Secciones
#Miradas

Violencia de Género Cero

¿Qué espera señor Presidente para declarar la emergencia y aumentar el presupuesto para prevenir este tipo de cuestiones?

Sábado 06 de Abril de 2019

"Durante el 2018 tuvimos un femicidio cada 30 horas (...). En lo que va del año vamos teniendo 72 de muertes de mujeres por su condición de mujer. El gobierno nacional adjudica 11 pesos por mujer para la prevención de la violencia de género. La pregunta es: ¿Qué espera señor Presidente para declarar la emergencia y aumentar el presupuesto para prevenir este tipo de cuestiones?". Así encaró Paola Robles Duarte, periodista de Reporte 2820, al presidente Mauricio Macri en la conferencia de prensa del jueves, en Gualeguaychú.
En el masculino ámbito de la Sociedad Rural y con preguntas direccionadas hacia la economía, la producción y las elecciones, estas palabras descolocaron un poco a todos. Macri empezó a trazar elipses en el aire con su precaria oralidad y nunca respondió lo que se le preguntaba. Resaltó el hecho de que la colega tuviera la oportunidad de preguntar y se autoelogió asegurando que "es el presidente que más conferencias de prensa ha dado".

Embed

El textual es vacuo pero vale reproducirlo para contextualizar: "Bueno, me parece que también en esta nueva etapa de la Argentina, en la etapa de las libertades, de la capacidad de opinar libremente, de expresarse libremente, de ustedes poder actuar -estamos en una conferencia de prensa donde ustedes preguntan al presidente y el presidente ya ha hecho más conferencias de prensas que otros en su historia. También hemos sacado este problema a la luz, que existía de siempre y no se hablaba, y hoy está sobre la mesa; y estamos trabajando. Y hemos planteado cosas que no habían existido, como un plan de prevención y de trabajo contra la violencia de género que realmente está funcionando. Tenemos una línea de acceso telefónico, se han multiplicado las denuncias, hay una mejor toma de conciencia y trabajo de la Justicia alrededor del tema y también hemos sacado leyes importantes como la Ley Brisas (SIC) que permite tratar un paliativo en situaciones que terminaron en tragedia (SIC)".

El Presidente se arrogó "haber sacado a la luz un tema del cual antes no se hablaba", borrando años de lucha del colectivo feminista; festejó que se hayan multiplicado las denuncias y consideró "exitoso" su plan de prevención en un contexto de 72 muertes en tres meses. Dijo que están trabajando sobre los contenidos pedagógicos pero, sin terminar la frase, se enredó con el juez que liberó al femicida de Micaela García (Sebastián Wagner): "Entre Ríos vivió un episodio tremendo con un juez que, lamentablemente, el jury lo eximió, que creo que se llamaba Rossi, que es una vergüenza que siga ejerciendo en su cargo porque tuvo una defensa corporativa. Porque la realidad es que tenemos que asumir nuestra responsabilidad, los ejecutivos nacionales, provinciales y los jueces para cuidar a la familia y a las mujeres, para que este tipo de violencias se vaya erradicando, fundamentalmente en que, 'el que las hace las paga', esa es la única manera de que lo podamos revertir".

Para el Presidente -que confunde todo- castigar al femicida y la ley Brisa (que asigna una pensión a hijas e hijos de víctimas de femicidios) es "Prevenir". Pero un femicida y huérfanos son hechos consumados ¿de qué trabajo exitoso en prevención está hablando?

El dato con que la colega abrió la pregunta pertenece al Registro Nacional de Femicidios Observatorio Mumala. De enero a marzo hubo 72 femicidios, uno cada 30 horas. Sobre los vínculos víctima-victimario, el 35,5% de los femicidios fueron cometidos por la pareja de la víctima; el 24,5% por una expareja, el 15,5 % por un familiar, el 13,5% por conocidos y el 11% por desconocidos. El 44% de los femicidios fueron en la vivienda de la víctima; el 20% en la vivienda compartida con el victimario. Las edades más castigadas, entre los 19 y 40 años (49%), entre 41 a 60 años (25%).

El 14% de mujeres había denunciado a su agresor previamente, el 9% tenía restricción de contacto o perimetral. El 25% de los agresores se suicidó, y el 6% lo intentó. El 9% de los femicidas pertenecía a alguna fuerza de seguridad y, del total de las muertes cometidas con armas de fuego, el 12% fueron con un arma reglamentaria. El 6% de los femicidas está prófugo. El 10% de las víctimas estuvo desaparecida. Los números siguen y pueden resultar gélidos si se olvidan los rostros.

La falta de presupuesto no es otra cosa que falta de interés en el problema. A los gobiernos que ajustan poco les importa que estos problemas se magnifican con la pobreza. Pero Macri tendrá una solución. Para la próxima conferencia, llevará una respuesta ensayada y repetirá que logró Violencia de Género Cero.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario