Inflación, huelga y aumento

Gracias, obreros del neumático

La huelga triunfante de los obreros del neumático derriba postulados que se venían instalando en la opinión y la agenda pública.

Sábado 01 de Octubre de 2022

Después de mucho tiempo, un conflicto salarial volvió a estar por unos días en el centro de la agenda política y demandó que autoridades de primera línea del gobierno nacional intervengan. En medio de un proceso inflacionario histórico, parecía que solo valía preocuparse del aumento del costo de vida, lamentarse porque los bajos salarios no alcanzan para subsistir y esperar a ver si este gobierno o el que venga en más de un año pueden cambiar las cosas. Los obreros del neumático que iniciaron una huelga y lograron ayer a la madrugada un aumento salarial, demostraron que es posible pensar más allá de las penas del día a día, que un trabajador puede percibir un sueldo que supere la línea de pobreza y que la inflación que se vendrá no le comerá nuevamente sus ingresos. Y así, poder proyectar una vida a mediano plazo, en lugar de sufrir la incertidumbre permanente.

Los trabajadores del neumático mostraron, luego de mucho tiempo, que este sector de la sociedad, los trabajadores privados de la Argentina, pueden luchar por sus necesidades y ganar, tal como lo hizo hace poco el sector de los agroexportadores de soja, que con dos gritos lograron que el gobierno les pague un dólar a 200 pesos.

También demostraron que no es fácil: fueron cinco meses de conflicto, con embates empresariales, políticos, mediáticos y gubernamentales, que se endureció al final. Lograron un 66% de aumento, que no parece tanto ante un 100% de inflación anual.

A su vez, los obreros del neumático volvieron a poner de relieve quién produce en Argentina. Porque se había instalado desde hace varios años que los que empujan la economía y pueden sacar al país adelante eran solo los dueños que deciden invertir, o aquellos apellidos de familias con historia industrial. Pero más que nada, se había puesto en el podio del éxito a algún nerd (en el mejor de los sentidos) que pudiera crear una aplicación para transacciones financieras y hacer más fácil la vida de todos.

Los obreros del neumático pararon por sus salarios y casi paralizan la industria automotriz, el comercio del rubro y el transporte automotor en general ante la carencia de la mercadería para que millones de vehículos puedan seguir rodando. Y hablamos de solo un sector de la industria. Entonces ¿quién produce y motoriza la economía del país? ¿Un obrero o una fintech?

Muchos comunicadores alarmados por el conflicto gremial no podían creer que un obrero tenga un salario de 400.000 pesos, como se decía que iban a cobrar ante la anterior oferta patronal. ¿Por qué no? Al fin y al cabo es la cuarta parte de lo que gana un juez, que no produce nada. ¿O los sueldos que para la mayoría de los trabajadores nos parecen exorbitantes son un privilegio de bancarios (casi $240.000 inicial en diciembre), aceiteros o petroleros?

Habrá que esperar para saber si esta batalla ganada por un sector de los trabajadores privados abre un nuevo momento de las luchas obreras, o no. Al menos, muchos quedarán con un sabor dulce porque algunos de los que vienen perdiendo hace muchos años, esta vez triunfaron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario