Educación
Domingo 02 de Julio de 2017

Universidades públicas y privadas, Francisco acerca los campos de la fe y de la ciencia

Laudato si. Medio centenar de rectores y referentes académicos del país participaron de un debate en el Vaticano. "El Papa pide actuar: hay situaciones naturalizadas, no ignoradas sino inmodificadas", transmitió el rector de la UCU

A contrapelo de una historia plagada de divergencias y enfrentamientos, el papa Francisco apuntala un acercamiento entre educación, ciencia y religión como estrategia para generar cambios sociales. En ese contexto, a dos años de la publicación de la encíclica Laudato Si, resultó trascendente e inédita la asistencia y participación de medio centenar de rectores de universidades nacionales públicas y privadas del país, que respondieron a su llamado. Con presencia entrerriana, y de instituciones representativas del sector como la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP), se desarrolló esta semana en el Vaticano, una jornada denominada Desafíos a la universidad: desde la globalización y Laudato si.


Los referentes académicos y educativos del país reflexionaron sobre los conflictos religiosos, culturales, político-económicos y ambientales que afectan a las universidades, y evaluaron también los retos de los proyectos en marcha acerca de evaluaciones y acreditaciones internacionales, sistemas de créditos y movilidad estudiantil. Pero particularmente, hicieron hincapié en aspectos establecidos en la encíclica papal, y el compromiso que debe asumir la educación superior para el desarrollo de las políticas sociales.


"Es el liderazgo de Francisco el que conduce a la educación universitaria para que haga el esfuerzo de sacudirse el polvo y mirar lo que está ocurriendo, porque hay un reclamo y preocupación que viene marcando acerca de la realidad social", reseñó Héctor Sauret, titular de la Universidad de Concepción del Uruguay y presidente de la CRUP.


"Este documento de 'cuidar la casa' –sobre lo que versa la encíclica papal–, es un prolijo balance de lo que han intentado hacer los papas en los últimos 50 años, desde Juan XXIII en adelante, con motivo del Concilio Vaticano II. Y precisamente, hay un vínculo de alejamiento y proximidad entre Iglesia y política en el último medio siglo, en torno a esta cuestión del cuidado de nuestro lugar, en el centro de la escena: cuando se produce esta convergencia de la Iglesia y universidad, como formadora de recursos humanos y promotora de investigaciones y desarrollos de la ciencia, se está dando un paso importante de fortalecimiento social, de la toma de conciencia de que el mundo y el país necesitan un cambio. Esta reacción de la comunidad universitaria argentina es un signo de maduración de la diversidad a veces estéril con que se suelen frenar las cosas", planteó, en diálogo con UNO.


La encíclica Laudato Si ha sido de los documentos pontificios con mayor repercusión en el mundo, incluso no cristiano. En él, el histórico enfrentamiento entre ciencia y religión se disuelve, y ambos campos coinciden en el preocupante diagnóstico de la realidad, ya que el Papa asume lo que vienen planteando los científicos: el calentamiento global no es una cuestión de fases o ciclos de la naturaleza, sino que es una causa de la intervención negativa del hombre. El mensaje de la encíclica reúne el nivel del razonamiento y del progreso, con el de la ética, la fe y los valores cristianos.


En el marco de las jornadas desarrolladas durante la semana en el Vaticano, las universidades asumieron el compromiso de desarrollar procesos de investigación, en sus actividades, siguiendo los lineamientos de la encíclica Laudato Si. "La convocatoria del Papa se transforma en un compromiso público que han asumido las instituciones, para poder vincular la ciencia y tecnología, con los problemas climáticos, la degradación que está sufriendo la naturaleza, y fundamentalmente la marginación y la pobreza, que están azotando a nuestra población", opinó Sauret.


Para el referente académico entrerriano, hay una apelación a que las instituciones actúen, y asuman compromisos trascendentales "que parecían demorados".



***
Inundaciones y contaminación




"Hay algunos problemas que se consideran naturales, y no lo son; por ejemplo, si se deteriora la tierra, y si aquello que se podía utilizar ya no se puede hacerlo, como el caso de nuestra provincia, que teniendo las riquezas de los ríos y del agua, esa riqueza se transforma en un riesgo cuando las altas precipitaciones y los riesgos hidráulicos la transforman en inhabitable por estar inundadas. Si eso se toma como hábito, es un problema. Y hay que reaccionar, porque las obras hidráulicas que tienen 100 años, no se ejecutan. Es sabido que se van a inundar ciudades como Concepción del Uruguay, o el delta entrerriano, o los territorios atravesados por el río Gualeguay. Pero ahora cuando ocurren, se extienden por seis o siete meses. Hay un problema de calentamiento global en el mundo, aún cuando el presidente de Estados Unidos no está de acuerdo, y el papa Francisco los denuncia. La República Federal Alemana y China, se ponen de acuerdo para preservar el Acuerdo de París y que hay que trabajar para revertir la causa", citó. Del mismo modo se naturalizan situaciones como la desocupación o la pobreza, acotó.


Algo similar ocurre, planteó, en torno a la contaminación ambiental: "Si usted toma la cuenca del río Uruguay con el tema de la pastera, ya no hay discusión de que hay contaminación: la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) lo informó, tenía razón el Tribunal de La Haya, y también las asambleas de Gualeguaychú, pero ocurre que se contamina el río por acciones de las pasteras, y por acciones de nuestros propios municipios", agregó.


A la par de esa naturalización de distintas problemáticas sociales que se viven en el país, añadió: "Son situaciones que no son ignoradas, sino que son inmodificadas, que es distinto. Por eso el Papa pide actuar, intervenir; es como que existen cosas que el Estado, la sociedad y la universidad toma como datos de que eso no se va a modificar. Y lo que Francisco plantea es 'modifíquelo'. Es una alarma, un llamamiento alarmado en que le dice a la humanidad: ¿Por qué están contaminando, si usted puede no contaminar?".




***
Hambre




Del mismo modo, Sauret se refirió a lo que ocurre con realidades sociales angustiantes, como la pobreza o el hambre. "¿Por qué tiene que ser el doctor Albino el hombre que diga que en Entre Ríos el 35% de los chicos tienen déficit alimentario? ¿Qué se va a hacer?", interpeló.


"El Papa apela a cerrar la brecha entre las cosas que no se conocen, y las que no se resuelven. Es como un llamamiento a la indolencia general de la sociedad, de dos cuestiones críticas como las que estoy describiendo, como un esquema inmodificable. Planificar grandes acuerdos nacionales y regionales, que superen divisiones menores, para crear una fuerza que transforma situaciones que son dramáticas. Se trata –reflexionó– de un estado de actualización del pensamiento, una renovación del pensamiento, pero básicamente aliento a leer desde esta óptica, y actuar".


En ese marco de reflexiones sobre el análisis de distintos documentos y el intercambio de reflexiones y miradas, los referentes académicos –representantes de casi el 80% de la población universitaria nacional– acordaron en una declaración operativa común, encarar un plan de políticas y acciones permanentes. Entre otros detalles, se convino en sesionar trimestralmente en un foro dentro del CIN para desarrollar dentro de las casas de altos estudios tres líneas de trabajo concretas: la oferta de conferencias, la propuesta de diplomaturas y reuniones de investigación. Junto con ello, se pretende avanzar en la modernización de las currículas y programas de estudio, que permitan articular las capacidades de los profesores y alumnos con las problemáticas sociales.


"La representatividad del amplio abanico de universidades le ha dado significación institucional al acuerdo. El llamado del Papa es razonable, y no es un tema religioso. Francisco está tratando de forzar y forjar un cambio en la conducta social de la humanidad: está forjando un acuerdo supraindividual, y forzando a definiciones de los que miran esto como un partido de fútbol, desde la tribuna. A ellos les está diciendo que salgan de la tribuna e ingresen a la cancha.


Carafini (2).JPG
Espacios. La inversión estuvo a cargo del gobierno provincial y del municipio de Diamante.
Espacios. La inversión estuvo a cargo del gobierno provincial y del municipio de Diamante.



***
La Uader habilitó cuatro laboratorios en Diamante



Con el fin de consolidar el desarrollo universitario y la inserción territorial, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) inauguró cuatro nuevos laboratorios en Diamante: tres de esos espacios funcionarán bajo la órbita de la Facultad de Ciencia y Tecnología (FCyT); y el restante en el Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción (CICyTTP), que desde 2016 es administrado en forma tripartita por la casa de estudios, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y el gobierno de Entre Ríos.


Para habilitar las nuevas dependencias, docentes e investigadores estuvieron en la sede de la Facultad de Ciencia y Tecnología, donde quedaron inaugurados los laboratorios de Química, Biología y Acuicultura. Luego, en la otra casa de altos estudios se inauguró el laboratorio de Química Biológica. En ambas ceremonias desarrolladas el viernes estuvieron el rector Aníbal Sattler; el decano de la FCyT, Jorge Noriega; el director del Centro de Investigaciones, Carlos Piña; y la viceintendenta de Diamante, Lelia Recalde.


En la sede Diamante de la Facultad de la Uader se dicta la Tecnicatura en Acuicultura y el ciclo superior de la Licenciatura en Biología. Además de fortalecer la formación académica, los laboratorios abrirán posibilidades para proyectos de investigación y extensión que contribuirán al desarrollo regional y al vínculo de la universidad con la comunidad, remarcó Sattler.


El rector de la Uader subrayó que estas concreciones fueron producto de la articulación de la universidad con el gobierno provincial –que financió la inversión– y con el gobierno municipal de Diamante que encaró las obras, tanto en la gestión anterior (durante el mandato 2011-2015–, como en la actual (desde 2015), que remarcó, fortaleció lo que ya se había iniciado.


"Estos laboratorios, junto a la gran planta de piscicultura a la vera del arroyo Ensenada, que está en construcción, van a potenciar la carrera de Acuicultura de manera definitiva", expresó por su parte el decano Jorge Noriega.



***
Detalles



El laboratorio de Biología cuenta con material de colección animal y vegetal para el trabajo de cátedras que necesiten diferentes ejemplares para realizar descripciones.


En tanto, el de Química cuenta con equipamiento y materiales necesarios para las tareas no solo de las cátedras afines, sino como herramienta para otros laboratorios a la hora de realizar análisis. Y el de Acuicultura es el más específico, ya que cuenta con sistemas de peceras y tanques que permiten variados análisis en distintas especies y plantas.



Comentarios