Policiales

Pide respuestas a la Justicia para poder ver a su hija

Desde que fue detenido e imputado por la muerte de su esposa, Pablo Actis no ve a su hija. Hace dos semanas quedó en libertad pero la jueza de Familia aún no resolvió la restitución de la nena

Domingo 24 de Agosto de 2014

“La situación es más que urgente. Estamos hablando de una nena que es chiquita, ya perdió a la madre y ahora prácticamente al padre, porque ahora si bien yo estoy libre, de todas formas no la puedo ver”, dijo Pablo Actis. El joven de 23 años hace casi dos meses que no ve a su hija de 1 año y medio. El 3 de julio el juez de Instrucción Mauricio Mayer lo detuvo e imputó por la muerte de su esposa, Agustina Turano, al sospechar que la mujer no se suicidó, sino que él la mató. El mismo día, horas después, la jueza de Familia Victoria Solari le otorgó la tenencia de la niña a los abuelos maternos: el exvocal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Carlos Turano, y su esposa.

El lunes 11 de agosto, Actis recuperó la libertad tras ser procesado por Homicidio calificado, y pidió que le restituyan la tenencia de su hija. Sin embargo, la decisión de la jueza no se dio con la misma celeridad con la que le dieron la guarda a los abuelos maternos: dos semanas después, sigue esperando una respuesta.

Además, el joven y su familia sostienen que la causa por la muerte de Agustina se inició por un error en el accionar de la Justicia, al no realizar la autopsia del cuerpo a tiempo, lo que originó dudas posteriores. Y afirman que luego el juez fue parcial en la valoración de las pruebas. Ahora apelaron el procesamiento y esperan que la Cámara del Crimen revea la situación.

 

Cautelares: tiempos diferentes

“El problema más grave es que a mí me dan la libertad después de estar 40 días en Alcaidía, supuestamente me tendrían que devolver la bebé en seguida, pero hace 15 días que salí y no tengo noticias de nada, no la pudimos ver, ni yo ni nadie de mi familia. Esa es la preocupación”, afirmó Pablo Actis a UNO.

Su madre, María Angélica, dijo al respecto: “La jueza de Familia actuó muy rápido para darle la guarda provisoria a los abuelos maternos, porque ellos decían que Pablo perdía la patria potestad al estar preso, y que la nena quedaba en desamparo, cosa que no era real porque estaba con nosotros, que somos los abuelos paternos. Rapidísimo, en horas, ella determinó que se la demos. Porque había una medida cautelar y se supone que una cautelar tiene que resolverse rápido. Ahora nosotros presentamos una cautelar pidiendo la restitución de la nena al papá, como corresponde, y en lugar de ir rápido, en este caso no. Le corre vista a la otra parte, lo está demorando, y eso a nosotros nos hace pensar que la Justicia no está actuando igual para una parte que para la otra”.

El padre del imputado, Ricardo Actis, sostuvo: “Nosotros estamos viendo que no es imparcial nadie, ni el procesamiento, ni lo posterior de la jueza de Familia”. Y su hijo Pablo agregó: “Además no se están teniendo en cuenta los derechos del niño”. “No se sabe cuál es el estado en que está la nena. No se sabe dónde está ni cómo está”, dijo Ricardo, y su esposa agregó: “La Justicia no es para todos igual, nosotros somos ciudadanos comunes que no tenemos vinculaciones dentro del Poder Judicial. Entonces están poniendo palos en la rueda”.

La familia Actis sostiene que el fundamento utilizado por la jueza Solari en su momento para que la niña conviva con la familia Turano ya no existe al recuperar la libertad el padre: “La causal que ella utilizó para darle la guarda provisoria a los otros abuelos es que Pablo estaba preso y que había perdido la patria potestad y la nena estaba en desamparo. Ahora ya no existe esa causal, no entendemos por qué motivo ella está demorando tanto todo esto y está dándole tantas vueltas al asunto, si actuara de manera justa tendría que haberla restituido inmediatamente”, dijo María Angélica.

“Estamos esperando la respuesta (de la familia Turano) y después la decisión de la jueza. El tema es que me llama la atención que se demoren tanto tiempo con algo que tiene que ser inmediato y sin preguntar a nadie”, sostuvo Pablo, y lamentó: “Sigue la misma jueza con el mismo caso, pero con otras secretarías, entonces eso ayuda a demorarlo. Cuatro o cinco días hábiles más por secretaría, van a pasar dos meses o tres y yo voy a seguir sin la nena”.

Mientras el acusado estuvo preso tampoco los abuelos paternos pudieron ver a la nena, ya que según contaron han ido a visitarla y los Turano no los dejaron verla. Por el contrario, Pablo dijo que su actitud previo a su detención fue distinta: “Teníamos una relación medianamente buena, yo iba a cenar casi todos los días a la casa de ellos, le llevaba la nena, ellos la buscaban, se quedaba a dormir en la casa de ellos una o dos veces a la semana, más que nada para que tenga contacto con las hermanas. Nunca hubo una traba de mi parte”.

 

Los tiempos y las dudas

La hipótesis del juez Mayer y de la Fiscalía para dictar el procesamiento de Pablo Actis es que el domingo 18 de mayo, entre las 12.05 y las 15.05, el joven asesinó a su esposa Agustina Turano y luego montó una escena para simular el suicidio en la casa que alquilaban en calle Maestro Alberdino, del barrio Lomas del Sur de Paraná. Sostienen que primero le dio golpes de puño y patadas, luego la tomó con sus manos del cuello hasta causarle la muerte por asfixia, y finalmente la colgó del cuello con una soga, atada a un sillón y pasada por arriba de un tapial.

El día de la muerte de la joven, el médico de la Policía y el médico forense Luis Molteni revisaron el cuerpo y no advirtieron nada sospechoso en sus informes, y el juez no ordenó una autopsia. Pero una semana después dispuso exhumar el cadáver y practicar el estudio, donde los médicos forenses Luis Moyano y Walter Aguirre determinaron que la muerte de Agustina se produjo por asfixia mecánica por compresión de cuello “incompatible cadavéricamente con etiología suicida”.

Así comenzaron las dudas y una investigación que reunió testimonios, elementos que fueron valorados por el juez para el procesamiento. Situación, que también es cuestionada por la familia Actis: “Procedieron mal desde un principio y después surgió un manto de dudas, si no, no habría dudas. Sin embargo ante la duda de una sola persona caemos un montón, porque están todos los profesionales que fueron el primer día a mi casa, que hicieron las pericias y no se las tiene en cuenta”, dijo Pablo.

Su padre también consideró: “El mismo juez determina que no era necesaria la autopsia porque era evidente que no estaba lastimada ni nada. El médico Molteni dijo que las marcas en el cuello eran hechas en vida, lo que es fundamental”.

Finalmente, Pablo Actis insistió en lo que hoy para él es lo primordial: “Lo más preocupante es la nena, me la sacan porque yo estaba preso, al quedar en libertad eso se revierte, pero no me la devuelven”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario