La Provincia
Jueves 18 de Enero de 2018

Atacaron con un fierro a un periodista de Santa Elena

El hecho ocurrió este miércoles cuando Ponce realizaba la cobertura periodística del retiro preventivo del personal municipal dispuesto a causa del humo proveniente de la quema de cubiertas.

Un periodista, quien se desempeña como prensa del Municipio de Santa Elena, fue agredido este miércoles por un hombre que se manifestaba junto a su familia frente al municipio.


El hecho ocurrió al mediodía del miércoles cuando Jorge Eduardo Ponce realizaba la cobertura periodística del retiro preventivo del personal municipal dispuesto por el Ejecutivo a causa del humo proveniente de la quema de cubiertas que hacían manifestantes frente al edificio comunal, sobre calle Eva Perón.


El agresor fue identificado como César Rivero quien, habría golpeado a Ponce con un hierro que estaba utilizando para atizar el fuego.


El violento episodio fue presenciado por numerosos testigos quienes se encontraban en el lugar y por personal policial que estaba apostado en el acceso al Municipio para preservar la seguridad.


A raíz de la agresión, Ponce fue trasladado a Paraná para efectuarse los estudios correspondientes ante el traumatismo sufrido en la zona parietal.

Esta mañana dio su versión de los hechos. "Ayer se pusieron a quemar neumáticos y, por el viento, entraba el humo al edificio. Fue una doctora del hospital a asistir a una chica embarazada y entonces se libró una circular del Ejecutivo para salir más temprano porque en esas condiciones no se podía seguir trabajando. Salgo a registrar el momento en que la gente salía, solo íbamos a mostrar ese dato objetivo, no íbamos a opinar de la protesta. Ahí viene Rivero y me agrede. Sin mediar palabra le pegó a la cámara y me pegó con un fierro con el que atizaba las gomas", señaló a Entre Ríos Ahora.


Sobre la protesta Ponce afirmó que se trata de dos personas y sus grupos familiares. Uno solicita que no le descuenten del sueldo deudas del banco y el otro reclama reincorporación luego de haber renunciado a su trabajo en dos oportunidades.

"El primero no está despedido, sucede que asumió el compromiso con una entidad financiera y le están haciendo los descuentos por débito automático. Él culpa al área de liquidación del municipio. El otro (el agresor) renunció dos veces a su trabajo y ahora quiere ser reincorporado. Rivero siempre tiene el mismo planteo, pone a la familia y a los hijos por delante. Una vez se encadenó en la municipalidad", recordó.


Comentarios