La Provincia
Jueves 25 de Septiembre de 2014

El tren a Colonia Avellaneda vende 1.750 boletos semanales

Al medio de transporte público más barato lo consolida su uso. Los días de lluvia se inunda la traza férrea y genera dilaciones, suspensión del servicio y quejas. Cuesta 1 peso por persona  

El tren a Colonia Avellaneda se consolidó como uno de los medios de transportes más cómodos y baratos. Su uso creció con el paso del tiempo y por semana se expenden unos 1.750 boletos. En el último tiempo también creció la cantidad de pasajeros que lo utilizan para trasladarse por Paraná, ya que en su trayecto hay más de 10 paradas. Pero los días de precipitaciones abundantes se inundan las vías en varios tramos. Limpiarlas y dejarlas en condiciones lleva tiempo; se generan dilaciones en los horarios y hasta ha llegado a suspenderse el servicio. Esto provoca quejas de los vecinos cada vez que llueve.

El costo para llegar a Colonia Avellaneda o desde allá a Paraná es de 1 peso, y hasta hace un tiempo era gratis. El crecimiento de la localidad vecina encontró en el tren un medio de transporte que, además de barato, es práctico: entran coches de bebés, bolsas de supermercado y hasta bicicletas. Lo otro es el tiempo que se gana, ya que se demora mucho menos que en colectivo.

Susana Flores ayer esperaba en la estación de Paraná a las 13.30. Contó a UNO que demora 35 minutos en llegar a Colonia Avellaneda. Luján, otra mujer que también aguardaba la salida, dijo que hasta la altura de Garrigó, donde se baja cada día, tarda solo 10 minutos en llegar, pero si va en colectivo casi una hora.

Ayer por ejemplo hubo demoras en los horarios de la mañana. Se dilató el tiempo porque entre avenida De las Américas y Ramírez se inundó una parte de la vía.

La semana pasada también hubo problemas durante varios días en donde el tren no salió. Llegaron a la Redacción de UNO varios mensajes con las quejas de los usuarios. Daniel Lorenzón, administrador del tren, contó a UNO: “No tuvimos servicios porque llovió y desbordó el arroyo a la altura de Francia. Tuvimos que meter una máquina para limpiar. Fue algo ajeno a nosotros y no lo pudimos manejar. Entendemos la preocupación de los pasajeros y aunque tengamos argumentos valederos a la ahora de dar explicaciones, se enojan. Teníamos medio metro de agua sobre la vía, no podíamos pasar. De todos modos el tren funciona normalmente y cuando hay dilaciones es porque limpiamos la traza”.

En 2013 la basura que se tiraba sobre las vías provocó hasta descarrilamientos. Con el tiempo eso mejoró. “La educación es permanente, como también es permanente que seguimos limpiando. A veces tiran basura en alguna canaletas y zanjas, el agua se estanca e inunda la vía. De todos modos podemos decir que hemos mejorado, aunque cuando se tiran bolsas o gomas de autos no nos dan los tiempos”, agregó.

Por lo general y en horarios principales de la mañana, el tren va lleno. Hay quienes hacen todo el recorrido y otros se bajan según la parada que más les convenga. El peso que se paga por boleto es solo para un seguro. Hay cinco frecuencias de lunes a viernes y, entre ida y vuelta, suben 30 o 40 personas. Por día son 350 en general, aunque hay jornadas donde se supera esa cantidad.

Desde la administración del tren, apuestan a que su uso crezca con el paso del tiempo y así se deban agregar más servicios y nuevos horarios.

 

Pasajeros

Desde Paraná a Colonia Avellaneda, hay 12 paradas: en Pascual Palma, en el Club Libanés, en Ramírez, División los Andes, Miguel David, Juan Garrigó, en Las Garzas, Miguel David y Parera, Salvador Caputo, Francia, Gobernador Maya y Ramón Parera.

El tren sale desde Paraná de lunes a viernes a la 5, 6.25, 10, 13.30 y 18. Desde Colonia Avellaneda a las 5.45, 7.10, 10.45, 14.15 y 18.45.

También recorre Paraná -Oro Verde- Fontana, durante los días de semana 8.15 y 16. Los viernes llega desde la capital provincial a Concepción del Uruguay a las 13 y retorna a la misma hora del domingo. También se une Basavilbaso con Villaguay de lunes a viernes a las 7 y retorna a las 16.40.

 

Unir el ramal con Federal aún llevará tiempo e inversión

 

Para unir Paraná con Federal se habían puesto en funcionamiento tres obradores: uno en Estación Parera que realizaba sus trabajo desde la capital de la provincia a Cerrito, otro en Bovril y el tercero en Federal. Los tres debían unirse para completar los trabajos en el ramal y así lograr ponerlo en funcionamiento. Al momento, la iniciativa no está en funcionamiento.

En total son 214 la cantidad de kilómetros del ramal que se debe reconstruir para lograr el objetivo.

Fue en julio de 2011 cuando se realizó en Federal un acto con la apertura de los sobres del llamado a licitación para reconstruir el camino de hierro. Desde entonces y a la fecha, la situación cambió. La posibilidad de que ese tren, primero de pasajeros y luego de carga, se ponga en funcionamiento es una esperanza para toda una zona de la provincia que se verá beneficiada.

Daniel Lorenzón, administrador del tren en la Provincia, fue claro: “Por ahora quedó trunca. Esperamos que la Nación reanude la obra. Se necesitan 50 millones de pesos. Seguimos con el anhelo de poder llegar hasta Federal”.

Sostuvo que siempre la llegada de un tren genera trabajo directo e indirecto. “Está atado a terminar el ramal. Siempre pedimos que se termine esa obra para unir Federal con Paraná. Hay muchos pueblos que murieron a la vera de la vía y si se logra, podrán volver a la vida”, dijo.

Asimismo agregó: “También hay que decirlo: Entre Ríos ha sido una de las pocas provincias del país que se mandó a hacer esto, y más allá de las críticas que puede haber con el servicio y demás, trabajamos mucho para mejorarlo y lograr unir las ciudades”.

 

 

Comentarios