Secciones
Concordia

Un violento intento de asalto a un rapipago dejó un joven herido y un ladrón detenido

El delincuente y el hijo del comerciante se trenzaron en lucha. El asaltante terminó encerrado en una cabina de teléfono y el muchacho lesionado

Sábado 08 de Junio de 2019

Otra vez la inseguridad golpea en la ciudad de Concordia. Ayer la padecieron un comerciante y su hijo. El jueves dos vendedores ambulantes fueron baleados. Un indicador de lo que sucede es que más del 50% de los homicidios de este año en la provincia sucedieron en ese Departamento.

Ayer alrededor de las 12 se produjo un violento asalto en el rapipago San Bonifacio que está ubicado en Hipólito Yrigoyen y Carriego. Allí, un delincuente encapuchado identificado como Héctor Pelayo, ingresó al local portando una pistola 9 milímetros, la cual tenía 14 proyectiles en el cargador. En ese momento había una mujer en el local que había entrado para hablar por teléfono en una telecabina.

El ladrón trató de tomarla de rehén, pero la clienta zafó y salió corriendo. Justo en ese momento el hijo del dueño del local se le tiró encima y comenzó una lucha que finalizó con el delincuente desarmado, encerrado en la telecabina y el joven golpeado en la cabeza.

El propietario del local contó que mantuvieron encerrado al asaltante hasta que llegó la Policía. “Como ayer no trabajé con el rapipago no tenía dinero de cobranzas. Tenía plata del kiosco, unos 3.000 pesos, la recaudación del día y la verdad que mejor, porque mirá lo que pasó”, dijo el kiosquero, y añadió: “El tipo sabía la hora a la que yo me iba al banco para llevar el dinero”, resaltó.

“El tipo entró encapuchado y con la pistola en la mano y me pidió la plata, pero yo le dije que no tenía. Después dio la vuelta al mostrador y mi hijo se le paró. Cuando le pegó un culatazo, mi hijo se enojó más, se trenzó en lucha y le pudo sacar la pistola. Me caí, me pegué en el brazo y en la espalda”, relató el kiosquero, quien aseguró: “Mi hijo disparó para afuera, para que la gente se diera cuenta y llegaron los vecinos, se armó un despelote en el local y lo metieron en la cabina hasta que llegó la Policía. Por suerte fue rápido. Gracias a Dios, solamente sufrió un culatazo”.

El hijo del propietario del comercio sufrió una importante herida cortante en la cabeza y un golpe en un ojo, pero se encontraba en buen estado.

“En el momento del asalto, había una chica que estaba hablando por teléfono en la cabina, pero cuando empezó la pelea, se pudo escapar del local”, dijo el hombre. Además, comentó que es el primer robo violento que sufre.

Trabajadores baleados

Dos vendedores ambulantes fueron asaltados y atacados a balazos el jueves por la mañana en la zona del barrio Las Colinas, ubicado en adyacencias de la avenida Frondizi y de los bulevares Yuquerí y San Lorenzo, en el ingreso sur a Concordia.

Uno de los hombres, de 38 años y nacionalidad ecuatoriana, recibió un disparo en el tórax. La bala atravesó su cuerpo sin que haya interesado ningún órgano vital, precisó a El Entre Ríos el jefe de Policía de Concordia, comisario inspector José Querencio. La víctima está internada en la Terapia Intensiva del hospital Delicia Concepción Masvernat.

El testimonio del compañero del herido, de 45 años, permitió orientar la investigación. El comisario Querencio confirmó que ya estarían identificados los presuntos autores. Serían dos jóvenes de entre 18 y 20 años. La investigación del caso es conducida por la fiscal Julia Rivoira y se estimaba que ayer se concretaran diligencias que posibiliten el total esclarecimiento del hecho.

Tanto el herido como su compañero se dedican a la venta ambulante de ollas y están alojados en un complejo de cabañas ubicado en Hipólito Yrigoyen al 1500.

En la mañana del jueves, pasadas las 11, se hallaban en calle Ricardo Rojas y Cortada 60. En ese lugar fueron asaltados por dos sujetos armados que se apoderaron de la mercadería que tenían para la venta, dinero en efectivo y celulares, y, no conforme con ello, dispararon a quemarropa.

La rápida intervención de personal policial que llegó al lugar minutos después permitió constatar que uno de los vendedores había sido herido de un disparo en el pecho, por lo que se dispuso su inmediata derivación al hospital Masvernat.

En principio, el herido evoluciona bien, sin riesgo de vida, gracias a que la bala, con orificio de entrada y salida, no dañó ningún órgano vital.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});