Secciones
20 Aniversario

20 Aniversario: "Vamos a tener que sentarnos a pensar en qué lugar estamos los docentes"

De estar parados frente al aula al rol de guía y orientador; el uso de la tecnología y el estrecho vínculo con las familias. Fabián Vallejos en 20 Aniversario

Miércoles 11 de Noviembre de 2020

20 Aniversario. Desde diciembre del año pasado Fabián Vallejos asumió el cargo de la Dirección Departamental de Escuelas de Concordia. En su rol tiene la responsabilidad de coordinar acciones en el departamento, donde cobija a cerca de 30 mil estudiantes de nivel primario y casi 25.000 más de nivel secundario, siempre en el ámbito de la educación pública y en la privada se suma un 20 o 30% más. Por lo que se trata de una población de alrededor de 80 mil estudiantes y están distribuidos en unas 130 escuelas primarias y casi 80 escuelas secundarias en el ámbito público dentro del departamento Concordia.

joselo.jpg
Gestión. Vallejos y la responsabilidad de gestionar nuevas acciones.

Gestión. Vallejos y la responsabilidad de gestionar nuevas acciones.

“Estábamos iniciando con toda la propuesta pedagógica para las instituciones de educación pública y de gestión privada. Se nos cae encima todo este escenario de pandemia, y todo el mundo en sus hogares intentando cómo podíamos vincularnos entre nosotros y después con nuestros estudiantes. Todos los lineamientos que teníamos preparados desde el Consejo de Educación y desde las Direcciones Departamentales para llegar a las escuelas, en ese momento se nos vino abajo. Fue un telón que se nos cerró. Hubo que repensar, volver a tender hilos para no dejar de lado estas 100 propuestas que teníamos para la educación entrerriana y hacerlas llegar, pero de otra manera. Ésta marcada crisis nos lleva a nosotros a tratar de buscarle el lado positivo, cuál es la oportunidad que nos ofrece. En eso estamos. Con todo el empeño del mundo antes que nosotros llegáramos con alguna propuesta ya estaban vinculándose con las familias de nuestros estudiantes, y eso es importantísimo”.

“El rol de la familia fue importante y con una responsabilidad muy grande. Si bien tenemos casos de trayectorias intermitentes o algunas discontinuas de los estudiantes, la gran mayoría con un rol de mucha responsabilidad tratando de suplir al maestro o de ser el acompañante de las indicaciones que da el maestro. Además, desnudando a través de las clases por Zoom su propio interior, su hogar. Cambiamos las aulas de las escuelas por los hogares. Eso refuerza más esa unión entre el docente y el estudiante. A veces también crea susceptibilidades, miedos. Todo un tema a trabajar que está por fuera de lo que tiene que ver con la educación, con lo que viene en el currículum. Toda esta crisis si nosotros podemos revalorizar las oportunidades que nos deja tiene que ver con cómo tomamos esto que se fue creando entre las instituciones y la familia para resaltarlo en un futuro y aplicarlo en la nueva escuela, que no será nada sencillo, con mucho trabajo por hacer”.

ESCUELA AULA3.jpg

La nueva escuela

“Vamos a tener que sentarnos y pensar en qué lugar estamos los docentes, cómo vamos a afrontar esto. Quizás hasta habrá un cambio de paradigma, me parece que las oportunidades tendrán que ver con reforzar y sostener todo lo que se pudo hacer en cuanto al uso de las tecnologías en este momento. Eso jugará un papel preponderante en la escuela de la post pandemia para que los conocimientos estén más al alcance de los estudiantes y el docente jugará un rol más de guía y orientador, que ser el que está parado en el lugar del que sabe y que brinda el conocimiento. Es una oportunidad muy grande para un tipo de educación, que tiene que ver con el aprendizaje por proyectos. Esto va a obligar a que los docentes tengan que trabajar en equipo y deban plantear un tipo de educación, donde el estudiante será el principal actor de ese sistema. El aprendizaje por proyecto no es un modelo de aprendizaje nuevo, sí se ha aplicado, como por ejemplo en la rama de la educación técnica y agrotécnica, con los beneficios que ha dejado a los estudiantes. El alumno adquiere mucha capacidad para trabajar en grupo, en equipo, gestiona mejor los tiempos. Además, la tecnología aporta muchísimo en comunicación, con lingüística y sobre todo de lo que esperamos del estudiante, de entregar esa autonomía para que sea verdaderamente después una persona que aprenda a aprender”.

—¿Qué hubiese sucedido si la pandemia nos hubiese atravesado algunos años atrás sin los avances de la tecnología?

—No hubiese sido posible sostener un año escolar como se pudo sostener en este momento. Más allá de las eventualidades de las clases por Zoom y demás, sin la tecnología como por ejemplo para que los chicos puedan buscar información rápidamente en Internet, investigar en sus propios hogares, no hubiese sido posible. En años anteriores hemos tenido inundaciones, que se corta el ciclo lectivo en ciertas escuelas porque hay que ocuparlas para albergar a las familias inundadas y no podíamos continuar con la educación.

—Y habrá todo un proceso en el alumno en generar el hábito de volver a estudiar.

—Es una premisa que tenemos los educadores de antes de la pandemia, de estar buscándole la vuelta de cómo volver a “enamorar” al estudiante del estudio mismo. Es una gran falencia que tenemos en nuestra educación. Estamos constantemente viendo los objetivos logrados a corto plazo y no a largo plazo, que nos permita que el estudiante pueda verse más allá y “enamorarse” de una investigación por ejemplo.

—¿Consideras que los docentes deben recibir la vacuna como personal prioritarios?

—Si bien el docente no está considerado como personal esencial en salud, sí lo será en cuanto a la vida cotidiana porque nuestros gurises tienen contacto con el docente. No está descabellado el estudio de poder considerar al docente como uno de los primeros que puede recibir la vacuna. Luego de las personas de riesgos, del personal de salud y seguridad que se están exponiendo, me parece que a los docentes se les debe prestar atención también.

—¿Es prematuro hablar de una fecha de inicio del ciclo lectivo 2021?

—Se puede ir diagramando, pero nosotros estamos en este momento en la posibilidad de ir cerrando etapas, ni siquiera cerrar este ciclo lectivo. Si los estudiantes pueden acreditar todos los conocimientos que pretende el docente, pueden recibir esa acreditación con un aprobado al 30 de noviembre. Para otros estudiantes continuará como una especie de recuperatorio como era antes, hasta el 16 de diciembre. Hablar de una fecha de inicio en este momento sin saber con qué volumen de estudiantes vamos a trabajar en el inicio del año que viene, me parece que debemos esperar un poquito más. Será un año muy particular, vamos a tener que lograr una unidad entre los dos ciclos del 2020 y 2021. Se tendrá que trabajar todo en lo referente a pedagógico en un año con los dos ciclos y quizás se verá involucrado el ciclo 2022 porque es muy probable que muchos conocimientos queden para abordar más adelante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario