Ahora 12
Viernes 03 de Febrero de 2017

Precios nublados: comerciantes no saben cómo armar las vidrieras

En una recorrida por el centro de Paraná se advierte de inmediato que la mayoría de los comerciantes no supieron o no quisieron transparentar los precios. Al entrar a los locales y preguntar, la duda queda saldada: no saben cómo hacer. Es que en realidad, por un solo artículo en la vidriera debería conocerse el precio en efectivo, el precio final con Ahora 12, el final con Ahora 18, el que quedaría con determinada tarjeta en tres cuotas, con la misma pero en seis, y con cada una de los demás plásticos que circulan a diario. Optaron por carteles simples que invitan a pasar y preguntar por los diferentes financiamientos.
En uno de los comercios en los que consultó UNO, pensaron que el periodista era un inspector municipal o de Defensa del Consumidor. Ante la primera pregunta empezaron, preocupados, a realizar llamados telefónicos. Tras la explicación correspondiente se quedaron más tranquilos y explicaron que no tenían bien en claro cómo dar a conocer en la vidriera todos los precios por cada uno de los artículos. En ese lugar en particular, resolvieron con un cartel que da cuenta de los costos al contado y ofrecen un plan –que ya lo tenían– de cuatro cuotas sin consto financiero, es decir, al mismo precio que si se abona el producto con un peso arriba del otro.
"Los precios exhibidos son contado efectivo. Consulte financiación con tarjeta de crédito", se leía ayer en varios carteles que están puestos en la vidriera de una juguetería. Habrá que decir que esa modalidad, justamente no transparenta nada. De todos modos no hay que juzgar, hasta algunas de las cadenas de electrodomésticos más importantes de la ciudad tienen precios al contado e invitan al cliente a preguntar en cuánto quedará el precio final si se quiere comprar en cuotas.
"En efectivo 890 pesos", decía un cartel enganchado en un jean en otro local céntrico. "Con tarjetas en dos o tres cuotas 1.112,50", aclaraba más abajo y en esa vidriera, al menos, había dos precios posibles para comprar. Fue una de las pocas que publicó las diferencias, que de alguna manera transparentó los precios.
En otro comercio, mucho más grande, optaron por poner en la vidriera un portarretrato y en lugar de una foto, un cartel impreso a computadora también transparentaba ayer diferentes precios: 811 por una remera para hacer deportes al contado, contra 893 si se paga en cuotas con determinadas tarjetas. Un par de zapatillas estaban a 1.065 pesos contra 1.129.
Al consultar, las respuestas más o menos se repitieron y al parecer no está del todo claro cómo es la medida impulsada tiempo atrás y que entró en vigencia desde el miércoles.
Según los argumentos del gobierno nacional, el consumo a través del régimen de Precios Transparentes hará visible los costos que estaban invisibles, evitará el camuflaje y el engaño de los intereses incluidos en las cuotas.
Además, la medida exige diferenciar claramente los precios y explicitar el costo financiero total,es decir, cuánto cuesta un determinado producto al contado y cuál es el precio final si se lo abona en cuotas. De esta manera el cliente tendrá más información para elegir de qué manera comprar. Además, desde el miércoles, por pagar peso sobre peso, con débito o en una sola cuota,no debe haber diferencias en el precio.
La medida busca evitar que los intereses de financiamiento se trasladen a quienes pagan al contado, transparentando así todos los costos involucrados en los pagos financiados para impulsar la competencia y evitar que los comercios eleven el precio de contado, destacando que se prevén sanciones por incumplimientos de hasta 5 millones de pesos.
"Estimular el consumo", "ofrecer información clara al cliente", la realización de "promociones genuinas" son frases que se repitieron en las últimas horas.
En cuanto al procedimiento, según especificó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, para la aplicación de los requerimientos especificados en la norma, se establece que la publicidad del costo financiero total deberá colocarse en una ubicación contigua al resto de las variables informadas. A partir de esta medida deberá indicarse precio de contado, cantidad y monto de cada una de las cuotas y el costo financiero total cuando los precios se exhiban financiados.
Además, no podrán incluirse en los anuncios, publicidades o mensajes, bajo cualquier forma de difusión (oral o escrita, radial, televisiva o por Internet, entre otras) la frase "sin interés" (o cualquier alternativa similar), cuando el costo de la financiación del producto o servicio se traslade al precio de venta al consumidor.
Algunos comerciantes de Paraná, los que en principio parecían más preocupados por acatar la norma, explicaron que ahora no hay más cuotas sin interés. Que aquellas tarjetas que ofrecían la posibilidad tienen al descubierto el costo financiero. Al parecer, antes ese costo también se incluía en los pagos al contado. Algunos sostienen que comprar en cuotas costará hasta un 40% más según determinadas tarjetas. Para las compras en seis cuotas, se supo, el costo de financiación promedio será del 20%.
Así las cosas, como hay algunos que buscaron la manera de dar cuenta de que tienen precios diferentes y están más baratos al contado, otros parecen no haberse enterado aún de la medida. Hubo quienes incluso, ni lerdos ni perezosos, pegaron grandes carteles en sus escaparates con la frase: "Vidriera en preparación".

Los planes

Los programas Ahora 12 y Ahora 18 tienen costo financiero. El primero es del 28% anual y el segundo del 30%. De todos modos, al parecer, la tasa es mucho más conveniente que fuera del plan.
Hasta ahora ese costo quedaba camuflado en el precio del producto. Por lo tanto, desde el miércoles los precios en efectivo deberían estar más baratos. Antes, al cliente le cobraban al pagar en efectivo el mismo costo final que si lo hacía en "cuotas sin interés".
Aumentó la nafta, la luz, las cargas laborales, los alquileres y salvo excepciones, hay comerciantes que dejaron los precios como estaban antes de la medida. Otros dijeron que aunque sea más caro con tarjeta, por ahora sigue siendo la modalidad más elegida para pagar.

Comentarios