Secciones
Hoy por hoy

¿Y los otros desaparecidos?

Enhorabuena que haya búsquedas exhaustivas como las de Maia Beloso, aunque lamentablemente son prácticamente excepciones.

Sábado 20 de Marzo de 2021

La noticia de que encontraron sana a Maia Beloso, la nena de 7 años que estaba desaparecida y era intensamente buscada en Buenos Aires, fue una alegría enorme. Fue un gran alivio, más aún entendiendo la situación de emergencia por violencia de género que se vive en Argentina por el sólo hecho de ser mujer y sin distinción de edades. Ahora bien, fue un caso resonante en todo el territorio argentino del cual hablaron todos los canales de televisión nacionales y al que le destinaron horas y horas como tema central.

Como respuesta a esta cobertura salvaje de los medios, la psicoanalista e investigadora de la Ubacyt en consumos problemáticos, Miriam Maidana, remarcó en Cosecha Roja que “este caso tenía varias aristas para popularizarse: una madre señalada como adicta, situación de calle, miseria, niñez vulnerada, violencias, familias rotas. No hay novela turca que reemplace la realidad”. Quizás por todos estos factores es que efectivamente tomó trascendencia el caso de Maia, y fue tal la cobertura que nos mostraron el minuto a minuto de la búsqueda.

Se desplegaron diferentes operativos donde intervinieron 1.400 efectivos de la Policía Bonaerense, quienes trabajaron por tierra en la búsqueda casa por casa y terreno por terreno, y por aire con la utilización de helicópteros H16 con visión nocturna (y efecto disuasorio). Al mismo tiempo el rastrillaje incluyó a seis binomios de perros entrenados en la zona, y a grupos informales, es decir policías vestidos de civil que se basaban en informantes.

También se supieron los últimos movimientos de la nena debido a la observación de las cámaras de seguridad, y hasta el mismo ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se puso a disposición durante el megaoperativo. Enhorabuena que este tipo de búsquedas exhaustivas se realizan en nuestro país, aunque lamentablemente son prácticamente excepciones.

Todo el tiempo desaparecen personas de diferentes edades. Por esta gran problemática de años es que en 2016 se creó el Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (Sifebu), el cual registra a nivel nacional los casos de personas desaparecidas y también de aquellas halladas con identidad desconocidas (para lo que cuenta con el Sifcop Sistema Federal de Comunicaciones Policiales).

maia 3.jpg
Maia Beloso, a diferencia de otras personas desaparecidas, pudo regresar con su familia luego de la intensa búsqueda.

Maia Beloso, a diferencia de otras personas desaparecidas, pudo regresar con su familia luego de la intensa búsqueda.

Desde octubre de 2016 hasta el primer semestre de 2018 se registraron como desaparecidas o extraviadas 21.613 personas, de las cuales fueron encontradas 10.945, un 50,6%.

En tanto, desde el organismo indicaron en aquel momento que continuaban con la búsqueda de 10.668 personas (el 49,4%).

Claramente son datos que para esta altura son muy añejos y desactualizados, pero son una evidencia de cómo se suman desapariciones en nuestro país.

Si bien se trata de información pública a la cual todos deberíamos poder acceder, si uno ingresa al Sifebu, penosamente no podemos consultar en qué situación estamos como país y también como provincia en relación a las desapariciones.

De los números reales en Entre Ríos no tenemos certezas, pero sabemos que hay personas cuyas familias esperan encontrar. Un caso en la provincia fue en enero de este año, había desaparecido María Eva González, una mujer de 38 años que vivía en Paraná en situación de calle y que había sido vista por última vez el 1º de dicho mes.

Afortunadamente la paranaense apareció con vida y sin signos de haber sido violentada. No obstante, para realizar la búsqueda de la mujer no hubo demasiado despliegue, y de hecho, según los familiares de María Eva, había cámaras de seguridad que aún no se habían revisado y toda la investigación avanzaba lentamente mientras los días pasaban sin saber sobre su paradero.

Es lógico pensar que por cada persona que desaparezca es casi imposible llevar adelante un megaoperativo como se hizo con Maia Beloso. Pero habilita a preguntarnos por los mecanismos del sistema de búsqueda y por la prioridad que se toma sobre algunos casos, mientras que otros quedan librados a la suerte, a los tiempos de la Justicia y hasta en algunos casos “cajoneados”.

Afortunadamente hoy podemos decir que la pequeña Maia fue encontrada, y que su captor, Carlos Savans, está detenido. Pero aún falta intensificar el trabajo en aquellos miles de desaparecidos que también merecen una búsqueda exhaustiva, permanente e incansable.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario