Derechos Humanos
Domingo 19 de Noviembre de 2017

Agrupación Hijos escrachó la casa del médico Miguel Torrealday en Paraná

Con intervenciones le exigieron que diga dónde está el mellizo Valenzuela Negro. La marcha luego confluyó en Gendarmería local

La casa de calle Castelli 46, en el corazón de la costanera alta de Paraná, fue el escenario del escrache que la agrupación Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (Hijos) realizó al médico Miguel Torrealday en el marco del congreso nacional de la organización que hasta hoy se realizó en la capital entrerriana. Torrealday enfrenta una causa en la justicia federal -donde está procesado- por el robo y sustitución de la identidad de los mellizos Valenzuela Negro, hijos de los militantes desaparecidos Raquel Negro y Tulio Valenzuela.

La actividad comenzó con una concentración en la intersección de Etchevehere y Vélez Sarsfield, desde donde partió una columna en dirección a la casa del médico, a dos cuadras de distancia. En el trayecto los militantes entonaron cánticos reafirmando la complicidad de Torrealday con la dictadura militar y pidieron que brinde explicaciones sobre el paradero del mellizo Valenzuela Negro, hermano de Sabrina Gullino Valenzuela Negro, quien restituyó su identidad en 2008 y se sumó a la manifestación.


"Hola, qué tal Torrealday, cómo estás? Hola, qué tal Torrealday, cómo estás? Ladrón de los mellizos te vinimos a escrachar", resonaba con fuerza con la postal de fondo del río Paraná y la indiferencia de cientos de paranaenses que cumplían el ritual del paseo dominguero. Mientras tanto sobre el asfalto se iban plasmando con la técnica stencil y aerosol leyendas que reclamaban por la aparición del Melli y la complicidad civil del médico paranaense.

La primera línea de la marcha estuvo encabezada por Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Isabel Basualdo (madre de Martín Basualdo, desaparecido en 1994 junto a Héctor Gómez); Sabrina Gullino y Clarisa Sobko, dirigente de Hijos e hija del militante-desaparecido, Pedro Sobko. A la actividad también se sumó la Multisectorial de Derechos Humanos.

Otra de las formas para visibilizar el rol de Torrealday como una de las máximas autoridades del Instituto Privado de Pediatría de Paraná (IPP), donde se entregó al mellizo varón tras darle el alta, estuvo dada por la colocación de carteles señalizadores en las esquinas por donde transitó la manifestación. También se pegaron afiches sobre la fachada de su domicilio con información sobre participación en el hecho denunciado y de la causa que se tramita en el fuero federal. Desde hace tiempo se viene reclamando que el médico junto a sus socios David Vainstub y Jorge Eduardo Rossi, lleguen a juicio oral, pero la falta de celeridad de la justicia ha impedido que ello se concrete. Ángel Luis Schroeder, el cuarto médico procesado, falleció.

En el lugar se leyó un documento que denunció el "pacto de silencio" que sigue manteniendo el galeno y se apuntó a la falta de respuestas del Poder Judicial. "Porque el Poder Judicial te viene beneficiando desde hace 40 años, y dilata el juicio en que tendrás que rendir cuentas por tus actos y omisiones", advirtieron.
En el escrito se recordó el momento en que Raquel Negro dio a luz a sus mellizos, en condiciones indignas. "Pregúntele por qué los mantuvo allí, en Neonatología, sin ningún familiar que cuidara de ellos o los fuera a visitar. Por qué no hizo nada cuando tuvo bajo su responsabilidad a dos gurises de sólo unas horas de vida, sin padre ni madre", lo interpelaron.

Comentarios