Secciones
Proponen que el mecanismo indexatorio sea en base a los salarios

Créditos UVA: 1.500 familias entrerrianas piden soluciones

Hoy se concentrarán en Paraná. Tras el descongelamiento de las cuotas de créditos UVA, temen subas abismales, y que haya remates de viviendas por falta de pago

Viernes 05 de Marzo de 2021

El mes pasado finalizó el congelamiento de las cuotas de los créditos UVA hechos a través del plan Procrear que se lanzó en 2016, que se ajustan a través del sistema que se basa precisamente en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). Frente a este hecho, quienes están pagando su vivienda tienen el temor de que los importes mensuales que deben abonar suban más de un 50%.

procrear.jpg

Esta situación afecta a unas 1.500 familias en Entre Ríos, según comentó a UNO Verónica Martínez, quien vive en Diamante y es una de las referentes del Conicet de esa ciudad, quien gestionó en 2017 un préstamo para la construcción de su vivienda por 900.000 pesos, y a pesar de haber pagado alrededor de 24 cuotas, con la actualización a través del UVA hoy le debe al banco cerca de 3 millones de pesos. “Pedí un préstamo Procrear para construcción de mi casa, que hoy está tasada en 2,4 millones de pesos, por lo tanto debo al banco más que la casa que tengo. Y si me remataran por falta de pago, se quedan además con mi terreno”, evaluó.

A su vez, explicó: “La mayoría de los créditos Procrear que se dieron en 2017 y 2018 para que la gente pueda acceder a algo que le permitiera construir o comprarse una casa propia, tuvieron que tomarse en UVA. Era casi obligado. Hay quienes dicen que podíamos elegir, pero si uno quería contar con un importe que alcanzara para construir, debía aceptar el UVA, sino el monto era menor. Uno, viendo que era un crédito a 30 años para la casa propia, aceptaba, porque dentro de todo se veía razonable”.

A su vez, recordó que sacar créditos UVA era prácticamente la única opción disponible para acceder a una casa propia: a través de un crédito tradicional los bancos otorgaban un importe mucho menor –en su caso le ofrecieron 400.000 pesos– y con tasas descomunales.

“El problema es que las UVA están atadas a los índices de inflación: las cuotas suben a la par del costo de vida, que en los últimos años creció más que los sueldos”, explicó hace un mes un usuario en Salta, quien opinó que “con una inflación normal, el modelo podría haber funcionado”.

Actualmente, Martínez comparte la desesperación de muchas familias que tomaron este tipo de préstamos y que advierten que “es imposible saber cuándo se va a terminar de pagar la casa y mucho menos por cuánta plata”, tal como advirtió uno de los tantos usuarios que hoy se sienten “estafados”.

“Los bancos no pierden, y ya ganaron un montón, porque hoy el valor de mi crédito, por ejemplo, se incrementó 300 veces”, dijo, y aclaró: “Ahora tengo que fijarme en cuánto va a quedar mi cuota, pero viendo los números puedo asegurar que esto es una usura, no hay otra forma de calificarlo”.

En su caso, junto a su grupo familiar tienen hoy la posibilidad de reunir el dinero para cumplir con las cuotas, pero señaló que “cada historia es distinta” y mencionó que mucha gente teme perder su vivienda tras el descongelamiento de febrero, porque no saben si podrán abonar lo que les cobran de cuota a partir de ahora, sobre todo en medio de la crisis por la pandemia, que sigue afectando a numerosos sectores.

Reclamo

Ante esta situación, quienes se consideran damnificados por los créditos UVA hoy harán visible su reclamo a las 17 en la Plaza 1° de Mayo, en Paraná, adonde asistirán deudores de toda la provincia, sumándose a una movilización que se realizó ayer en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y otros lugares del país, pidiendo una solución al gobierno nacional, y que se modifique el modo de ajuste de las cuotas. Según alertaron desde la agrupación Hipotecados UVA, “hay casos de familias que ya pusieron en venta sus viviendas porque no pueden sostener las cuotas ni la incertidumbre”.

“En el colectivo de autoconvocados estamos haciendo notas a la Defensoría de la Nación. Hay gente que no sabe qué se puede hacer. Si uno deja de pagar las cuotas, porque no puede, le rematan la casa”, lamentó Verónica Martínez.

Quienes sacaron un préstamo UVA están pidiendo que el gobierno nacional intervenga, tal como lo hizo Mauricio Macri en septiembre de 2019, en el último tramo de su gobierno y ante un drástica devaluación por la disparada del dólar tras las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, en las que obtuvo un sensible caudal de votos menos que Alberto Fernández, un hecho que anticipaba de algún modo que no iba a ser reelecto.

“Alberto Fernández, en campaña, prometió resolver el tema UVA, le pedimos que cumpla”, subrayó Martínez. Y recordó que esta semana el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat atribuyó la falta de solución a “otras urgencias que genera la pandemia”.

En este sentido, Ferraresi dijo en declaraciones radiales, respecto de los créditos tomados ,que “se trata de un contrato entre privados, por lo tanto el Ministerio no tienepolíticas económicas en función de cómo resolverlo”, y manifestó: “Sí nos hemos ocupado. Hubo una ley de Convergencia, cuya aplicación es a partir del 1° de febrero, que permite llegar en 12 meses a la cuota que se fue dando en base al crecimiento salarial, que fue del orden del 35%. Lo que advertimos es que un porcentaje de quienes tienen créditos UVA compran dólares todos los meses; seguramente hay sectores vulnerables, pero ninguna cuota puede superar el 35% del ingreso”. Sin embargo, sobre estas declaraciones, Martínez aclaró que los tomadores de estos créditos no pueden comprar dólares, porque no están habilitados, desmintiendo a Ferraresi.

“Se lavan las manos y es ilógico”, opinó.

Una opción que por entonces se presentó como una solución ante el gran déficit abitacional de la Argentina, hoy termina ahogando económicamente a muchas familias. Sobre las propuestas que se barajan, comentó: “Hay varias ideas. Hay una que anda dando vueltas como la más viable, que es indexar las cuotas en base a los salarios. Esto además haría que se recupere la confianza para tomar un crédito, ya que hay mucha gente que necesita tener su casa propia, y la construcción también se aceleraría un poco”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario