Policiales

Denunció en la Justicia que una empresa de micros la discrimina

La mujer, que padece problemas visuales, hizo saber que el personal del medio de transporte de pasajeros urbano de Concepción del Uruguay la obligó a bajarse frente a su pequeña hija.

Miércoles 08 de Agosto de 2012

Pablo Bianchi / Redacción de UNO
pbianchi@unoentrerios.com.ar

 

Una mujer denunció la supuesta discriminación realizada por parte de personal de un medio de transporte de pasajeros urbano de Concepción del Uruguay. Sostiene que pese a su evidente problema visual, fue obligada a descender de un colectivo frente a su pequeña hija.

La grave denuncia la realizó Adriana Soledad Aparicio, quien padece severos problemas de visión, muy evidentes, quien vive en el barrio 150 Viviendas, al oeste de La Histórica y que diariamente debe viajar en colectivos hasta el centro de la ciudad para llevar a la escuela a sus dos hijos, razón por la cual se le entregó la credencial (pase libre) que acredita su discapacidad y que es avalada por la Dirección para la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

Soledad señaló que los hechos denunciados ocurrieron el 27 de julio y el 3 de agosto, en el horario de la tarde, los que denunció ante la Oficina de Discapacidad y la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).
 

“Quiero hacer público un caso de discriminación. Soy una persona con discapacidad visual y padezco además serios problemas cardíacos. Por este problema se me otorgó la credencial en la Oficina de Discapacidad, con la cual puedo viajar en micros urbanos gratuitamente y en lugares que deben estar señalados para personas con capacidades diferentes, pero en dos oportunidades choferes de la Línea 4 me negaron este derecho y en una oportunidad me hicieron bajar del colectivo con mi hija de 8 años. Esto me dolió mucho y también le hizo mucho mal a la nena, que tuvo que vivir un momento muy feo”, señaló la mujer, a quien a simple vista se le observa los problemas de salud que padece.

 

Denuncia
Soledad dijo que se le faltó el respeto y aseguró que esto ocurre con alguno de los choferes de la tarde, indicando que durante los turnos de la mañana jamás fue objeto de maltrato o falta de respeto.

La mujer denunció que la peor situación la pasó frente al hospital Urquiza, cuando intentó subir y el conductor le dijo que no la llevaría porque su credencial no era la permitida: “Le expliqué que era la que me dieron y tiene la foto color, con la firma y sello correspondiente. Discutimos y delante de todo el pasaje me hizo descender con mi hija. Fue un momento muy triste para ambas. La gente con discapacidad estamos amparadas por la Ley nacional 25.280 y la Ley provincial 9.891, sancionada en el 2009, donde está todo reglamentado, hasta cómo deben ser las unidades, lo que no se cumple”.

“Presenté la denuncia en la Oficina de Discapacidad y ya mandé la misma a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, pero además pienso seguir esto hasta que llegue a la Justicia y que se tomen medidas”. Aparicio fue clara al destacar que se debe respetar el derecho que asiste a las personas con discapacidades y le molesta que esto se produzca, indicando que no fue la única persona que debió soportar este trato, por lo que espera que alguien responda y que no vuelva a suceder, al tiempo que indicó que se deberían equipar como exige la ley a las unidades, al tiempo que los responsables tendrían que capacitar a sus choferes en este aspecto, argumentando que hasta el momento no tuvo contacto con encargados de la empresa.

“Tienen que comprender que somos personas con serios problemas de salud y que no se nos puede tratar de esta manera”, finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario