Secciones
Municipios

Cinco comunidades se refundarán: tendrán intendente y cuerpo de ediles

Sus autoridades proyectan las primeras ordenanzas. Tendrán más autonomía y nuevo estatus jurídico. En María Luisa la primera norma será regular loteos.

Martes 18 de Junio de 2019

Son cinco las juntas de gobierno que pasarán a tener la categoría de municipio a partir del 10 de diciembre. Este es el final de un largo proceso que contempla el crecimiento de centros poblaciones no solo en su estructura demográfica, sino que representa una verdadera transformación social, urbana y de idiosincrasia. Así lo establece la Constitución provincial reformada en 2008.

“Todo centro de población estable de más de 1.500 habitantes dentro del ejido constituye un municipio”, reza la carta magna en su artículo 230. Las localidades de Aldea Brasilera, Pueblo Liebig, Aldea María Luisa, Pueblo Brugo y El Pingo cumplen con este requisito, pero debieron acreditarlo a través de un censo que se realizó en la segunda parte de 2018. Para cada jurisdicción el Ejecutivo validó este relevamiento a través de un decreto y posteriormente se sancionó una ley en la Legislatura. Después se redactó un nuevo decreto que oficializó a estas comunidades como municipios.

infografia.jpg

El cambio de rango habilitó la convocatoria a elecciones primarias, el 14 de abril, y a elecciones generales el 9 de junio, lo que significó un hito para la historia de estas comunidades, ya que por primera vez iban a elegir a un intendente y a un cuerpo deliberativo.

De los cinco nuevos municipios, cuatro serán gobernados por el peronismo (Aldea Brasilera, Pueblo Liebig, El Pingo y Pueblo Brugo), con la excepción Aldea María Luisa, donde ratificó su hegemonía Juntos por el Cambio. Los intendentes que asumirán en diciembre son Julio Pintos (Liebig), Diego Plassy (El Pingo), Hugo Ramírez (Aldea Brasilera), Luis Ruiz (Brugo) y Luis Schonfeld (María Luisa).

Censo y autonomía

A lo largo del segundo semestre de 2018 se llevaron a cabo los relevamientos poblaciones que determinaron el nuevo estatus jurídico para las mencionadas localidades. El trabajo que dirigió la Dirección de Estadísticas y Censos de Entre Ríos determinó los siguientes resultados: Brasilera tiene 2.603 habitantes, Liebig 2.089, María Luisa 1.878, Brugo 1.660 y El Pingo 1.517. Durante dos días, en cada lugar, se recabó la información que validara la condición de municipio.

Pueblo Liebig, en el Departamento Colón, es una zona que se caracteriza por su belleza natural y por la impronta que le impuso la instalación de una planta fabril de orígenes ingleses. “El pueblo fue creciendo para distintos lados, además hay mucha gente que se está radicando porque estamos a 10 kilómetros de Colón y de San José. Había cinco kilómetros que eran camino de ripio y en un momento se tornaban intransitables. Pero con el asfalto que llegó hasta el pueblo fue un antes y un después; por eso mucha gente eligió venir a vivir a este lugar que conforma la microrregión Tierra de Palmares”, detalló como carta de presentación el intendente electo, Julio Pintos.

En diferentes etapas gobernó la Junta de Liebig (1995-1999, 2007-2011 y 2015-2019), y en forma simultánea cumplía con su trabajo como subgerente del Casino de Colón, dado que la función pública se cumple ad honorem. “En su momento el frigorífico fue el esplendor en la región, porque se faenaba el novillo y con la carne enlatada se abastecía con alimentos a todo el mundo en plena Segunda Guerra Mundial. Llegaron a trabajar alrededor de 1.000 empleados. Los ingleses se radicaron en Paraguay, en la uruguaya Fray Bentos y en Liebig. Estamos tratando de rescatar ese valor tan importante que son las solterías, eran, como así lo dice la palabra, solteros que arribaban desde otras provincias y se quedaban en este lugar. Hubo una masiva afluencia de correntinos que vinieron a trabajar”, precisó en su charla con UNO.

07 foto 1 Gentileza Celeste Cretton.jpg
PROCESO. Pueblo Liebig fue la última localidad censada y contabilizaron 2.098 habitantes.
PROCESO. Pueblo Liebig fue la última localidad censada y contabilizaron 2.098 habitantes.

El flamante diseño orgánico e institucional implicará un desafío para las autoridades, que ya comenzaron a planificar la transición. “Siempre nuestro funcionamiento se asemejó a la de un municipio, ya que es una junta de gobierno a la hora de prestar los servicios”, explicó.

La realidad indica que la asignación de recursos se incrementará, en línea con la responsabilidad política de sus funcionarios. Pintos reconoció que a esta altura es necesario un aumento de las partidas: “No nos alcanza”. Sin poder disponer del cobro de impuestos, la partida mensual que destina el Ministerio de Gobierno a la localidad es de 154.000 pesos y se hacen malabares para atender las prioridades cotidianas. “Nos aumentó el gasoil y a los empleados los tenemos por contrato”, dijo con cierta preocupación. Acerca de los cambios que se vienen se mostró optimista, sobre todo por la mayor autonomía que les dará el rango de municipio. “Vamos a tener el beneficio de poder comprar maquinaria. La superficie de Liebig es más grande que la de San José, con 8.200 hectáreas y entonces debemos ir atendiendo no solamente al casco urbano”, explicó.

En Liebig fueron creadas las áreas de Deportes, Cultura y Turismo, aunque con las limitaciones propias que le impone el encuadre legal vigente. Se indicó que la primera medida será fortalecer la política de Turismo.

elecciones 6 jp.jpeg

Los nuevos desafíos

La Ley Nº 10.027 de Régimen Municipal estableció las competencias para los municipios que “no estén habilitados para dictar sus propias cartas orgánicas”, sostiene el texto vigente. En su capítulo II, el artículo 81 se refiere a la composición del Concejo Deliberante: “Será presidido por el vicepresidente municipal y sus restantes miembros estarán integrados en proporción a la población, conforme a las siguientes escalas; de 1.500 a 5.000 habitantes, siete concejales, de 5.001 a 8.000 habitantes, nueve concejales”.

Con este nuevo ordenamiento, los cinco municipios estrenarán un cuerpo deliberativo con siete ediles.

En este marco, la primera ordenanza en Liebig estaría relacionada con la planificación urbana y el ordenamiento territorial. “Pensamos cobrar una tasa mínima, cosa de no meterle la mano en el bolsillo al habitante de nuestro pueblo”, reveló Pintos.

Aldea María Luisa, en el Departamento Paraná, se prepara para asumir una etapa fundacional y de transformación para sus casi 1.900 habitantes. Sus autoridades, con Luis Schonfeld a la cabeza, comenzaron a proyectar las prioridades en materia de gestión. “En el primer período de gobierno va a tener un rol fundamental el Concejo Deliberante, por el cual van a pasar las normativas del Ejecutivo”, anticipó el caudillo radical, que se impuso en las elecciones generales.

Entre las ideas que su equipo comenzó a delinear surgió la posibilidad de recurrir al Consejo Federal de Inversiones (CFI) para planificar estrategias. “Queremos saber para dónde tiene que crecer la comunidad en lo poblacional y en lo social. Tenemos que establecer una visión de María Luisa para los próximos 30 años, para que no pase como en algunas localidades que se desbanda (sic) la población y después cuesta mucho llegar con los servicios, con las comodidades que el común de la gente necesita. Con una mejor planificación va a ser mejor para todos”, planteó el actual titular de la junta.

elecciones 16 mo.jpg

Por su cercanía con la capital provincial y de otras ciudades pujantes como Crespo, la localidad deberá establecer pautas de desarrollo urbano y todo lo que implica el ordenamiento de loteos. “Es un tema candente en todas las localidades, donde no había normas locales y se planteaban zonas grises. Va a ser una de las primeras ordenanzas; la siguiente va a estar referida a la orgánica municipal. Se van a ir demarcando las facultades de los funcionarios”, sentenció.

“Tenemos la ventaja de estar enclavados en una zona cerca al Parque Industrial de Paraná, el de Crespo, el complejo alimentario de General Racedo, tenemos una planta muy grande de cereales en María Luisa y conectados con otra planta en Villa Fontana. Tenemos todo para crecer, el tema es crecer con proyectos”, procuró el primer presidente de la junta desde la vuelta de la democracia.

Schonfeld destacó el apoyo del gobierno provincial para hacer realidad casi 3.000 metros de cordón cuneta, sumado a 10 cámaras de seguridad con monitoreo permanente en la comisaría local. También mencionó que se consiguieron aportes oficiales para comprar un tractor y un atmosférico 0 kilómetro.

Con mayor autonomía política y un incremento en la inyección de recursos proveniente de la coparticipación, el beneficio para los vecinos de María Luisa será trascendental. “Tenemos el ejemplo de Oro Verde, en su momento, luego de Valle María y Villa Urquiza. Sufrieron importantes transformaciones, primero por el crecimiento de los recursos, luego por el ordenamiento territorial y las normas de convivencia. En el buen sentido de las palabras se pueden dictar las leyes”, enfatizó el dirigente.

El funcionario comenzó a proyectar el armado de un equipo de gobierno con un grupo de dirigentes jóvenes, que sea la continuidad de su espacio político. “La idea es disfrutar los cuatro años del municipio. Nuestra premisa es trabajar para la gente; te lo reconocen en las urnas”, aseguró.

Recordó sus orígenes como militante en la Unión Cívica Radical, en febrero de 1983, y su amistad con el dirigente José María Dumé. En su anécdota incluyó al principal caudillo radical que tuvo la provincia: “Teníamos una amistad personal con el doctor Sergio Montiel. Después la política fue mutando; en el grupo que hemos armado está mi hermano y un grupo de chicos que conforman la lista de concejales. Son de origen independiente, pero tienen ganas de trabajar para el pueblo y la gente, que es lo fundamental”.

En cuanto a las primeras metas de gestión. Schonfeld dijo que va a priorizar la austeridad. “De ninguna manera pasa por nuestras mentes llenar una Municipalidad de empleados, para esta primera gestión y la futura. Hemos tenido conversaciones con varios municipios que son parecidos en la cantidad de habitantes. Lo ideal es no pasarse del 1,3% de la planta de personal por cantidad de habitantes. Vamos a funcionar con poca gente para que los dineros que nos ingresan sean suficientes. Nuestro gran problema es que no tenemos tierras fiscales, por lo que no podemos ofrecerle al IAPV, o a algún ente, terrenos para desarrollar planes de viviendas”, argumentó.

En esa línea explicó que una de las principales necesidades es el acceso a la vivienda propia.

elecciones 9 jp.jpg

Buscan atraer inversores

Por solo un margen de 17 habitantes, El Pingo obtuvo la categoría de municipio, y transitará estos meses el camino hacia la transformación institucional. Su primer intendente será Diego Plassy, de pertenencia peronista y trabajador de la educación.

“Vamos a trabajar en un plan estratégico de obras y servicios públicos para poder llevar adelante el plan de urbanización, que nos va a permitir brindar una mejor calidad de vida”, dijo a UNO.

Plassy adelantó que junto a un equipo de especialistas se están elaborando las primeras normativas municipales. Sobre la distribución de las partidas contempladas en la coparticipación indicó que “dependerá de la cantidad de habitantes. Desde que se sancionó la nueva Constitución, los municipios no se dividen más en municipios de primera y segunda categoría”.

El electo presidente municipal adelantó que una de las primeras acciones será priorizar el estatuto del trabajador y regular las áreas que prestan los servicios públicos. “Habíamos crecido muchísimo, como por ejemplo, en el área de Cultura, de Deportes, de Producción y Medio Ambiente. Ahora serán áreas fundamentales, no solo para la gente de El Pingo sino que articularemos con los medianos y pequeños productores que no la están pasando nada bien”, puntualizó.

Una de las apuestas será incentivar la inversión de grandes empresas para generar mano de obra local: “Todos los pueblos del interior tenemos ese déficit. Sabemos que no va a ser nada fácil. Para cualquier empresa que se instale tenés que brindarle los servicios básicos. Estamos en condiciones de poder brindarle luz, agua y cloaca, además estamos en un proceso de poder acceder a la red de gas natural”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario