Secciones
Causa Narcomunicipio

Hernández: "Esta causa ha manchado el honor del apellido de mi familia"

Durante dos horas y media, el exconcejal procesado afirmó ser inocente, lamentó sus 557 días de encierro y negó financiar el narcotráfico.

Jueves 12 de Diciembre de 2019

Tras 22 jornadas de debate en el juicio de las causas Narcoavioneta y Narcomunicipio, finalizaron las declaraciones y comienzan hoy los alegatos, donde habrá duros pedidos de condenas para los principales acusados. Ayer el exconcejal Pablo Hernández habló por dos horas y media, con tramos de emoción al recordar a su familia y dolor por estar preso, con explicaciones a algunas cosas y preguntas sin las respuestas esperadas por el Tribunal. “Esta es la única oportunidad que tengo para que ustedes me escuchen”, les dijo a los jueces; y afirmó: “Yo ni siquiera fumo, es muy raro que tome alcohol ¿cómo pueden pensar que financié el narcotráfico? Si ni siquiera tengo auto”.

Embed

“Hace 557 días que estoy privado de la libertad injustamente, soy una persona de trabajo, criado con mucho sacrificio por mis padres, y siempre he intentado colaborar con la Justicia. El lunes 4 de junio de 2018 vine a colaborar con la Justicia y me acusaron por una interpretación equivocada. Yo no quiero que el Tribunal y ningún paranaense se queden con la imagen de un hombre esposado. Vengo de una familia trabajadora, mi padre se jubiló en la Policía en el año 80, mi madre, que falleció en 1987, trabajaba en cuatro casas de familia, vengo de una familia de trabajo que nunca hizo nada raro y esta causa ha manchado el honor del apellido de mi familia. Cuento como una herida en el corazón cada día que paso en ese lugar. Me perdí los dos primeros cumpleaños de mi hijo menor. En esta situación, por una mentira despiadada, se ha muerto mi padre, que se demuestre que soy inocente”, lamentó Hernández en el inicio de su indagatoria.

“Mi familia, quienes me conocen, saben que soy inocente. Es desgarrador que me tenga que volver al penal y mi criatura quiera ir a buscar al padre”, agregó.

Luego sintetizó su historia de vida política: “Yo milito en política desde 1996, más de la mitad de mi vida trabajando en política al servicio de los paranaenses. Me invitaron a una jornada solidaria en Puerto Sánchez y ahí vi que lo mío era trabajar por la gente. Desde 1999 empecé a participar en las listas de la UCR y hasta 2015 en todas las elecciones participé en las listas de concejales, muchas veces me tocó perder”.

“Siempre fui elegido por mérito, por sacrificio militante, siempre intentado hacer las cosas bien para que los vecinos me elijan. El día que me tocó llegar en 2015, trabajé incansablemente para que la propuesta de Cambiemos llegara a cada uno de los vecinos de nuestra ciudad”, recordó.

Luego dio ejemplos de lo que padeció “para que escuchen bien el daño que sin querer provocaron”: “Mi padre se tenía que operar de ultima hora y justamente le dieron fecha para ese 4 de junio de la indagatoria, retrasamos dos o tres días la operación, me encuentro con que quedo privado de la libertad, y el 7 de junio tengo que llegar esposado a una clínica”.

Con tramos de llantos, relató también el sepelio de su padre: “Cuando una persona está privada de la libertad se la lleva a última hora, no saben lo que es que una persona inocente tenga que ir a despedir a su padre fugazmente y no tenga tiempo ni siquiera de estar en el dolor con sus seres queridos”.

“No tengo por qué padecer lo que estoy padeciendo y esa herida la voy a llevar por siempre”, dijo Hernández.

“Yo ni siquiera fumo, es muy raro que tome alcohol ¿cómo pueden pensar que financié el narcotráfico si ni siquiera tengo auto, cuando asumimos en la política tenía una casa del IAPV en Colonia Avellaneda. No me vine a enriquecer a la Municipalidad”, aseguró el exconcejal.

“En mi vida jamás le hice daño a nadie, gracias a Dios tuve padres que me guiaron el camino a seguir, me duele que mi padre se haya tenido que ir en la tristeza, no se lo deseo a nadie”, destacó.

“Todos buscaban a Celis”

“¿Cuando lo conoció a Celis?”, le preguntaron, y Hernández recordó: “Lo conocí fines de 2010, es una persona que vivía en mi seccional donde yo hago política, y es la seccional con más barrios pobres, son 15 barrios pobres. Celis se caracterizaba por ser una persona con mucho consenso en el barrio, ayudaba a la gente, y veía que siempre se preocupaba por conseguir trabajo en la verdulería, un techo, siempre regalaba bolsones con alimentos a la gente del volcadero, una persona que nunca pensé que me podía traer un problema con la Justicia”.

“Todo el mundo, todos los políticos lo buscaban a Celis, como Rogel, Kneeteman”,a seguró Hernández.

Acerca de la famosa cena que Celis dijo que financió con mozos y la comida, le preguntaron a Hernández quién la pagó: “Tenía entendido en su momento que el Movimiento Vecinalista del Oeste, con dirigentes del PRO, porque venía una diputada nacional del PRO”.

El imputado mostró fotos de las marchas del MVO en la campaña y dijo: “Caminábamos por la calle sin tener nada que esconder”. Además, exhibió una foto de Luciana Lemos (expareja de Celis) junto a Rosario Romero, Blanca Osuna, Luciana Lemos y Julio Solanas; otra de Sergio Kneetemaan con Celis; otra de una reunión en la seccional, de Celis con Roberto Sabbioni y Atilio Benedetti. Otra de la cena en el club de Avenida Ejército, con Josefina Etienot, Emanuel Gainza y Sabbioni.

“Yo participé como invitado, no sé quién la pagó”, agregó sobre esta cena. La defensa le preguntó a Hernández si alguno de quienes estaban en esa cena le recriminó la participación de Celis en la campaña política de Cambiemos, y el hombre aseguró: “No, jamás, ahí se ve que están contentos y aplaudiendo, tomaron gaseosa y algunas cervezas se tienen que haber tomado”.

Luego refirió:“He recibido adjetivos descalificadores cuando no tengo ninguna relación con el narcotráfico”.

Posteriormente, el acusado fue interrogado por la escucha telefónica que registró su llamado a Celis a raíz de una nota de la revista Análisis sobre el vínculo entre ambos: “Cuando me dicen que había salido en Análisis me molestó y me dio bronca. Santiago Gaitán me dijo que había que averiguar si era así, pero creía que no era así. La publicación decía como que Celis me había puesto a mí en la lista, y yo acabo de describir que milito desde 1995, más de la mitad de mi vida”, dijo.

Financiamiento político

Sobe el supuesto “arreglo” de septiembre de 2017, en el cual Celis dice que recibiría 50.000 pesos por mes del Municipio, Hernández aclaró: “Me enteré en la indagatoria del juez Ríos, nunca me llegó nada”.

En este sentido, le preguntaron en qué consistió el acuerdo político de Cambiemos con Celis durante la campaña electoral. “Con el Movimiento, con los grupos que nombré y muchos dirigentes que nombré, nosotros presentamos el proyecto a Daniel y al Movimiento para solucionarles los problemas del barrio, a los vecinos, a los sin techo, a personas con necesidades alimentarias”, dijo y afirmó: “Nunca hubo un acuerdo de financiamiento, nunca se le pidió a Daniel Celis ni un peso, que el Movimiento organizaba alguna actividad, lo hacían los partidos políticos”.

“¿Cómo se financia la política?”, le preguntó la jueza Lilia Carnero: “Con esfuerzo, militancia…”, respondió Hrnández, pero no pareció suficiente. Entonces le preguntaron por lo que dijo Celis, sobre la entrega de 3.000 bolsones: “Puede haber aportado mercadería porque tenía un autoservicio, lo que quería era que cambie el gobierno, cuando decidió acompañar a Cambiemos en la campaña a Macri, De Ángeli, Kisser, Vittor, los concejales, querían que la ciudad cambie y que se solucionen la cosas del barrio. El Movimiento puso el corazón para que esto cambie”, afirmó.

En cuanto al audio que le envió Griselda Bordeira en el cual le recrimina haber “metido la droga en el partido”, Hernández explicó que la mujer “estaba nerviosa por otra situación”, pero aclaró: “Yo nunca llevé nada al partido” y pidió que se lea su respuesta en esa conversación registrada, en la cual él le afirmó a la exsecretaria municipal: “Mirá,, yo desconocía lo qué pasó y nunca me dijiste nada de Daniel, ni en campaña ni después. Yo no soy nadie para juzgarlo, nunca vi nada raro”.

Dinero y anotaciones

Acerca del dinero que le dio a la expareja de Celis, Luciana Lemos, por lo cual le imputan el financiamiento, Hernández relató que le había dado inicialmente 600 pesos que le pedía para llevar al hijo a Federal para que Celis lo viera en la cárcel, y en otra oportunidad 20.000 pesos para ella y para la actual pareja de Celis y sus hijos.

“Nunca existió droga en la Municipalidad de Paraná, se hicieron allanamientos en el patio, en el despacho del concejal Gainza, en el de Bordeira, en nuestros domicilios, en el terreno del exhipódromo, en todos los lugares y no encontraron cocaína porque nunca existió. Tampoco hubo financiamiento. Lo único es que le di esa plata a una madre desesperada porque no quería tener ningún problema. Era una persona común, la exesposa de Celis. Ella se fue agradecida, nunca imaginé que iba a pasar lo que pasó, nunca imaginé que podía tener una relación con el narcotráfico”, sostuvo.

Hernández cuestionó: “Algunos medios se divirtieron con nosotros y de nuestro mismo ámbito de también”.

Algo no quedaba claro en su declaración, por lo cual la jueza Noemí Berros le preguntó: “¿Cuál es el rédito que sacaba Celis participando como dirigente del MVO del modo que lo hizo tan activamente, hasta con aporte económico? ¿Qué habían acordado?”. Hernández citó una frase de Ccelis durante un reportaje radial en el que le preguntan por su relación con políticos, y él dice que trabaja “para la gente”. Tampoco aclaró nada, entonces le insistieron por los intereses de Celis en la campaña para el futuro gobierno, y dijo: “Yo creo que quería hacerse conocido, mejorar su situación, hacerse importante, que su movimiento crezca. Cuando alguien trabaja en una campaña tiene alguna expectativa. Yo hice el contacto pero a mí nunca me pidió ser funcionario. La expectativa de Celis era si podía ganar el sindicato municipal apoyando a algún dirigente”.

“¿Que un dirigente incida en el sindicato municipal? Que es eso?”, interrogó Berros sorprendida: “Él quería que la lista que avalaba ganara el sindicato. A mí me sorprendió cuando tuvo el problema con la Justicia Provincial porque iba a ganar las elecciones del sindicato municipal”.

Sobre la injerencia de Celis en la Unidad Municipal Nº 2, sostuvo: “Él me dijo ‘todo el mundo sabe que yo manejo la unidad 2’. pero el coordinador era Rivero, y él se metía en todos los lugares donde podía conseguir una solución para los vecinos, creo que nunca cobró un peso. Para mí no la manejaba, todo estaba bajo la órbita de Roberto Sabbioni, que es una persona que controla todo”.

Acerca de su explicación sobre las anotaciones en el cuaderno de Luciana Lemos, con su nombre y el de Varisco, Bordeira y Gainza, dijo: “Es inexplicable, yo nunca compré droga, ni consumí droga”.

Otra prueba que según la imputación lo incrimina es el dinero que recibió de parte de Varisco entre fines de 2018 e inicios de 2019. En un cuaderno hallado en la casa del exintendente se observan tres anotaciones que fueron interpretadas como la entrega de 44.000 pesos a Hernández para la compra de cocaína. El exconcejal argumentó que era dinero para actividades de fin de año y para la caravana y acto que se hizo en Paraná cuando vino Macri el 6 de diciembre de 2017. Pero además dijo que algunas de esas anotaciones no eran efectivamente de dinero que Varisco le haya dado: “Si le pido algo a Varisco, él lo anota; si me lo da, lo vuelve a anotar. Nunca me dio 44.000 pesos, alguna cifra se puede estar sumando dos veces”.

El Tribunal le preguntó cómo podía Varisco aportar tanta plata con un sueldo de alrededor de 50.000 pesos: “Varisco debe tener mucha plata en la casa si no tiene tiempo ni para gastarla”, argumentó Hernández, y agregó: “Ellos tienen propiedades y viven de renta, es una situación muy diferente a la mía”, dijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario