La Provincia
Martes 02 de Agosto de 2016

La accesibilidad al nuevo hospital de Paraná es deficiente

Esperan poder inaugurar la silla mecánica que está al costado de las escaleras. Al ingreso con rampa se llega en auto.

Los ingresos al hospital De La Baxada doctora Teresa Ratto son poco prácticos. A las puertas principales se accede por las enormes escaleras y al secundario, que tiene una rampa, se llega en auto. Los usuarios entran caminando, desde calle Alvarado, buscando una mejor accesibilidad y tienen que transitar una distancia bastante larga. Da la sensación que la rampa fue pensada más para carga y descarga que para las personas.

Una vez adentro del hospital, el ambiente es agradable, sobre todo porque las instalaciones son nuevas y los vidrios dejan pasar la luz del sol que siempre embellece los espacios.
Al parecer falta menos para que inauguren el elevador "salvaescaleras" que hasta ahora estaba envuelto y pegado al tablero que lo controlará.
Al pasar la puerta del ingreso con rampa, hay un puñado de sillas de ruedas disponibles para que las personas que lo necesiten puedan trasladarse por el interior de los pasillos.
En el área de prensa del hospital aseguraron a UNO que están satisfechos porque los resultados de las encuestas, que realizan entre los pacientes que llegan a los consultorios ambulatorios, son muy positivos.
También utilizan como canal de comunicación la cuenta en Facebook Hospital de La Baxada en donde advierten que si los teléfonos dan ocupados, en forma permanente, es "por que la demanda es muy alta".
El edificio que continúa en obra asombra por sus dimensiones. Con optimismo esperan que para fines de este año se complete el proyecto.
Si bien escucharon algunas críticas a los accesos, que son atendibles porque las distancias son muy largas, adentro se multiplican los elogios.
Ana Alem se está recuperando de un ACV en el gimnasio de kinesiología y con ganas posó para el reportero gráfico de UNO.
"Vení sacate una foto conmigo", bromeó Ana con una joven profesional que vestía un ambo azul mangas cortas. "Acá me atienden muy bien y estoy muy cómoda", insistió.
Personas de todas las edades transitan todo el tiempo entre los asientos de la sala de espera. Cuando llega el turno de ser atendidos, el anuncio aparece en las pantallas planas de los televisores y también por un sistema de sonido que merece algunos ajustes.
Una vez que el hospital esté funcionando a pleno, con internación y guardia, sería bueno conocer las responsabilidades de los que pensaron el edificio del hospital que, por ahora, tiene falencias de accesibilidad.


Comentarios