Narcotráfico
Jueves 20 de Abril de 2017

Comisario acusado de narco le apuntó al subjefe de la Policía

Mario Núñez es juzgado junto a otras 14 personas por Asociación ilícita. Habló de una interna policial y complicó a José Lauman

En la segunda jornada del juicio a 15 personas por el delito Asociación ilícita para el narcotráfico, declaró uno de los integrantes de fuerzas de seguridad acusados, el comisario inspector de la Policía de Entre Ríos Mario Núñez. Le imputan haber dado protección al presunto jefe de la banda, Mario González, a cambio de dinero, cuando en 2015 estaba a cargo de la División Operaciones de la Dirección Toxicología. Al defenderse, rebatió las escasas pruebas que lo involucran, en particular los contactos telefónicos con González. A su vez, habló de una interna policial con el por entonces subdirector de Tóxico y actual subjefe de la Policía provincial, José Lauman, y el exdirector Fernando Alsina, como la causa de su detención.
La principal evidencia que surge contra Núñez en la investigación, es la conversación telefónica que mantiene con González, en la que este le aporta datos sobre una persona que vende droga en Concordia, le da la dirección y hasta detalla que un policía iba todos los días a cobrar su canon.
El comisario, defendido por el abogado Rafael Briceño, respondió preguntas del fiscal general José Ignacio Candioti, y del Tribunal Oral Federal de Paraná (Lilia Carnero, Noemí berros y Roberto López Arango), así como de los demás defensores.
Explicó que la llamada la recibió en el teléfono oficial que le asignó la Policía para su función, que también usaban otros efectivos (Cáceres, Olivera y González), y agregó: "Esta información la anduve buscando en el barrio. No sabía con quién hablaba ¿por qué tengo que saberlo? El teléfono era para trabajar, si yo andaba en una macana no voy a usar mi celular y no se lo voy a dejar a otros".
Núñez recordó: "Una vez Lucio Villalba (exjefe departamental de Concordia) me avisó que iban a la casa de la madre de González, y ese allanamiento dio positivo. ¿Por qué entonces no le avisé a González de ese procedimiento?".
"En Crespo, Diamante y en Paraná se registraron llamadas, se presentaban en el Juzgado y se transformaban en una causa. Mi función la cumplí, no me guardé nada para mí", aseguró, y al respecto agregó: "La información se la pasé a (policía) Garzón, y este al jefe departamental".
Consultado sobre el trabajo con los informantes, Núñez contó: "Desde que trabajo en la Policía y entré en la comisaría segunda, después de la guardia me mandaban a la calle a buscar información. Si no ¿cómo salen los números telefónicos para las intervenciones? La calle tiene sus vericuetos, es difícil".
El vocal del tribunal Roberto López Arango le preguntó: "¿Qué recibe a cambio el informante?". "Nada -respondió Núñez-, él da la información como la dan los diarios. Usted ve en el diario UNO al final un montón de información ¿qué recibe esa gente? Dan a conocer un hecho, nada más, a lo mejor porque están cansados de la venta de droga en el barrio y la Policía no les da soluciones".
Pero el juez fue más allá al recordar que en un juicio "el comisario (Mario) Marín de la Policía de Entre Ríos dijo que hay una caja chica para pagarle a los informantes". Núñez dijo desconocerlo.

La interna en Toxicología
Sobre las posibles causas de su involucramiento en la investigación, Núñez contó que se llevaba mal con Lauman y Alsina (sus jefes directos en Toxicología) desde 1997.
Se refirió en su declaración a un episodio por demás sospechoso: poco antes del procedimiento y su detención, le habían robado la computadora de su oficina. Lo denunció, pero nunca se investigó ni esclareció. Llamativamente, luego de ser arrestado apareció en los medios una foto suya que era la que tenía como fondo de pantalla en esa computadora robada. "¿Es casualidad entonces?", preguntó.
O sea, quien la sustrajo utilizó luego esa foto para enviarla a los medios, que la utilizaron para ilustrar la información del comisario detenido en la causa narco. Sobre el responsable del robo de la computadora, Núñez dijo: "Fue Cáceres, el chofer de Lauman".
Luego, el comisario se quejó de que "Lauman salió diciendo en todos los medios y en la plana mayor que yo cobraba 300.000 pesos por el narcotráfico. Espero que lo pueda explicar. Dijo que yo recibía plata de González a cambio de información. ¿Cuándo alguna vez alguien me ofreció plata? Aunque sea por cargada. Garzón dijo que por eso yo le compré una casa y un auto a mi amante. Espero que me lo expliquen a mí y a mi familia".
"¿Esto es una megacausa o qué? No le quiero faltar el respeto a la Justicia Federal, hablo de los funcionarios policiales. La mayoría de las causas que me cuestionaron pasaron por este recinto, qué casualidad que nunca apareció mi nombre ¿Por qué nunca me mencionaron? Recibí calumnias, injurias, difamación. Es mucho más fácil convocar a los medios a la Dirección Toxicología, ensuciarme, tirarme al piso, pero hemos llegado a una causa judicial sin pruebas", enfatizó Núñez.
Acerca de las propiedades que tiene, para demostrar que no se enriqueció como se dijo, explicó: "Tengo mi casa, mi auto y un terreno que estoy pagando en Viale en 250 cuotas. Después de 22 años de servicio me fui de vacaciones por primera vez en auto con mi familia y en carpa".
Luego, el imputado recordó el día que lo detuvieron en la misma Dirección de Toxicología, no exenta de datos extraños: "Llegué a las 8, entré a mi habitación, estaba jugando el Barcelona. Reventaron la puerta, entraron, me tiraron al suelo y me dejaron en slip. El celular que estaba cargando aparece abajo del colchón de la cama superior de la cucheta, el arma reglamentaria en la misma cama, en un mueble que estaba vacío encontraron un celular que no era mío. Estaban todos los medios afuera, por eso entraron así, si no hubieran entrado por la puerta del pasillo que estaba abierta. El procedimiento estaba a cargo de Lauman, él me dijo 'estás detenido, incomunicado'".
En este sentido, el comisario preguntó: "¿Por qué no secuestraron la computadora de mi oficina y de mi casa? Se llevaron la tablet que hacía dos semanas le había regalado a mi mujer".

Esto recién empieza
Tanto Lauman como Alsina están citados a declarar en el juicio las próximas semanas, ya que fueron quienes dirigieron los procedimientos y la investigación que culminó con 15 procesados. En caso de que insistan con las acusaciones contra Núñez, no se descarta un careo para aclarar los tantos.
El juicio comenzó esta semana y se prevé que durará un mes y medio, con audiencias los martes y miércoles. Hay decenas de testigos citados a declarar, y también darán su versión algunos de los acusados.


Los 15 imputados por Asociación ilícita son: Mario González y Javier Caire, como organizadores; Mario Núñez (policía), Sergio García, José María Gómez (policías federales) y Carlos Acosta (gendarme). Por protegerlos: Orlando Caire, Carlos Segovia, Néstor Neuvirth, Santiago Acosta, Nicolás Stur, Rosana Tenis, Elsa Caram, Miriam Sayavedra y María González, con distintos roles.

Comentarios