Violencia

Allanamientos y tobillera a un adolescente por "tiratiros"

Un joven de 17 años tiene múltiples causas como "tiratiros" en distintos barrios de Paraná. Hubo allanamientos y le colocaron la tobillera.

Lunes 13 de Junio de 2022

Desde hace al menos dos años, el nombre de un adolescente es moneda corriente en la comisaría cuarta de Paraná, así como en las áreas de la Dirección Investigaciones. Lo han denunciado por una gran cantidad de balaceras e intentos de homicidio, tanto en la zona de su barrio, La Palangana, como en otros puntos de la ciudad. En su entorno surge la venta de drogas como trasfondo de los problemas, delito por el cual su madre tiene varias causas. El viernes a la mañana le pusieron tobillera electrónica y al mediodía hubo allanamientos en su vivienda, que está monitoreada las 24 horas con cámaras de seguridad, y la de su madre.

Quienes trabajan en el ámbito penal de niños y adolescentes repiten siempre que detrás de un menor que delinque, hay un adulto que lo incentiva y se beneficia. Así parece ser en la historia por la cual un chico de 17 años acumula una decena de causas judiciales y más denuncias, principalmente por el delito de Abuso de arma, como se menciona a las balaceras, y también por intento de homicidio.

allanamientos adolescente balaceras la palangana.jpg

No se mencionará su nombre para resguardad la identidad de un menor que, en poco tiempo, cumplirá la mayoría de edad.

Su madre ha regenteado la venta de drogas tanto en el barrio La Palangana (lindante a la Escuela Hogar), como en otros como el Maccarone y Concejo. Quien era pareja de la mujer, un joven de poco más de 20 años, también vivía a los tiros en la zona donde quería mandar y terminó asesinado hace un año y medio. Al igual que un yerno de la señora que, cuando estuvo cerca del clan familiar, también protagonizó hechos de violencia, hasta que se separó y alejó.

El adolescente en cuestión se ha criado y ha vivido en ese ambiente de drogas y violencia, con un facilícimo acceso a armas y municiones. El viernes pasado, la División Homicidios allanó su vivienda en el marco de tres causas acumuladas solo en el último mes y medio.

Uno de los hechos ocurrió en el barrio Puerto Viejo. El menor pasaba en una moto reiteradamente por calle Anacleto Medina, cerca de donde estaba un grupo de jóvenes con quienes tenía problemas. En una de esas ocasiones le habrían dicho algo, sacó una pistola y abrió fuego. No hubo heridos, pero algunos balazos impactaron en un auto.

Luego hubo otro episodio en calle Tres de Febrero y Pringles, con la misma modalidad. Pasaban dos personas en la misma moto enduro de alta cilindrada, y el pibe les disparó a tres jóvenes que estaban parados en la esquina. A uno de ellos el proyectil impactó en su hombro.

El tercero ocurrió dos semanas atrás, en el barrio 120 Viviendas, donde también pasó en una moto y efectuó una ráfaga de disparos contra una casa donde vive un muchacho con quien mantiene disputas en la zona de la Escuela Hogar.

LEER MÁS: Domiciliaria para el menor que quiso matar a tiros a otro

Por estas tres causas, el personal de Homicidios allanó su casa, así como la vivienda donde su madre está cumpliendo prisión domiciliaria, en calle General Parera. Se secuestró una moto y otros elementos de interés para la Fiscalía.

En el marco de otras causas por abusos de armas, había infringido las restricciones y prohibiciones judiciales, por lo cual el viernes le colocaron la tobillera electrónica.

La casa del barrio La Palangana está al final de un pasillo donde colocaron varias cámaras de seguridad que están monitoreadas las 24 horas con dos televisores enormes ubicados en el comedor, que funcionan exclusivamente para eso. Esta logística les ha permitido varias veces descartarse de elementos incriminantes (drogas, armas) ya que ven la llegada de los policías y tienen unos 20 segundos de ventaja para arrojar lo que quieran hacia el fondo de la casa, donde está la barranca del Arroyo Culandrillo, repleta de basura.

En poco tiempo, el adolescente cumplirá la mayoría de edad, y deberá afrontar todas las causas penales. A su madre se le vence la domiciliaria y regresará a su barrio.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario