Secciones
Miradas

Entre la gente y los mercados, Macri ya eligió

..."Desde el Gobierno todo apunta a que la estrategia será profundizar el discurso apuntando todo al terror que sobrevendrá en los mercados si no gana Macri..."

Lunes 12 de Agosto de 2019

Escuchar al presidente de la Nación, Mauricio Macri, no asumir ni una mínima cuota de responsabilidad sobre lo que está sucediendo en el país es otra de las razones que explican el resultado de las elecciones. Este hombre sigue sin entender que todos esos votos que el domingo ingresaron en las urnas son personas. Sigue sin comprender que lo verdaderamente importante para su gobierno deben ser ellos, los argentinos. No los mercados.

Es por eso que no se siente responsable de nada. Porque todo su accionar, desde el principio mismo de su gestión, estuvo y está abocado a hacer todo para que “el mundo” y “los mercados” se sientan bien con su gobierno. Todo lo que realmente ha hecho hasta ahora ha sido para agradarle al mundo financiero, nada de eso ha sido una fantasía. Las mejores condiciones para la bicicleta, el endeudamiento, la fuga de dólares, las corridas que favorecen siempre a los mismos, todo eso ha sido real. Nadie duda que ayer hubo mucha gente que salió ganando mucho dinero.

Para la gente Macri deja la fantasía. “Estamos en el rumbo de bajar la inflación, seguimos generando empleo, el país está creciendo”. El hombre sigue sin entender lo que le dijeron las urnas este domingo y vuelve a insistir con lo mismo. “El viernes había euforia con gente que venía a invertir, a traer dinero y empleo”, dijo ayer, refiriéndose a la movida armada groseramente el viernes pasado para que el alza bursátil impactara positivamente en las elecciones del domingo.

Otra muestra de que, sinceramente, están convencidos de que a la gente le importa la bolsa, las ADR, Wall Street y lo que piensa “el mundo”.

Los argentinos le dijeron a Macri este domingo que están cansados de quedar afuera. Le dijeron que depositaron esperanzas y recibieron mentiras. La mayoría de los votantes de estas Primarias le confirmaron que ya no alcanza con slogans y spots publicitarios.

Pero Macri insiste. Ayer en la conferencia de prensa tenía la oportunidad de mostrarse como Presidente de la Nación y eligió exhibirse como un candidato perdedor que sigue atado al mismo discurso de culpar a los otros.

Para él todos los problemas de estos últimos cuatro años son culpa de la herencia recibida, la debacle de este lunes es culpa de la gente que votó el domingo y que deberá reflexionar sobre el error cometido, y el caos futuro será culpa de Alberto Fernández que todavía no ha ganado la elección presidencial.

Tres veces le preguntaron ayer si hacía algún tipo de autocrítica ante el mensaje que los argentinos le dieron a través de las urnas. Solo atinó a decir que quizás podrían haber “fallado en la forma en que encararon la campaña”. Ese podría haber sido todo el error. Sobre el rumbo del gobierno no había ningún tipo de objeción ni dudas, todo seguirá como hasta ahora, con las mismas medidas económicas y con el mismo gabinete que lo llevó adonde está hoy.

No escuchó a su mejor figura cuando le pidió desdoblar las elecciones en Buenos Aires y la terminó hundiendo con él, no vio nada de la realidad de los argentinos en los miles de kilómetros que dice haber recorrido, no dijo nada cuando le preguntaron sobre los índices que marcan que el país está muy mal.

Quedan 11 semanas para la elección definitiva. Desde el Gobierno todo apunta a que la estrategia será profundizar el discurso apuntando todo al terror que sobrevendrá en los mercados si no gana Macri. Otra vez los mercados. Del gobierno nadie dice nada sobre los sueños y las expectativas de la gente común.

Macri sigue sin entender que a nadie le importa lo que opine Bolsonaro de nosotros, a nadie le interesa que el G-20 nos visitó y quedaron encantados. Vaca Muerta seguramente es algo muy importante, pero la mayoría de los argentinos quieren llegar a fin de mes y conservar el trabajo que todos los meses se ve peligrar un poco más.

Entre la gente y los mercados, Macri eligió los mercados, y el resultado es este: entre Macri y el resto, la gente eligió a Alberto Fernández por una sencilla razón: la esperanza de estar mejor.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario