Policiales
Lunes 27 de Julio de 2015

Este lunes comienza un nuevo juicio por la cocina de cocaína hallada en un campo de El Brete

En esta oportunidad será juzgado Claudio Pascual Luna, uno de los imputados y que estuvo prófugo durante casi dos años. En el primer juicio fueron condenados Sterz, Bioletti y Palavecino

Hoy en la sala del Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Paraná se pondrá en marcha el segundo juicio por la cocina de cocaína hallada en un campo de El Brete de la capital entrerriana. Cabe recordar que el laboratorio de drogas se descubrió el 9 de agosto de 2011 tras la caída de una avioneta en el campo muriendo calcinados sus dos ocupantes oriundos de San Guillermo, en Santa Fe. La aeronave se destruyó a unos 200 metros de una tapera donde el personal policial encontró una producción de cocaína. Apenas se conoció el hecho uno de los acusados de regentear el laboratorio, Claudio Pascual Luna, se dio a la fuga y permaneció en esa condición durante dos años. Finalmente, en mayo de 2013, logró ser capturado en la ciudad de Rosario. Justamente es quien será juzgado por producción de estupefacientes y protagonista central del segundo juicio que se extenderá hasta el jueves. En total, por la sala pasarán 32 testigos convocados por el fiscal José Candioti, mientras que las audiencias tendrán lugar en turnos matutinos y vespertinos.

En esta oportunidad, será un tribunal rosarino, conformado Ricardo Vázquez, Otmar Paulucci y Jorge Venegas Echagüe, el que tenga la misión de determinar la responsabilidad de Luna en este caso que mantuvo en vilo a la opinión pública. Esto obedece a que el defensor Mario Franchi recusó a los integrantes del Tribunal Oral Federal  porque intervinieron en el primer juicio. “Luna, al igual que Sterz, era quien participaba de la fabricación de cocaína. Aparte encontraron sus huellas por todos lados”, afirmó en declaraciones a UNO el fiscal Candiotti, quien se desempeñó en el primer debate.

En lo que respecta a la participación de Luna en el funcionamiento de la cocina de cocaína, se debe indicar que se lo señala como ladero de Sterz en el tráfico de estupefacientes. Se lo imputó apenas se inició la investigación del caso, ya que se encontraba en el campo la noche anterior al allanamiento.

Todos condenados

En el primer juicio por esta causa fueron condenadas tres personas en abril de 2013: José Roberto Sterz (de 61 años) autor responsable del delito de Fabricación de estupefacientes, y lo condenaron a la pena de 10 años de prisión y multa de 5.000 pesos. A Vicente Jesús Bioletti (dueño del campo del Acceso Norte donde funcionaba la cocina de cocaína) autor responsable del delito de Facilitación de lugar en el que se llevó a cabo la fabricación de droga, y lo condenaron a seis años de prisión y multa de 1.875 pesos. Por último, declararon a Ramón Ángel Palavecino, el peón del establecimiento rural, al igual que su expatrón, responsable de la Facilitación del lugar, para que Sterz utilice la tapera del campo para fabricar la droga, pero en carácter de partícipe secundario. Por eso le impusieron una pena menor, de tres años de prisión efectiva, y 700 pesos de multa, pero no irá a la cárcel porque ya cumplió ocho meses al inicio del proceso.

Discusión por las penas

Si bien la condena a todos los imputados quedó firme en la instancia de Casación, hace dos meses surgió un  nuevo debate por las penas aplicadas en cada caso. “Casación confirmó la responsabilidad, pero dijo que las penas había que volver a discutirlas. Volví a reiterar mi pedido con las mismas condenas”, describió el fiscal Candioti.

Un millón de pesos

Los 30 kilogramos de cocaína hallados en la tapera del campo de El Brete estirados tenían un valor de 1 millón de pesos. En ese momento, se estimaba que la droga tenía como destino no solo a la capital entrerriana, sino el resto de la provincia  y la vecina Santa Fe. 

Desde la Policía se insistió desde un primer momento que el avión de Morteros -Córdoba- estrellado e incendiado en el campo y sus dos ocupantes fallecidos oriundos de Santa Fe no tenían nada que ver con la banda narco que estaba siendo desbaratada por la fuerza de seguridad. En el primer juicio, algunos de los defensores objetaron críticas hacia el accionar de la Policía,  en particular el abogado de Bioletti, Julio Federik. 

El letrado sospechó del descubrimiento por casualidad de la cocina de cocaína, y de varios procedimientos realizados en el marco de la causa que se inició en agosto de 2011 tras un accidente aéreo. 

Figura clave en el segundo juicio

Claudio Luna, quien estuvo prófugo casi dos años de la Justicia, deberá comparecer ante un tribunal ad-hoc. En el tiempo que permaneció en la clandestinidad habría tenido la protección de narcos de Rosario. Finalmente fue detenido en esa localidad por personal de Gendarmería y puesto a disposición de la Justicia.



Un debate de largo aliento

El fiscal federal José Candioti  será nuevamente protagonista de un nuevo juicio por la fabricación de cocaína. Solicitó que comparezcan 35 testigos, a lo largo de cuatro jornadas, que se estiman se desarrollarán a la mañana y a la tarde. “Se encontraron huellas de Luna por todos lados”, sentenció respecto del imputado. 


Comentarios