La Provincia
Lunes 24 de Abril de 2017

El estremecedor relato de una persona que intenta ayudar a la familia de la bebé abusada en Concepción del Uruguay

Días atrás se conoció el caso de la bebé internada en Concepción del Uruguay, con signos de abuso e infectada con sífilis. Una persona que intenta ayudar a la familia de la bebé abusada en Concepción del Uruguay, dio en las redes sociales un estremecedor testimonio sobre el caso.

A continuación, se reproduce la carta que la joven publicó en Facebook recientemente:

"No sé cómo empezar porque aún estoy descolocada. La mayoría de mis contactos se enteraron que hice una colecta para juntar alimentos, colchones, ropa, etc. para unos niños, ellos aun hoy, viven en un ambiente escaso de todo tipo de recursos.

Lamentablemente, a medida que fui llevando todo lo que juntaba para ellos, sus hermanos mayores y la madre fueron vendiendo todo. Sí, yo no alcanzaba a irme que ellos se apropiaban de las cosas que con mucho esfuerzo recolectamos entre todos y las vendían. Todo vendieron, hasta la comida. Viendo estas situaciones de las cuales estaba al tanto porque uno de esos nenes fue a mi casa a contarme, decidí dejar de concurrir porque me ponía mal. Dar todo, brindar ayuda y ¿que hagan esto? De qué servía que siga yendo y rompiéndome la cabeza para solucionarles la vida, hacerles fichas de salud, verificar los carnets de vacunas, hacerles el DNI, darles de comer, hablarles ¿Para qué? ¿Para qué ellos luego vendan todo? No los quiero culpar. Sinceramente no quiero porque son víctimas del rechazo que nosotros les demostramos.

Porque no conocen más que la pobreza, la droga, el desamparo, la desidia. El Estado ausente completamente.

Pasado los meses, y sin darme por vencida decido hacer una nueva colecta, esta vez para un bebé que su madre había abandonado en el hospital. Adivinen. Ese bebé, recién nacido, era el hermano de uno de los nenes que mencioné antes. Por segunda vez, el Estado ausente. Entre el montón de cosas que me enteré de esta familia pude saber que vivían en un ambiente de violencia, adicciones y abuso. ¿Saben cuáles fueron las palabras que uso unos de los nenes jugando? "Cog.. el cu.. como me hace el tío". Sí, eso dijo, con 4 años nada más. No quise seguir escuchando. Nadie hace nada y yo sola no puedo.

El bebé abandonado tuvo la suerte de que sus abuelos paternos se hicieran cargo, y más allá de la humildad con la que viven, no le falta nada, mucho menos amor.

Hoy, hace un rato, leo la noticia de que una beba fue abusada. ¿Quieren saber de dónde venía esa beba? De la misma casa que todos estos nenes. De la misma mierda. Y me siento mal, me siento bien como el orto, porque sigo sin poder hacer nada.

El Consejo Provincial de la Niñez, la Adolescencia y la Familia (Copnaf), que solo salió para decirme que no me meta, que ellos se encargan de esos chicos, ¿dónde está? ¿Dónde está la ayuda? Esos pibes están mal y ni a vos ni a nadie les importa, porque ahora estás leyendo esto cómodo desde tu casa, calentito. Hasta yo estoy escribiendo esto desde mi celular, pero no quiero quedarme sin hacer nada, no quiero dar vuelta la mirada. No estoy pidiendo ayuda para mí.

Estoy pidiendo ayuda por ellos, para que los saquen a todos de esa casa de mierda, porque solo son niños y no se merecen todo esto.

Estoy cansada, me siento culpable, inútil.

Y ojalá no le den la espalda a ellos que son de acá, de tu misma ciudad. Ojalá sientas ganas de hacer algo por ellos, y que así como sentís pena y compartís imágenes de los nenes que están en medio de la guerra, también te apiades de estos pibitos que hoy necesitan de todos".


Fuente: La Voz 90.1

Comentarios