Secciones
Hoy por Hoy

Con la misma vara para todos

El Presidente anunciará las nuevas restricciones del gobierno nacional, y se apunta a cerrar otra vez a sectores económicos que se encuentran muy golpeados

Jueves 29 de Abril de 2021

El presidente Alberto Fernández está evaluando una serie nueva de restricciones para tratar de atacar la segunda ola de contagios.

Tal vez hoy no sea el momento de hablar de los gruesos errores de la gestión nacional a la hora de llevar adelante el plan de vacunación, donde torpemente no se acordó con algunos laboratorios dejando pasar valioso tiempo, o bien siendo uno de los países que menos testeos se realizan en la Tierra. En otra oportunidad nos preguntaremos por qué dejaron pasar tanto tiempo para enfrentar la nueva ola de contagios sin prepararse convenientemente. Con la misma cantidad de camas, de respiradores y un personal de salud agotado.

O el escándalo de la vacunación VIP para funcionarios, amigos y allegados del gobierno nacional. El presente es claro, un país lleno de coronavirus y el sistema sanitario en crisis.

La forma de torcer esta realidad es tratar de bajar la circulación. No queda otra, porque las vacunas no llegaron a todos. Ni hablar de la segunda dosis, que será aplicada -supuestamente- en medio del invierno.

La dirigencia política nacional ahora sí escucha nuevamente a los especialistas y epidemiólogos, pero nos olvidamos de que desde el propio Gobierno se impulsó un fin de semana largo, sabiendo de la existencia de la segunda ola, para que todo el mundo se fuera algunos días de vacaciones en Semana Santa. ¿El resultado cuál fue? El del crecimiento brutal de casos en la Argentina.

Con respecto al único camino posible para revertir esto, el cierre total de la comunidad, según los dichos de las autoridades de la provincia de Buenos Aires.

En Entre Ríos hay que diferenciar y destacar la mirada del gobierno de no posicionarse en el extremo de las posturas. Analizan y monitorean el impacto en los comercios, las economías regionales, y en especial en el sector privado, que ya viene muy golpeado. En definitiva, se trata de consensuar y evitar el mal mayor.

La sensación es que las autoridades de Entre Ríos toman las decisiones que pueden llegar a ser duras, pero al menos hay un diálogo con todos los sectores y se trata hasta lo último de consensuarlas.

Distinto es lo que se ve desde la Nación y su pelea política con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Imponiendo medidas, tratando de perjudicar a un rival, sin importar que en el medio quedan los argentinos a la buena de Dios.

Hoy a quién le puede interesar en medio de la pandemia, la bendita reforma judicial o el análisis de los contenidos en los medios, o las escuchas ilegales del impresentable gobierno de Macri, que impulsan desde el kirchnerismo. Temas menos importantes frente a los más de 63.000 muertos que hay en el país. Sería bueno que todos los políticos depongan sus obtusas miradas, prejuicios, ambiciones y se pongan a trabajar seriamente en medio de semejante crisis sanitaria. En otro momento vendrá la discusión electoral, pero no se puede hacer partidismo de modo permanente. Así nos va.

Ahora son inminentes las nuevas restricciones, y al menos que quede la idea de que a todos los tocará por igual. En estos tiempos muchas veces los gestos son necesarios. Consulto, ¿desde el gobierno nacional se hizo una rebaja de los muy buenos sueldos del Presidente y funcionarios para ayudar a la compra de insumos medicinales? Creo que no. A los sectores económicos que van a “perjudicar” nuevamente con los cierres, ¿se les dará algún tipo de ayuda? como es el no pago de impuestos, IVA, tributos locales y otras cargas impositivas. Ni hablar de los trabajadores privados que no tienen un sueldo fijo y viven de la changa o de su esfuerzo en la calle.

Es muy fácil mandar a la casa a un taxista, a un gastronómico, o al encargado de un gimnasio, o de una sala cultural, sin darle una contención para que puedan vivir. Es muy fácil hablar sobre el bolsillo del otro que no tiene un sueldo seguro, sobre todo, teniendo en cuenta que quien dispone la restricción a nivel nacional cobra todos los meses un sueldo jerarquizado.

Si al esfuerzo tenemos que hacerlo todos, las restricciones deben llegar también para actos políticos y de gobierno. Y ya que limitarán las actividades para todos, sería bueno que se pare el fútbol, el automovilismo u otros espectáculos que se mantienen solo por intereses económicos y no sanitarios. Si hay que arremangarse una vez más, al menos que las restricciones sean para todos con la misma vara.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario