Secciones
20 Aniversario

Educación: buscando una alternativa

Edición 20 Aniversario: pensar la escuela para cuando volvamos a habitarla y los desafíos que tiene la educación en tiempos de pandemia.

Miércoles 11 de Noviembre de 2020

Imaginar la salida del aislamiento nos sitúa en una inminente y profunda responsabilidad con respecto a los y las estudiantes y docentes. Para volver a la escuela debemos, primero, preguntarnos qué función cumple esta en la vuelta a las actividades de niños, niñas, adolescentes y docentes. y cuál será el motor que guíe la educación, al menos, en la primera etapa de incorporación.

Para esto, precisamos de la reflexión acerca de lo que sucedió con los contenidos en casa, con las tareas y actividades enviadas virtualmente, con las dinámicas mediadas por las pantallas… ¿Cuánta obligación por cumplir con lo asignado y cuánto aprendizaje verdadero? ¿Qué motiva a los niños y niñas a ir a la escuela? Una estudiante de 8 años planteó del siguiente modo la cuestión: “antes, en la escuela, tenía el incentivo de ir al recreo a jugar con mi amigas para terminar la tarea... y ahora ¿qué?”

Observaciones hechas por diversos pedagogos como Francesco Tonucci –quien asesoró y estuvo en estrecho contacto con el Ministerio de Educación– apuntan a otorgarle protagonismo a quienes son educados. Este es el momento para confiar en ellos y ellas y dejar de desperdiciar energía en obligar a cumplir con tareas, muchas veces alejadas de sus intereses, y permitirles vivenciar el gusto de aprender.

Consideramos que la función principal de un espacio educativo es relacional –tanto con otros y otras, como con los objetos de aprendizaje– y como tal, nos parece fundamental que la escuela ponga énfasis en su función de generación y cuidado de vínculos amorosos y sanos, no solo para con los y las estudiantes, sino también con los docentes, directivos y toda la comunidad escolar, a quienes esta virtualidad los ha mal traído en sus funciones, horarios, emergencias y emociones. Es así que creemos que el comienzo debe ser paulatino, atento y con miras a recomponer dichas relaciones, y no con el mero objetivo de recuperar y evaluar la currícula. En este orden, consideramos sumamente importante incluir al alumnado en las decisiones de cuidado, creando acuerdos que contemplen las necesidades y realidades de todas y todos, poniendo énfasis en la autorregulación, la salubridad, la alegría y el encuentro social tan profundamente necesario.

Desde nuestra Asociación formamos parte a nivel regional de la Red de Educaciones Transformativas y a nivel Nacional de la Red de Redes. En ambas, nos agrupamos con comunidades educativas de pequeña escala, las cuales trabajamos de forma autogestiva y con diversidad de miradas pedagógicas y conceptos filosóficos acerca de la educación. En nuestra experiencia, donde la cercanía y el contacto físico solían ser de gran importancia, vemos que hemos podido adecuarnos a la virtualidad con facilidad, y creemos que esto ha de deberse a la existencia de vínculos profundos que persisten a pesar del distanciamiento físico y que han facilitado la comunicación. Además, entendiendo que los aprendizajes fundamentales son los que nos dan habilidades y herramientas para desempeñarnos en el mundo, permitiéndonos autonomía y plasticidad para adecuarnos amorosamente en el lugar y tiempo que nos toca vivir, y vaya si esta situación que estamos atravesando es uno de ellos.

alimentación.jpg
La alimentación sana y consciente es fundamental en la educación.

La alimentación sana y consciente es fundamental en la educación.

Así, los espacios educativos no convencionales y sin fines de lucro, que hemos surgido de la sociedad civil organizada colectiva y cooperativamente, en toda nuestra diversidad, contribuimos a la transformación educativa y nos abrimos para aportar nuestras experiencias, que han venido operando como verdaderos “laboratorios de lo posible” en cada rincón del país. Desde Circularte y la Red de Educaciones Transformativas consideramos que la escuela debe ser pública, universal, abierta y gratuita, y creemos que es preciso contar con espacios educativos que respondan a las necesidades de la comunidad, así, nos presentamos como herramienta clave para sostener y ampliar el alcance de espacios educativos en la provincia.

En ese sentido, resulta necesario generar un nuevo reglamento de Educación de Gestión Social y Cooperativa, como lo establece la Ley 26206/06, artículos 13, 14 y 140, que sea co-creado entre los actores sociales interesados, en una mesa diversa, democrática, horizontal, reflexiva y amorosa; con miras a que esta nueva normativa atienda a las realidades de todas estas experiencias educativas, brindándonos facilidades para el accionar, eliminando las trabas para su desarrollo y ejecución. Por la experiencia, la proximidad y la diversidad podemos aportar y enriquecer desde adentro a un sistema educativo que nos reúna.

(*) Nota realizada por la Asociación Civil Circularte

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario