La Provincia
Viernes 20 de Noviembre de 2015

El país necesita el doble de los ingenieros que se reciben

Los exdecanos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos, Agustín Carpio, fundador de Puerto Ciencia y César Osella, el actual director del museo interactivo, aseguraron que la industria se volvió dependiente de la ciencia y la tecnología. 

En los primeros archivos de Diario UNO resaltan las noticias que llegan desde la facultad de Bioingeniería. Después de 15 años, los exdecanos Agustín Carpio, fundador de Puerto Ciencia y César Osella, actual director del museo interactivo que se encuentra en bulevar Racedo, recibieron a UNO en la sede de la institución que se encuentra al pie de La Pasarela en la zona del ferrocarril.
“Hacer una mirada retrospectiva es una muy buena constumbre porque es lo que permite orientar el destino. Hacer una evaluación es la única manera que uno tiene para redireccionar las cosas”, soltó Osella para abrir la charla.  



Los comienzos
La facultad de Bioingeniería comenzó en 1985 “se anotaron 300 chicos de entrada y terminaron 10”, recordó Carpio que después asegura que está viviendo un momento increíble. Sorprendido de ver tantos avances  en la ciencia y la tecnología.
Cuando el ingeniero químico Agustín Carpio fue decano, fines de los 90 y principios de la década del 2000 se tomó la decisión de formar recursos humanos, emprendedores.
César Osella, que es ingeniero electricista, reconoció que todavía “faltan ingenieros” en el país y que en Entre Ríos “se nos llevan los chicos en cuarto y quinto año de la carrera”.



El Ministerio
El Gobierno Nacional creó el Ministerio de Ciencia y Tecnología que es “una institución científica, que además de lo instrumental, da una idea de privilegio hacia la Ciencia y Tecnología porque se pueden instrumentar políticas para el desarrollo”, analizó Osella.
Los ingenieros marcaron que “la industria es cada vez más tecnodependiente y ciencitífico dependiente”.
Para analizar lo que sucede en Bioingeniería, muchas veces se miran,  los indicadores de éxito en empresas pero desde “la Facultad lo que buscamos, además de promover el desarrollo emprendedor, es importante formar recursos humanos que puedan seguir desarrollando emprendimientos fuera de la Facultad”.
Si bien en Paraná se formaron unas 14 empresas que son propias del área de la tecnología médica recién hace unos pocos años se está formando al estudiante, para que sea emprendedor, desde la primera materia.“Buscamos cambiar el paradigma. Creemos que tenemos que forma profesionales para que generen nuevos puestos de trabajo y no solo para que ocupen puestos en las empresas. Que se animen a crear sus propias empresas”, reconocieron.

El futuro 
Agustín Carpio explicó como se cambia el paradigma a través de la educación: "Imaginate si arman escuelistas de ciencia como las escuelas de fútbol que hay para niños de tres años. Recién ahí cambiaría la educación del país". 
 

Comentarios