliza estén conectados durante un viaje tan largo para no quedarse sin batería. Según contó a UNO, le avisaron que el trámite estaba autorizado e incluso el martes a la noche le mandaron mensajes el chofer y una referente de Emergencias Sanitarias de la Provincia para confirmarle que ya habían salido a buscarlas. Sin embargo, pasaron dos horas y el vehículo nunca llegó. Con desesperación, comenzó a llamar para ver qué había ocurrido, y tras insistir, recién a las 0.40 el chofer la atendió para decirle que no la pasarían a buscar, porque "no le habían depositado el dinero para los viáticos", dijo.
Visiblemente desconsolada, la joven madre comentó: "A la mañana me llamaron de Emergencias Sanitarias y me dijeron que estaba autorizada la ambulancia. Más tarde me pasaron el número del chofer. Me comuniqué y me contestó bastante tarde que después de las 22 me buscaba. A las 22.30 me mandaron mensajes él y una señora de Emergencias Sanitarias que ya había salido a buscarme por la ruta. Lo esperamos y nunca apareció ni se comunicó para avisarme que no iba a venir".
Cuando le confirmaron la decepcionante novedad, no había mucho por hacer: "A esa hora ya no podíamos buscar otra opción para ir al Garrahan y perdimos el turno. Conseguir otro es sumamente complicado, ya que es difícil comunicarse por teléfono porque no atienden; en una mañana gasté 60 pesos de crédito de mi celular intentando contactarme con el hospital y no pude. Cuando la llevo a Milagros a hacer estudios ya me dan ahí mismo el turno siguiente la neumonóloga o la gastroenteróloga, no sé cómo voy a hacer ahora", lamentó.
Si bien el viaje es autorizado por Emergencias Sanitarias, por la edad de la paciente iba a ser trasladada en una ambulancia del hospital San Roque. Consultado sobre la situación, su director, Walter Luchetti, dijo: "El viaje estaba programado. No sé qué pasó con el tema de los viáticos, porque eso depende de Salud de la Provincia y el hospital no tiene nada que ver".
Por su parte, José Carlos Cuesta, a cargo de Emergencias Sanitarias de la Provincia, aseguró: "Lo que hacemos es autorizar el viaje, pero la ambulancia es del San Roque. Aparentemente al viático que le tenían que pagar al chofer para el combustible se lo depositaron y no sé por qué el banco no lo acreditó en su cuenta a la noche. Recién se acreditó a la mañana siguiente".
"Lamentablemente fue un incidente del que no tenemos culpa nosotros ni el hospital San Roque. Fue mala suerte lo que pasó", aseguró, y opinó: "En el hospital de Crespo deberían resolver el tema y disponer de una vehículo para que la niña pueda ser trasladada a Buenos Aires. Pero nos dicen que no pueden, que la ambulancia está rota. Para evitar problemas, mandamos una ambulancia de acá y pasó todo esto".

Comentarios