Juicio Político a Chiara Díaz
Domingo 05 de Febrero de 2017

Consideran a la enfermedad de Chiara Díaz como una maniobra para dilatar el juicio político

La defensa del vocal del STJ acusado pidió la suspensión del proceso. Dado que existe un plazo improrrogable para concretarlo, desde el oficialismo estiman que se busca ganar tiempo para lograr la absolución por falta de sentencia.

El abogado defensor de Carlos Chiara Díaz -el vocal del Superior Tribunal de Justicia que está siendo sometido a juicio político- reclama que el proceso se detenga a raíz de la supuesta enfermedad de su defendido. La situación de salud de Chiara Díaz le impediría no solo participar del juicio, que tendrá sus instancias fundamentales desde mañana, sino también mantener una comunicación fluida con su defensor.
La consecuencia de esta situación es que el tiempo transcurrido juega a favor de Chiara Díaz, dado que una de las formas de conclusión del juicio político es que hayan transcurrido los 90 días improrrogables que manda la carta magna provincial. "Vencido el término legal sin que medie un pronunciamiento del Senado, tal omisión crea una presunción, que no admite prueba en contrario, en favor de la inocencia del acusado, quien se reintegrará a la posesión de su cargo, sin que se le pueda oponer los efectos de una condena dictada con posterioridad", dice la Constitución de Entre Ríos. Ese plazo vence durante los primeros días de marzo.
La presentación del abogado Guillermo Brunner ni siquiera llegó a generar dudas entre los senadores oficialistas que conforman la Corte de Justicia que debe decidir sobre el futuro de Chiara Díaz. Entienden que se trata claramente de una maniobra dilatoria.
El certificado presentado por la defensa del magistrado está firmado por una médica del Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires. Allí dice que Chiara Díaz está internado desde el 22 de enero en la Unidad de Terapia Intermedia del nosocomio para ser sometido a estudios urológicos, cardiológicos y neurológicos y que, por lo tanto, está impedido de desplazarse durante 20 o 30 días considerando el tiempo de internación y la correcta rehabilitación.
Observan los senadores que el plazo fijado por la médica se aproxima a la finalización del tiempo para concretar el juicio político, al margen de que puede haber una nueva presentación para extender la suspensión.
Se añade a esto (a los fines de las dudas) que el certificado fue presentado recién el jueves 2 de febrero, el último día hábil previo al inicio de las audiencias centrales del proceso. No se sabe por qué no se informó antes de esta situación, siendo que permanecía internado desde el 22 de enero; ni tampoco queda claro por qué razón los estudios a los que debe ser sometido se realizan en Buenos Aires, si a principios de mes Chiara Díaz estuvo internado en dos clínicas de Paraná, en un contexto que también les genera dudas a los legisladores.
Las internaciones
La presunta razón de dos recientes internaciones que tuvo en dos clínicas de Paraná era la desorientación en tiempo y espacio; algo que claramente parece muy lejano a la imagen que dejó Chiara Díaz en su paso por la Comisión de Juicio Político de Diputados, donde sin la ayuda de ningún escrito expuso su situación y recordó con precisión hechos y datos recientes y también de sus 30 años en la integración del Superior Tribunal de Justicia.
En ese momento la estrategia de Chiara Díaz para afrontar la intención de llevarlo a juicio fue embestir (verbalmente) contra los legisladores y también intentar, o al menos amenazar, con arrastrar al averno del juicio político a algunos otros miembros del Superior Tribunal. A la luz de lo ocurrido, puede sostenerse que la estrategia fracasó.
Claro, cualquiera puede enfermarse. Pero, ¿cuánto tiempo durará esa situación?..
Si algo faltaba para agregar dudas el tema, se puede mencionar lo consignado en los reportes de las dos internaciones referidas más arriba.
La Entrerriana
El martes 6 de enero a las 22 el afiliado del Iosper Carlos Chiara Díaz ingresó al Sanatorio La Entrerriana SA. El primer reporte del Detalle de Internación N° 340254 de la obra social, hecho a las 8.54 de la mañana del 7 de enero indica que el magistrado ingresó a la Unidad de Terapia Intensiva con diagnóstico de Faarv (problema cardiológico). Luego el informe, con fecha 9 de enero, indica textualmente "consulta por cuadro de pre síncope más sudoración" y da cuenta de una serie de estudios e interconsultas que determinaron la prescripición de una dieta baja en sal, o directamente sin ella.
El egreso del paciente se asentó el jueves 8 a las 20.02. El auditor del Iosper aprobó lo hecho el 10 de enero. En el mismo documento consta que el cuadro que presentaba el 7 de enero. "Discutido con su cardiólogo de cabecera" se optó por la estrategia del control de frecuencia cardíaca. "Cuadro ¿confusional?", añade el texto médico sin dar certezas del diagnóstico.
Obviamente esta nota no pretende realizar una evaluación del estado de salud del juez, cuestión para la que solo están habilitados los médicos que lo han atendido. Sí, en cambio, narrar lo ocurrido desde el punto de vista de su relación con el proceso del juicio político. Desde ese punto de vista cabe consignar la conducta seguida por el auditor del Iosper (un profesional de reconocida pertenencia al radicalismo) al momento de controlar la prestación. Según trascendió en la obra social (el caso Chiara Díaz es de dominio público), el auditor requirió informes detallados de las razones de la internación por entender que no se justificaba la utilización de una cama en la Unidad de Terapia Intensiva.
El cierre del informe en el Sanatorio La Entrerriana señala: "No hay medicamentos registrados", ni descartables, ni tomografías axiales, ni anestesistas, ni prótesis, ni prácticas de alto requerimiento.

Modelo
El martes 10 de enero a las 21.26 está registrado para el Iosper el ingreso de Chiara Díaz a la Unidad de Terapia Intensiva de la Clínica Modelo SA con diagnóstico "encefalitis/sme confusional". De acuerdo al seguimiento del Iosper, el magistrado presentaba un voluminoso deposito de ácido úrico en el codo y fiebre, entre las principales datos que surgen de la documentación.
El registro es más extenso que en el del Sanatorio La Enterriana porque están asentadas varias situaciones que revelan discrepancia entre el diagnóstico de la Clínica y el del auditor, siempre sosteniendo la auditoría que la situación era de menor gravedad a lo planteado, lo que explica numerosos rechazos a la solicitud de la clínica para brindar determinadas prestaciones médicas, por caso el uso del respirador o la permanencia en Terapia intensiva. A diferencia de su paso por La Entrerriana, existe en los registros del Iosper un informe sobre medicamentos suministrados al paciente.
En síntesis, trascendió que en ambos casos el auditor habría considerado innecesaria la permanencia del magistrado en Terapia intensiva y que por esa razón no solo formuló cuestionamientos sino que la obra social no autorizó varias prestaciones pretendidas.
Igualmente trascendió que en ambas oportunidades el juez, de 72 años de edad, se habría retirado sin dificultad y sin un tratamiento específico a seguir.
Al inicio de las audiencias de mañana la Corte de Justicia, al tratar las cuestiones preliminares, se dedicará a tratar el planteo del abogado Brunrer. Si bien no se sabe qué resultará de ello, era una opinión bastante generalizada ayer que para garantizar la defensa de Chiara Díaz basta con la presencia de Brunner, ya que la Constitución señala que debe garantizarse la defensa técnica del acusado.
La otra cuestión preliminar a tratar es la decisión de que las preguntas a los testigos sean formuladas por uno solo de los diputados de la comisión acusadora (Diego Lara).

Sobre el quórum
La situación de la enfermedad de Chiara Díaz como supuesto motivo para suspender el juicio político parece dejar en un segundo plano otra discusión de las últimas horas sobre si los senadores de Cambiemos podían utilizar la herramienta de negar el quorum para absolver a Chiara Díaz.
Esto se explica teniendo en cuenta que se requieren al menos dos senadores opositores presentes en el recinto para iniciar la sesión. Luego de iniciada, al oficialismo le bastan los votos propios para condenar al vocal del STJ.
Existen dos formas de concluir el juicio político. La primera es si la Corte de Justicia (el Senado) emite un fallo condenatorio o absolutorio, que disponga la separación del funcionario del cargo o su reintegración; y la segunda es por caducidad, ya que la Constitución Provincial prevé plazos breves, fijos y perentorios. Vencidos los mismos y sin que haya pronunciamiento, el juicio se cae irremediablemente con los efectos de la cosa juzgada material, y trae aparejada la declaración de inocencia del acusado.
Es decir que bastaría con que los senadores de Cambiemos impidan sesionar hasta los primeros días de marzo para que Chiara Díaz sea absuelto.
Si bien la postura del presidente del bloque de Cambiemos es a favor de esa estrategia, no está claro si el resto del bloque la comparte. Claramente la situación se conocerá cuando el Senado intente reunirse para resolver sobre el destino de Chiara Díaz y no esta semana, en la que están previstas las audiencias para presentar las pruebas y los alegatos.
Mientras hay quienes sostienen que el desempeño de los senadores como integrantes de la Corte de Justicia es una carga pública, que queda patentizada por haber prestado un juramento especial para desempeñarse , y que por ende no pueden optar entre asistir o no asistir; otros entienden que retacear el quórum en es una herramienta válida.
"No es una cuestión de función legislativa que voy si quiero a la sesión y si no quiero no voy, porque estamos ante una carga pública de cumplir una función jurisdiccional, así que de ningún modo pueden ausentarse salvo que estén enfermos o por una razón de fuerza mayor, ya que es lo mismo que ser presidente de mesa", explicó el abogado constitucionalista Domingo Rondina, que asesora a los legisladores justicialistas.
"Los senadores desde el momento que juran como jueces para un juicio político están ante una carga pública y no pueden no asistir, ya que se trata de cumplir la función publica de juzgar a un ciudadano que tiene derecho a que si es inocente se lo exculpe y si es culpable, se lo sancione", agregó
En cambio otros legisladores entienden que es ley de derecho consuetudinario (fuente de derecho) en el ámbito político legislativo el uso de la legítima herramienta del quorum que tienen las minorías circunstanciales de los cuerpos legislativos de impedir sanciones y/o decisiones que no comparten o que las consideran inconvenientes o directamente perjudiciales. Las definen como herramientas de última instancia pero válidas desde el punto de vista político estratégico.
En este caso concreto, existiendo una mayoría oficialista, a la minoría opositora que no comparte la sentencia condenatoria, le quedaría el último recurso de no prestar quorum para expresar su disconformidad.
Claro que en ese caso, se impondría la decisión de la minoría; y resulta difícil de entender entonces por qué razón los convencionales constituyentes no establecieron directamente el requisito de los dos tercios para la destitución, en vez de imponerlo como quorum para sesionar.

Comentarios