Estacionamiento
Sábado 01 de Julio de 2017

Aumentan las "multas" por mano propia: la modalidad del escrache

Escriben sobre el auto que un conductor deja en la entrada de un garage, sacan fotos y la suben a Internet para expresar el enojo. En Paraná se labran no más de 50 infracciones diarias por estacionar en lugares indebidos

Es la rabia del momento y la impotencia de no encontrar respuestas. El escrache, como modalidad, al parecer le da al conductor en infracción más vergüenza que pagar una boleta. Las redes sociales aparecen como el canal para expresar ese sentimiento de enojo, al no poder entrar o salir de la casa cuando alguien dejó su auto donde no debía. Es una manera de multar por mano propia, a veces roza la violencia, otras viene con humor; lo cierto es que está en aumento.


"Agradecé que no me gusta romper autos", escribió junto a su pareja Carlos Vicentín, lo hizo en una hoja, con fibrón azul. Luego, con cinta de papel la pegó en el auto que alguien había dejado en la entrada del garage. También hubo otros mensajes que pegó en todo el vehículo. Después le sacaron fotos y las subió a Facebook donde escribió con humor: "¡No se metan con nosotros! ¡No estacionen en nuestro garage y nos hagan esperar hasta la madrugada porque somos re bravos! ¡Así de violentos! ¡Qué escarmiento! ¡Se lo intervenimos artísticamente con mensajes poco subliminales! Somos ásperos".


Tres horas tuvieron que esperar en la noche del jueves para poder entrar su vehículo al garage. El posteo de Facebook recibió mensajes de apoyo contundentes.


En los demás carteles pegados en el auto en infracción se pudo leer: "Mañana trabajo", "Aprendé a mirar otra cosa que no sea tu ombligo", "No te importa nada", "Desde las 22.30 estoy esperando para entrar a mi casa", "Muy mal, es garage", "Fijate dónde estacionás" y un "¡Qué flojo che!" que cosechó la admiración en las redes sociales.


Carlos Vicentín, en diálogo con UNO autorizó la publicación de las fotos de su muro y contó: "Fue una cosa que hicimos de la rabia nomás, no teníamos a dónde ir y se nos ocurrió hacer esa intervención para que de alguna forma el conductor pudiera ver que se había equivocado".


Vicentín está al frente de Saltimbanquis, un taller de teatro para niños, jóvenes y adultos muy conocido en la capital provincial. El garage de su casa se encuentra en calle Feliciano al 500 y de por sí es una zona complicada para estacionar, como otras que hay en Paraná.


Autos (2).jpg
<b>Con humor. </b>"Agradecé que no me gusta romper autos", escribió el damnificado entre otras frases.
Con humor. "Agradecé que no me gusta romper autos", escribió el damnificado entre otras frases.



Lejos de un acto violento, Vicentín esperó a la infractora, una chica que al parecer argumentó no haber visto que dejaba su auto en la puerta de un garage. "Le pudo haber pasado, pero bueno, en la próxima quizás lo pueda llegar a ver. A veces los tiempos en que vive uno no son los tiempos de otras personas", dijo Vicentín, y agregó que no es la primera vez que le pasa, pero sí por tanto tiempo. "Conozco gente que por ahí sé quienes son, voy y lo llamo para que corra su auto, pero tres horas no me pasó nunca. La violencia sobre la violencia no soluciona las cosas, lo que pretendíamos era eso; se te ocurren ideas alocadas, pero no tienen sentido y en ese momento de enojo hay que tener sensatez. No queremos una sociedad violenta, incluso la chica nos pidió mil perdones"


No es la primera ves que ocurre un escrache similar en el último tiempo. Uno a principios de junio también logró trascender más allá de las redes sociales. En ese caso sobresalió con un "forro" que quedó pintado con látex blanco en el vehículo de otro paranaense infractor, entre otras frases, ahí sí más violentas. El hecho había ocurrido en calle La Paz, pero entonces, ante la insistencia del damnificado y la demora del infractor, llegaron inspectores que labraron el acta.


La condena en las redes sociales a quien estacionó donde no debía también fue contundente.


Por Internet circulan cientos de escraches similares y hasta videos, con tintes aleccionadores, algunos muy originales y que suman millones de reproducciones.


Dicen los inspectores de Tránsito que en Paraná cada vez son más las multas por estacionar mal. Pero de ser así las actas de infracción no alcanzan para educar a los conductores o los controles concretos están lejos de tener la regularidad necesaria. La resolución de multar por mano propia da cuenta de una ausencia: la de quienes deben dar respuestas, recorrer la ciudad, labrar actas de manera oficial y mejorar las condiciones del tránsito.


Autos (1).jpg
<b>Ausencia</b>. Tres horas estuvo el vehículo en la puerta de un garage que la conductora nunca vio.
Ausencia. Tres horas estuvo el vehículo en la puerta de un garage que la conductora nunca vio.



Con solo recorrer zonas de la ciudad y hasta incluso a muy pocas cuadras del microcentro, no solo hay autos que bloquean la salida de un garage, se los puede ver estacionados sobre los carriles exclusivos de los colectivos, otros que los dejan en zonas no permitidas, están los que tapan sendas peatonales o rampas para sillas de ruedas y hasta quienes los dejan arriba de la vereda como si el espacio público les perteneciera de hecho y de derecho.


Las multas por mal estacionamiento son la mayoría del total de actas labradas por infracciones y representan el 80%. En un aproximado, por mes se hacen 1.500 multas por estacionar donde no se debe, lo que da no más de 50 diarias.



***
Números:


80 es el porcentaje de las multas por mal estacionamiento del total en Paraná.

1.200 es el precio base de una multa por estacionar mal. Pueden superar los 6.000 pesos.

Comentarios