Maniobra delictiva

Filtraron bases de datos para estafas con tarjetas

Hay 25 víctimas de compras con tarjetas que sacaron con sus datos. Hay un imputado por las estafas y buscan a quien facilitó la información bancaria.

Lunes 23 de Mayo de 2022

En las últimas semanas se sucedieron denuncias de personas que encontraron en sus resúmenes de tarjetas de crédito compras que jamás realizaron. La investigación llevada adelante por la División Delitos Económicos y el fiscal Juan Manuel Pereyra, reveló la maniobra con la cual los estafadores realizaban los consumos con tarjetas que sacaban en una financiera virtual a nombre de las víctimas, cuya información bancaria obtenían de una base de datos que podría haber sido extraída del sistema de alguno de los comercios donde los damnificados habían realizado compras anteriormente. Hubo allanamientos el fin de semana en la casa del principal imputado de las estafas, en el barrio Mosconi II de Paraná y en los domicilios a donde llegaban los productos adquiridos.

El jefe de Delitos Económicos, Javier González, contó en diálogo con La Radio de UNO (La Red Paraná 88.7): “Se hicieron algunas medidas judiciales de requisas domiciliarias en el bario Mosconi II, donde se detectaron anomalías en distintas compras. Las empresas de encomiendas enviaban los celulares, electrodomésticos, a estos domicilios”.

Sobre el inicio de la investigación, indicó: “Una persona hace la denuncia, una persona muy cercana al autor que es el ideólogo de este tipo de maniobras. Ella comenta en una de las entrevistas, y luego radica formalmente una denuncia judicial, hace una recopilación de hechos, dice que la persona que conoce usaba contraseñas de terceros y hackeaban correos electrónicos, esto en base a una base de datos de personas que usaban sobre todo la tarjeta Marstercard”.

“Eso lo pudimos corroborar con un allanamiento, donde había tarjetas de personas ajenas al domicilio. El fiscal Pereyra aboca a la División Delitos Económicos para las tareas de investigación y ver dónde llegaban las encomiendas con los productos. Utilizaban una aplicación de tarjetas que se llama Prex, es una tarjeta como la de Ualá, que son entidades virtuales, pero esta tarjeta tenía una particularidad: venían a nombre de las personas allanadas. Fueron seis allanamientos los que se realizaron el fin de semana, y de ahí se secuestraron en el barrio Mosconi II ocho teléfonos celulares”, dijo González.

“Los productos en los allanamientos no se hallaron -lamentó-. Es muy probable que estas personas hayan tenido una dirección y por la base de datos han hecho extensiones de tarjetas para que las encomiendas y los productos llegaran a sus domicilios. Estamos viendo si esta misma persona que está imputada, cuando tenga que declarar en sede judicial, diga dónde fueron derivados realmente”.

Sobre lo que se pudo determinar en la maniobra delictiva, explicó: “Ellos hackearon una base de datos de la tarjeta Mastercard para recopilar y hacer los usuarios y contraseñas de entidades bancarias de esos titulares damnificados. Les surgían las compras y las desconocían. Cada titular de la tarjeta Masteradrd radicaba una denuncia diciendo que desconocían las compra en comercios importantes de electrodomésticos, y eso se concatenaba con esta investigación paralela, donde ese familiar directo del acusado denuncia que estaba haciendo este tipo de maniobras”.

Pero no era solamente a través de esa entidad financiera virtual: “También a través de los bancos hacían extensiones de tarjetas exprés para hacer las compras en nombre de los damnificados y derivados a las direcciones donde fueron allanados y donde supuestamente los productos llegaron en su oportunidad”, informó el comisario.

La pregunta es cómo los estafadores se hicieron de una base de datos con información tan sesnible. González informó cuál es la hipótesis principal en la investigación: “Hay muchos empleados de estas casas de electrodomésticos que manejan un sistema de clientes y obviamente de usuarios de tarjetas. Coincide que los damnificados habían realizado compras anteriormente en esos comercios, con sus tarjetas. Entonces eso nos orienta a tener que pedir informes a esas entidades sobre la base de datos de los cliente, para ver si realmente se ha filtrado algo, si hay algún empleado infiel. Eso se va a ir estableciendo para dilucidar el origen de esa base de datos”.

Por otro lado, la investigación continúa también para localizar el destino de los productos adquiridos, desde celulars hasta heladeras y lavarropas, que pueden haberlos ocultado en otro lugar o revendidos.

“Por eso se sacaron celulares para ver qué tipo de contactos, conversaciones o información que nos pueda servir para ir transparentando un poco más la investigación”, dijo González.

En total hay alrededor de 25 damnificados, hay algunos de otras provincias pero la mayoría son de Paraná.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario