Secciones
Violencia policial

Al sospechar una situación de abuso, policías desfiguraron a un hombre pero era inocente

Efectivos del 911 lo golpearon en su casa de calle Gutiérrez. Fue una gran confusión, que podría derivar en denuncia por apremios ilegales

Jueves 03 de Octubre de 2019

Un hombre fue golpeado por un grupo de policías que pensaron que se encontraba en una situación de abuso sexual de un niño, dentro de su vivienda. Según las medidas de prueba adoptadas en la causa, el hombre era inocente, por lo que la confusión podría derivar en los próximos días en una denuncia por apremios ilegales contra los uniformados.

El episodio sucedió el lunes en una vivienda de calle Gutiérrez, en el barrio San Agustín de la ciudad de Paraná. Según lo que se sostiene en el legajo de la Fiscalía hubo un llamado al 911 de una vecina (cuyo contenido aún no se precisó), con quien el hombre ya ha tenido conflictos de convivencia en la cuadra.

Por esto, una comisión policial arribó en un patrullero hasta el domicilio. Golpearon la puerta y atendió el dueño de casa, a quien los uniformados le solicitaron si podían ingresar.

Según las declaraciones que constan en la causa, el hombre les manifestó que sí, que no había problemas, pero les pidió que esperaran un momento hasta que se cambiara, porque estaba por bañarse.

En ese momento los policías vieron que el hombre estaba solo con una toalla y al mirar hacia el fondo vieron a un niño en el patio, desnudo y con una manguera, jugando con el agua debido a las altas temperaturas que había el lunes a la tarde.

Por esto, intentaron evitar que el hombre se fuera, quisieron agarrarlo y el dueño de casa quiso sacarse las manos de los uniformados de encima, ya que no entendía de qué se trataba la situación. Fue suficiente para que los policías buscaran reducirlo y en esa acción lo golpearon fuertemente en el rostro.

El hombre fue trasladado a la Alcaidía de Tribunales y se informó lo sucedido a la fiscal de la Unidad de Violencia de Género y Abuso Sexual, Fernanda Rufatti. Por el estado en que se encontraba, se dispuso que lo enviaran al hospital San Martín para su atención, ya que se estaba desfigurado producto de la golpiza.

Mientras, la fiscal ordenó una serie de medidas urgentes para investigar si el niño de 4 años era víctima de abuso sexual. Se dio intervención al personal del Copnaf que entrevistó al niño, y no detectó situación alguna que hiciera sospechar la existencia del delito, al igual que las otras intervenciones que indagaron acerca de las sospechas generadas, las cuales arrojaron todas resultados negativos.

Además, la madre del niño fue entrevistada y manifestó que era imposible que el padre tuviera algún gesto relacionado a abusos, por el contrario, que podía dudar de cualquier persona menos de su expareja.

El abogado defensor que designó el hombre para controlar las medidas que se producían, Franco Azziani Cánepa, dijo a UNO: “Producto de eso (por la falta de evidencias) es que el mismo martes a la tarde se le otorgó la libertad sin ningún tipo de restricción ni imputación. De las medidas que se tomaron se pudo cotejar que no hubo ningún hecho delictivo, por eso le otorgaron la libertad. Fue una gran confusión”.

El hombre denunciado espera que esto se aclare incluso públicamente, debido a la situación vergonzosa en la que quedó ante el resto de sus vecinos, incluso en su ámbito laboral.

Acerca de la violencia sufrida en el procedimiento policial, Azziani Cánepa indicó: “Quedó asentado en el expediente los golpes que recibió y que evaluaremos en el devenir de los días las posibilidad de realizar una denuncia formal por apremios ilegales”.

Además, consultado el letrado acerca la acusación que formuló la Policía en el parte de novedades sobre una presunta Resistencia a la autoridad, aseguró: “Es imposible porque voluntariamente les ofreció a los policías ingresar a su domicilio. El problema fue que les pidió tiempo para vestirse”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario