Secciones
Escenario

"Pintó la gula" y "Querido Juan", lo nuevo de La Ventana Ediciones

La Ventana Ediciones incorporó a su catálogo el poemario Pintó la gula, de Natalia Garay; y la novela Querido Juan, de Verónica De Mondesert

Jueves 18 de Noviembre de 2021

La Ventana Ediciones anuncia dos nuevas incorporaciones a su catálogo, el poemario Pintó la gula, de Natalia Garay; y la novela Querido Juan, de Verónica De Mondesert. El primero se presentará este viernes, a las 20, en el Espacio Itinerante La Rubedo (dirección por mensaje privado a través de las redes de la autora); mientras que la novela será presentada el miércoles 24, a las 21, en Casa Boulevard.

Laura Sánchez, quien junto a Gretel Schroeder hace La Ventana Ediciones, habló con Escenario sobre estas novedades editoriales: “El libro de Verónica es una novela de narrativa, una novela epistolar donde en vez de cartas, los protagonistas intercambian mails. El de Natalia es de poesía erótica, y marca un camino en la búsqueda del placer. Entre los textos eróticos se invita a los lectores a recorrer el libro según su propio interés, ya sea linealmente o salteando páginas. Cuenta con ilustraciones de Javier Solari”.

Sobre la manera en que arman el catálogo, destacó que “en general se trata de artistas de la región. Tratamos de dialogar bastante con los autores, hacer un constante ida y vuelta en el proceso de edición, para que el producto tenga una linda calidad estética”.

Los libros pueden conseguirse en preventa a través de las redes sociales de La Ventana Ediciones. Además, la editorial estará presente en la Feria del Libro Paraná Lee en un stand que compartirá con La Periférica Distribuidora (Buenos Aires) y Azogue (Paraná).

natalia garay.jpg
Natalia Garay, la autora de

Natalia Garay, la autora de "Pintó la gula"

Poemas guarros

Natalia Garay, autora de Pintó la gula, explicó que la idea de este poemario surgió después de hacer un ciclo en Casa de la Cultura en 2019 que se llamó El bazar de los besos - Fuego. “Allí hicimos una lectura de poemas y performance con Iván Taylor y Mariana Bolzán, que es mi amiga y con quien habíamos hecho una suerte de histeriqueo, de ida y vuelta con textos de Valeria Flores y Laura Gutiérrez. Me sentí tan cómoda y salió tan lindo que algo quedó resonando. Por eso la elegí a ella para que escriba el prólogo”.

Garay explicó que la mayor parte del texto lo escribió en contexto de pandemia. “Estuve leyendo poemas de Luciana Caamaño, que es una gran inspiradora para mí, ella me había enviado uno de sus poemarios y habíamos hablado de cómo escribía ella sus poemas eróticos. Eso me estimuló mucho para probar hacerlo yo y ahí fue cuando me sentí muy cómoda con lo que estaba logrando. Le empecé a mandar mis primeros poemas a Noe, una amiga, y ella me iba sugiriendo cosas. De repente tenía un montón de poemas reunidos, entonces le hablé a Gretel (Schroeder), porque son poemas eróticos bastante guarros, me sentí muy expuesta, por eso sabía que me sentiría más cómoda con una mujer trabajando en la edición del libro”.

pinto la gula natalia garay.jpg

Con respecto al estilo con el que plasmó estos textos, expresó: “Creo que es un lenguaje que no es tan común en el círculo de la poesía, porque realmente es muy carnal. Acá en Paraná la cosa va aflojando de a poco. Ferny Kosiak, que es como un hermano para mí, también tiene un elemento muy performático a la hora de escribir sus poemas, de romper los moldes, pero con ciertos recaudos; acá yo me fui al carajo. Pero no tengo nada que perder, es lo que yo quiero mostrar, para mí fue una ruptura, como salir del clóset. Yo tengo una manera de escribir bastante intensa, pero nunca hice algo para jugar, son poemas guarros. Creo que todos nos ponemos una camisita linda para ir a trabajar y tenemos cierto comportamiento en público, pero a la hora de coger somos bestiales. Y eso es lo que quería mostrar. El eje es que son poemas lésbicos, tienen muchas cosas que son ciertas, vivencias mías, pero también hay un componente de fantasía”.

Finalmente, destacó el trabajo realizado por su amigo, Javier Solari: “Él me había pintado desnuda una vez con mi gatita, y ese dibujo fue para la tapa. Él es muy expresivo con sus dibujos y siempre son lujuriosos, intensos, llenos de textura; siento que hablan el mismo lenguaje que mis textos; así que lo invité a ilustrarlos”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario