Secciones
Caso Lucas Bentancourt

Desgarradores testimonios en el juicio por el crimen de un hombre

El homicidio que conmovió y movilizó a Gualeguaychú comenzó a ser ventilado en un juicio oral y público

Miércoles 11 de Diciembre de 2019

El homicidio que conmovió y movilizó a Gualeguaychú comenzó a ser ventilado en un juicio oral y público. Se trata del crimen de Lucas Bentancourt, ocurrido el 8 de junio en el barrio 338 viviendas. El imputado es Genaro Gutiérrez, quien apuñaló a la víctima tras una discusión. El joven tenía numerosas causas penales por las cuales la Justicia lo había dejado libre, sin dar intervención a ningún organismo ante la grave problemática de adicciones sufrida por el acusado. Esto provocó severas críticas al sistema judicial.

En la primera jornada del debate, Gutiérrez declaró sin responder preguntas y afirmó que no recuerda nada de lo sucedido porque había estado drogado todo el día. Esta hipótesis había sido planteada momentos antes por el abogado defensor Pablo Di Lollo, en los alegatos de apertura, al manifestar que Gutiérrez sufre de alteraciones de carácter cognitivo y que del día en particular no recuerda absolutamente nada. Incluso le pidió a los jueces que actuaran de forma independiente y que no se dejaran llevar por lo publicado por la prensa escrita, particularmente, según refirió en su crónica el periodista de El Día, Carlos Riera.

El momento más desgarrador de la primera jornada el juicio fueron las declaraciones del padre y dos hermanos de la víctima.

Luis Bentancourt, fue quien le practicó RCP en la escalinata del barrio a su hijo, creyendo que se trataba de una descompensación producto de una gripe que había tenido la semana antes. Nunca creyó que su hijo podía ser víctima de un homicidio hasta que pudo ver la sangre que tenía en su mano. Al abrirle la campera pudo apreciar la herida que tenía en la parte alta de su pecho.

Luego, Francisco, el hermano, dijo que “no había quirófano que lo salvara a Lucas”. Tal como se refirió en los informes de los médicos forenses, la lesión que había recibido había sido letal. “Esa noche fue tremenda, no se la deseo a ningún padre, que un hijo se te muera en los brazos”, relató Luis totalmente quebrado.

Cecilia, la hermana, como trabajadora social conocía la problemática adictiva y delictiva de Genáro Gutiérrez desde que era menor de edad, pero aclaró que nunca le tocó intervenir en su caso, cuando era tratado dentro de un organismo estatal.

La madre de Lucas prefirió ni siquiera presenciar el juicio, y mucho menos contar lo que vivió. “Si mi vieja habla hasta las estatuas lloran”, comentó Francisco a El Día afuera de los Tribunales. Manuela, la otra hermana, que sí presenció el juicio, no declaró porque esa noche fue la última en llegar, ya cuando la Policía había realizado las primeras actuaciones y por eso no era necesaria su palabra.

Un policía de la Comisaría octava detuvo a Gutiérrez en su casa, dijo que el mismo “no estaba alterado”.

Por su parte, el médico Jorge Marañón, que realizó el examen físico al detenido y extrajo las muestras de sangre, afirmó que el joven se encontraba orientado en tiempo y espacio, y que no tenía signos de abuso de sustancias. El juicio continuará hoy con más testigos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario