Paraná
Viernes 29 de Septiembre de 2017

Las balaceras tienen cansados a vecinos del barrio Paraná V

Esperan que la Justicia actúe ante la presencia de drogas, violencia y prácticas molestas en las puertas de las viviendas

"Tené cuidado que te van a meter un tiro", fue la advertencia de un vecino ayer en horas de la siesta, ante la simple pregunta para ubicar las tiras 9 y 10 del barrio Paraná V. "Hace un rato se escucharon unos disparos y anduvo la Policía", agregó el muchacho. Hace un tiempo que este lugar de la ciudad se ha convertido nuevamente en un lugar peligroso para pasar en horas nocturnas, e insoportable para vecinos que viven no solo entre las balaceras, sino que además padecen los hábitos molestos de quienes se juntan en los pasillos a consumir drogas, a merced de los que las venden. Las denuncias realizadas por quienes se animaron a hacerlas, quedaron en la nada. Piden a la Justicia y otros organismos del Estado que actúen antes de que la situación sea peor.

Una mujer describió a UNO la situación que están pasando muchos vecinos y por la cual se ha animado a denunciar y solicitar ayuda. "Hace un tiempo estamos viviendo bajo el sometimiento de un grupo de menores de edad, entre 14 y 17 años, acompañados y apoyados por algunos mayores de apellidos reconocidos que apañan el accionar de dichos menores", comenzó, y relató algunas de las situaciones ya denunciadas. "Utilizan frentes y alrededores de domicilios particulares la mayor parte del tiempo para consumir drogas y alcohol, no podemos ventilar las casas porque están sobre las puertas de ingreso y ventanas, y también utilizan frentes de domicilios particulares como estacionamiento de motos y talleres ya que las arman y las desarman dejando todo sucio, muchas de estas motos de procedencia dudosa y con escapes libres, con lo que ello implica, sumado a la velocidad con la que circulan por los pasillos de ingresos y en horarios de descanso".

Esto parece poco al lado de otros hábitos que les complican la vida a mucha gente: "Hacen rejuntadero de personas de distintos barrios y he llegado a tener 20 personas alrededor de mi domicilio. Orinan y defecan en las veredas y puertas de ingresos. Día por medio hay balaceras en manos de estos menores. Han llegado a desarmar un personal policial en una de las actuaciones colisionando un móvil del 911, entre otros", contó la mujer. Esta historia ya fue puesta en conocimiento de las autoridades, pero hasta ahora no tuvieron una respuesta: "Hemos hecho denuncias en la Fiscalía de Respuestas Rápidas, el expediente pasó de mano en mano, de una Fiscalía a otra, y la respuesta fue que me van a llamar para una mediación, o sea juntarnos para hablar ¿Para qué?", se preguntó la vecina, quien no cree que esta instancia lleve a buen puerto: "Yo cuento con denuncias por amenazas graves por parte de estos menores y mayores solicitando restricción perimetral, e hicieron caso omiso a mi pedido. Se me pidió que grabara videos y tomara fotos, cosa que he hecho para nada, porque nada les es suficiente, los tiempos se dilatan y la Justicia es injusta", lamentó.

A su vez, la mujer contó que hubo intervenciones policiales ante sus denuncias que han terminado mal, debido a que los que ocasionan los hechos delictivos tienen quienes los apañen: "Estos menores están a cargo de no sé quién, porque los padres no ejercen su rol, pero ante el accionar de la Policía salen abuelas, tías, todos los familiares que deberían estar para controlar, a insultar y agredir al personal policial". La vecina se quejó de que "hay mala comunicación e interacción entre el 911 y la comisaría 10ª, ya que cada vez que se los llama no se pasan los llamados o se demoran en acudir. Constan con un solo móvil que muchas veces no está disponible".

Pero también considera que hay otros organismos como el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf) "que en estos casos deberían actuar". Por último, la vecina dijo que recurren a los medios "para que se haga pública esta situación ya que no obtenemos respuestas de los organismos antes mencionados, y no somos dueños ni de sentarnos en los frentes de nuestros domicilios. ¿Hasta dónde y cuándo hay que seguir soportando toda esta situación? ¿Van a esperar que suceda un hecho grave? Pareciera que a la justicia le temblara el pulso para actuar".

Dejan el barrio a oscuras

En las últimas semanas, los vecinos se han encontrado a oscuras en algunas tiras del barrio: "Han hecho desaparecer las tapas de los pilares de luz y gas, las de la luz con la finalidad de bajar las perillas para apagar las farolas y poder ocultarse", explicaron a UNO. La situación fue planteada a autoridades policiales, pero deben esperar a que la Municipalidad les resuelva la iluminación. Aunque saben que el hecho vandálico volverá a suceder

Comentarios