Secciones
Masacre

Masacre en la cárcel: "Quiero ver a los asesinos de mi hijo"

El debate por el séxtuple homicidio de la cárcel de Victoria fue postergado otra vez. Familiares quieren justicia por la masacre, más temprano que tarde.

Viernes 16 de Abril de 2021

Cansados de las postergaciones y de estar a las vueltas a la espera del inicio del juicio por la peor masacre en la historia criminal de la provincia, los familiares de las víctimas del séxtuple homicidio ocurrido en la cárcel de Victoria piden al Tribunal de Juicio de Gualeguay que el debate se haga de una vez. “Juegan con los sentimientos de uno”, dijo la mamá de uno de los jóvenes asesinados.

El jueves pasado iba a comenzar el juicio contra Kevin Paniagua, Ramón Framulari y Maximiliano Chamorro por el múltiple crimen de Justo Silva, Marcelo Beber, Brian Alarcón, Francisco Coronel, Vladimir Casco y Marcelo Rodríguez, y por el intento de homicidio del único sobreviviente, Emilio Oscar Suárez. Sin embargo, el Tribunal gualeyo (integrado por Dardo Tórtul, Eduardo Cadenas y Darío Crespo y Roberto Cadenas) volvió a suspenderlo. Esta vez, como en otras de las seis postergaciones, el argumento es la pandemia y la falta de condiciones de la sala de audiencias para garantizar el distanciamiento y demás medida sanitarias.

El 7 de junio de 2018, a las 6 de la mañana, los guardiacárceles abrieron las celdas de cada pabellón. Ese momento fue aprovechado por los atacantes quienes estuvieron toda la madrugada planeando y esperando el momento: encendieron un colchón, lo arrojaron adentro de la celda donde dormían las siete víctimas y trabaron por fuera la puerta. Los dos minutos que pasaron hasta que llegaron los penitenciarios a auxiliarlos fueron suficientes para consumar la masacre, con seis asfixiados y calcinados.

La anterior postergación fue la semana anterior, ya que la fecha del juicio estaba fijada para el 8 de abril, pero lo pasaron porque un imputado cambió de abogado defensor y necesitaba tiempo para estudiar la causa. Entonces fijaron el jueves 15, pero dos días antes el Tribunal notificó a las partes la suspensión. Los jueces pidieron al médico forense de la jurisdicción que informe sobre si la sala de los Tribunales locales, ubicada frente a la plaza Constitución, tiene las condiciones necesarias para garantizar las medidas sanitaria por la pandemia. Esto, teniendo en cuenta que se trata de un caso con tres imputados que están presos, y por cada uno debe haber dos custodios (policías o penitenciarios). Además, la mayoría de los testigos también son internos de unidades penales, que también deben ir acompañados por uniformados. Se les suman el fiscal, tres defensores, dos querellantes, los tres jueces y un secretario. Y también los familiares de las víctimas que quieran presenciar el juicio . El informe del médico fue un contundente “no” respecto a las condiciones del lugar.

Además, cabe agregar que si bien algunos podrían seguir el juicio por video conferencia, como sucede en otros debates y audiencias en la provincia (por ejemplo, a los imputados no los sacan de las cárceles), resulta que en los Tribunales de Gualeguay hay una muy mala conexión a internet que impediría implementar tal sistema para juzgar a los acusados por la masacre.

Más allá del contexto sanitario, creen que se deben garantizar las condiciones urgente para realizar el debate, porque no sólo se trata de la peor masacre perpetrada en la provincia, sino que además el hecho reviste una inusitada gravedad institucional: seis personas que estaban bajo custodia del Estado, terminaron muertas.

“Necesitamos el juicio”

José Alberto Casco es el padre de Vladimir, quien desde la ciudad de Victoria en diálogo con UNO dijo: “Estoy a la espera pero nos vamos cansado de tanto esperar y esperar y esperar. El fiscal está más apurado que yo para que se haga Justicia. El tema es que se suspende por la pandemia, que no nos podemos juntar tanta gente. Me tiene preocupado todo esto, voy a esperar unos días más y hablar con mi abogado, porque podría ser virtual el juicio”.

“Yo quisiera conocerlos a los asesinos que me mataron a mi hijo y también a un amigo, Rodríguez, que vivía a unas cuadras de mi casa. Yo comprendo que estamos en una pandemia brava pero habría que hacerlo en otro lugar”, agregó.

La esposa de Casco y madre de la víctima ha sufrido en su salud las consecuencias del asesinato de su hijo, por lo que se encuentra en cama inmovilizada. “Necesitamos el juicio, quiero que se cierre esta etapa”, dijo el padre de la víctima.

Recordando a su hijo, contó: “Había bandeado los dos tercios, en dos o tres meses más ya salía, había estudiado, sacó el segundo año, con buen comportamiento”. En este sentido, cuestionó: “¿A dónde se ha visto que vayan a poner a una persona con antecedentes graves y condenas de 13 o 15 años con muchachos que tenían dos años y nueve meses?”.

También el hombre, como los demás familiares de las víctimas,tienen críticas para el personal penitenciario: “Los guardiacárceles tienen algo de culpa porque tenían la cámara de monitoreo y ¿qué estaban viendo en ese momento de cambio de guardia? ¿dónde estaban ellos? Vi los videos, (los asesinos) van marchando despacito, miran y abren la puerta y le tiran el colchón y les cierran de afuera”.

“Yo no puedo salir con pancartas, porque eso depende de la justicia de Gualeguay. Yo no sé cuándo me voy a ir de este mundo, voy a cumplir 68 años y estoy con todos los dolores, quiero justicia lo más pronto, yo se que va a llegar, a mi hijo no lo voy a recuperar, no hay plata en el mundo que me lo devuelva”, concluyó Casco.

“Es muy injusto”

Para mí es muy injusto porque siempre pasa algo cuando se acerca la fecha del juicio”, lamentó Soledad, la madre de Brian Alarcón, de Paraná, y agregó: “He hablado con el abogado y he expresado mi molestia. También pensamos hacer alguna marcha, pero el juicio se hace en gualeguay y hay que viajar todos los familiares y no estamos todos de acuerdo”.

“Yo siento que no le dan importancia que debería. Más allá que eran internos de un penal eran personas, seres humanos, para mi fue una masacre lo que hicieron y de la forma que lo hicieron. Es la quinta vez que lo vienen suspendiendo, es injusto. Para mí los asesinos no tendrían que gozar de ningún beneficio, ni de tener visita, porque a mi hijo yo nunca más lo voy a ver”, afirmó la mujer.

“Pedí que se haga otro petitorio para que se insista y que no pase otro año más y se haga justicia. No soy una mamá negadora, él estaba preso, cometió sus errores como todos lo hicimos y estaba encerrado pagando por eso. Y estas personas los encierran en una celda y los prenden fuego. Fue una masacre con alevosía, y como mamá me entristece mucho, cada vez que llega la fecha se me remueve todo, tengo que revivir y recordar todo, cómo lo dejaron y cómo lo enterramos. Juegan con los sentimientos de uno”, dijo Soledad.

También cuestionó que al menos el hecho se podría haber intentado evitar: “Me parece que no es una causa menor, porque son personas y deberían haberlos cuidado. Habiendo cámaras, nadie se dio cuenta de nada”, dijo la madre de una de las víctimas.

“Ya no da para más, ahora el 7 de junio van a ser tres años desde que pasó. Quiero cerrar una etapa, que se haga justicia, y que les den cadena perpetua. Que mi hijo pueda descansar en paz porque se hizo justicia. Ni siquiera les dieron oportunidad de defenderse. Por más que no lo tenga más a mi hijo conmigo voy a estar tranquila porque no me quedé quieta. Pero cuando estamos al pasito de llegar para que empiece el juicio siempre se posterga”, cuestionó Soledad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario