arte
Jueves 05 de Abril de 2018

Bruno Zek continúa tatuando en las convenciones europeas

El artista paranaense está en Alemania compartiendo con colegas, plasmando su arte sobre cuerpos del mundo y sumando experiencia en una carrera nutrida por los viajes.

El tatuador paranaense Bruno Zek se encuentra en Alemania participando en diferentes convenciones que le sirven para seguir sumando experiencias y técnicas que luego traslada a los trabajos que realiza sobre la piel de sus clientes.

La "gira europea 2018" comenzó en la Hamburg Tattoo Convention y este fin de semana trabajará en la Tattoo Show Stuttgart. Luego se vendrán la Ink International Tattoo Convention y la Lost Boys Tattoo Expo 2018; ambas en Holanda.

bruno 6.jpeg


El viaje está armado para seguir un calendario que le permite ser parte de las convenciones en donde se relaciona con los artistas del mundo conociendo técnicas (nuevas y antiguas) probando materiales de avanzada en su profesión.

Desde Alemania, vía chat, le contó a UNO la valoración que le da la gente a los trabajos terminados. Este viaje lo comparte con David Cloud, un colega belga, al que describe como "fundamental" para completar la experiencia europea.

Además de tatuar sale a recorrer las convenciones para sorprenderse con las técnicas que se aplican en diferentes puntos del planeta. En la de Hamburgo filmó este video en donde se ve a un tatuador de la Isla de Borneo, del Sudeste Asiático, trabajando con el método tradicional.


Embed

Bruno Zek logró el sueño de muchos: viajar por el mundo trabajando. En 2017 estuvo en Atenas, Grecia; Praga, República Checa y en la comuna La Louviere en Bélgica. Todas estas ciudades fueron parte de un proyecto que comenzó en 1997 cuando comenzó a tatuar en las casas de sus amigos "con una máquina casera, muy rudimentaria con piezas de portaminas y motores de radiograbadores", recordó para marcar la línea de tiempo.

Pasó una década y "ya habíamos abierto nuestro primer estudio y había conocido España, por primera vez, trabajando en un local de Islas Canarias. Fue muy enriquecedor en cuanto al uso de materiales, la estructura de negocio y porque fui definiendo mi estilo".

En 2017 a 20 años del primer tattoo ya había visitado Europa tres veces, vivido en centroamérica y participado en las convenciones de Panamá, Guatemala y en Costa Rica en donde abrió un local por la temporada de verano. "También trabajé en México unos meses, Mar del Plata un verano, en fin...Siempre cortando el año con algún que otro viaje y aprovechando para laburar y enriquecer la técnica con colegas". En el medio recuerda con cariño las convenciones de Montevideo y las escapadas a La Paloma, en Rocha, Uruguay.


bruno 2.jpeg
Bruno Zek tatuando en Europa.
Bruno Zek tatuando en Europa.


En un alto del recorrido cree que la técnica que lo define es la de "ilustración o estilo tradicional americano, siempre diseño todo lo que me piden intentando que tenga color y un estilo particular".

Volviendo al viaje, reconoce estar sorprendido por la arquitectura europea de la cual conoció construcciones levantadas en el año 1.200. En América se nutre con las culturas, gastronomía y las ruinas de los pueblos originarios. En la vieja Europa se deja cautivar por una iglesia gótica construida hace unos 800 años.

Todas estas competencias culturales, en algún momento, terminan en la mano que maneja las máquinas. Por estos días practica tatuando caras, cuellos y manos en personas de diferentes edades y resalta la decisión de los más jóvenes.

"Calculamos que es porque están muy abrigados y se tatuan las partes que quedan más visibles". Este viernes en Hamburgo se levantará, en el medio de la primavera, con una mínima de 7 grados listo para plasmar su arte que perdurará en cuerpos europeos.


Comentarios