Narcotráfico
Domingo 20 de Mayo de 2018

Diversas interpretaciones de la "lista negra" hallada en la casa de Celis

Narcotráfico. A la espera de las indagatorias de Varisco, Hernández y Bordeira en el "supermartes judicial", se intenta determinar a qué aluden los nombres de funcionarios y las cifras que aparecen en el cuaderno con anotaciones manuscritas hallado en la casa de Tavi Celis.

Muchos consideran, en el ambiente judicial, que si el juez federal de Paraná Leandro Ríos allana un domicilio, ya sabe qué va a encontrar, y si cita a indagatoria a un imputado, ya tiene lo suficiente para procesarlo, más allá de lo que declare en su defensa. Por eso, hay muchas expectativas para conocer el sustento de la imputación al intendente de Paraná, Sergio Varisco, y los demás funcionarios, empleados municipales e integrantes de la banda narco liderada por Daniel Tavi Celis. Una de las evidencias más comprometedoras es la lista manuscrita hallada en poder de la exesposa del jefe narco, Luciana Lemos, con los nombres de los implicados y cifras a su lado. En este sentido, hay dos versiones principales: es dinero para la adquisición de droga o dinero del pago de deudas (de la inversión de Celis en la campaña electoral de 2015).

Dichas anotaciones están en un cuaderno en las que había registro de puño y letra –posiblemente de Lemos– de las presuntas transacciones de la banda narco, contexto que profundiza las sospechas. En el mismo se pudo leer: "1) Bordeira X= 2x160=320- 200=120-60=60 devuelve 775". "2) Varisco: N=2x160=320-250=70". "3) Hernández D=1x165 Pagado". "4) Gainza CH=1x150 Pagado".

¿De qué se trata la primera letra luego de cada nombre? Nadie lo puede responder aún.

El primer número (antes del signo de multiplicar) se podría tratar de una cantidad y el siguiente del valor del elemento, pero en algunos casos no es el mismo número (precio), aunque cercano. Luego, otros números que se van restando (pagos), lo que dejaría un saldo o bien la deuda saldada. Desde ya que solo la "lista negra" no basta para demostrar compraventa de droga. Por esto, se sabe que el juez tiene escuchas telefónicas que podrían complementar el manuscrito, reforzar las suspicacias del mismo o bien explicarlo.

Y también para descartar al concejal Emanuel Gainza de la imputación. De todos modos, ambas pruebas seguirían siendo susceptibles de interpretaciones. El cuaderno fue secuestrado el día del allanamiento en la casa de Celis (que está preso en la Unidad Penal de Federal), actualmente ocupada por Lemos y sus hijos, donde hallaron tres kilos y medio de cocaína. Unos días después, fueron a requisar los domicilios de los funcionarios y la misma Municipalidad. Todo, en el marco de una causa donde se investiga la nueva estructura montada por el jefe narco desde el encierro


Droga, dinero, aprietes

Los defensores se constituyeron en la causa el viernes, y mañana podrán tener un acceso a fondo del expediente, aunque les tomará varios días escuchar los numerosos CD que contienen las grabaciones de las interceptaciones telefónicas. La sorpresa del jueves, cuando llegaron las citaciones a indagatoria a Varisco, Hernández y Bordeira, fue la carátula del expediente: comercio de estupefacientes. Es decir, la participación en la actividad delictiva. En las causas de organizaciones narco, el juez siempre establece un rol en la banda a cada imputado. En este caso, se podría deducir, que el asignado a los funcionarios sería el financiamiento. Es decir, que el dinero que Celis (a través de Lemos) recibía, estaba destinado a la compra de cocaína.

La entrega de plata estaría plasmada en conversaciones telefónicas y en las vigilancias de los policías federales, en particular a Lemos (quien es empleada municipal), a quien vieron reunirse con funcionarios en la Municipalidad, incluso recibir dinero. Habrá que ver si el mismo coincide con los montos que figuran en la lista y lo mencionado en las escuchas.

La pregunta es si quienes les entregaron plata sabían que el destino de la misma era para la compra de los cargamentos de droga que luego eran distribuidos y comercializados en Paraná (y Nogoyá, según se advirtió después). Las defensas aún no adelantaron sus estrategias, pero se presume que una de las explicaciones a la entrega de plata serán los aprietes por parte de Celis para recuperar la alta suma invertida en la campaña electoral que llevó a Varisco a la intendencia. Se supo el año pasado, en la causa que desbarató la banda narco liderada por Tavi y su hermano Titi, que el acuerdo político consistía en el ingreso de 45 allegados a Celis a la Municipalidad (para profundizar la utilización de los recursos de la comuna, como los camiones, para el tráfico de drogas).

Como el mismo no se cumplió, comenzaron las exigencias y las amenazas. Y en este marco, se efectivizaron algunos pagos de dinero. En este sentido, también se apunta la situación de Lemos, madre de hijos de Celis. Según contaron a UNO vecinos y conocidos de la mujer, habría estado siendo coaccionada por parte de su exesposo para cumplir sus órdenes respecto a las tareas del comercio de droga. Se sabe que el jefe narco es de temer, y la rodeó de personas de su confianza bastante "pesadas".

Habrá que ver si las pruebas lo corroboran, la contradicen o si para la Justicia esta situación atenúa su responsabilidad penal. Todavía no está todo dicho. El martes será la oportunidad de los acusados para defenderse. Varisco y Bordeira declararán y responderán todas las preguntas para sostener su inocencia. No se sabe respecto de Hernández. Un dato sobrevuela en la Justicia Federal y preocupa en el Municipio: muy pocos de los imputados por el juez Ríos terminaron sobreseídos en el proceso o absueltos en un juicio en el Tribunal Oral Federal de Paraná. La gran mayoría fueron condenados, muchos de ellos confesando en un juicio abreviado ¿que sucederá ahora?



Los 11 imputados
El martes imputarán a Varisco (defendido por Rubén Pagliotto y Miguel Cullen), Pablo Hernández (defensor público) y Griselda Bordeira (representada por Boris Cohen). También a Celis, a Lemos (defendida por Guillermo Vartiorelli y Andrés Bacigaluppo), Ernesto González, Alan Viola, Eduardo Celis, Nahuel Celis, Wilber Figueroa Lagos, Juan Manuel Gómez y Jonathan Jesús Heintz.

Comentarios