Mundo
Martes 08 de Mayo de 2018

Netanyahu: si una guerra con Irán es inevitable, "cuanto antes, mejor"

El premier israelí dijo que su país está preparado para todos los escenarios. Israel cree que Irán mantiene su programa nuclear en secreto

Jerusalén.- El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, volvió criticar la presencia de Irán en Siria y alertó de un eventual enfrentamiento: "Estamos determinados a bloquear la agresión de Irán contra nosotros, aún si significa un conflicto (militar). Cuanto antes, mejor", declaró antes de iniciar la reunión semanal del gabinete. "No queremos una escalada, pero estamos listos para todos los escenarios", agregó. Israel ha realizado operaciones aéreas en Siria contra instalaciones y personal militar de Irán en semanas recientes. Teme que desde ese país vecino, Irán pueda atacar en forma directa su territorio. Israel ha derribado al menos un drone de Irán que sobrevolaba su espacio aéreo.
Israel ha advertido repetidamente que no tolerará una presencia militar iraní permanente en la vecina Siria. Irán es un aliado clave del presidente sirio Bashar Assad, y proporcionado ayuda militar crucial a sus fuerzas en la guerra civil.
Netanyahu se reunirá este miércoles con el presidente ruso Vladimir Putin, otro aliado de Assad, para "discutir los acontecimientos regionales".
La presencia militar iraní en Siria es desde hace meses una de los principales preocupaciones de Israel. Teherán, a través del grupo libanés Hezbolá, podría abrir un nuevo frente, así como con sus unidades de la Guardia Revolucionaria presentes en Siria. Teherán alega que está en Siria por petición de Assad. Pero Netanyahu acusó ayer a la Guardia Revolucionaria de haber introducido armas modernas en Siria en los últimos meses, como drones de combate, misiles tierra-tierra y un sistema de defensa aérea de construcción iraní, para atacar Israel. Ninguna de esas armas parece jugar algún papel en la guerra civil siria.
Además, Netanyahu busca terminar con el acuerdo nuclear firmado por Irán y la comunidad internacional en 2015, que le impide teóricamente fabricar a Teherán armas nucleares a cambio del levantamiento de sanciones económicas. Netanyahu alega que ese acuerdo no evitará que Irán llegue a construir armas nucleares en pocos años.
La semana pasada Netanyahu presentó miles de documentos secretos de Irán obtenidos por la inteligencia de Israel. La lectura de esos documentos parece probar que Irán busca activamente fabricar al menos cinco armas atómicas. La agencia de control nuclear de la ONU, AIEA, respondió sin embargo que todos esos documentos son de 2009 o fecha anterior, lo que indica que caducaron bajo el acuerdo de 2015. El acuerdo nuclear aún vigente vence en 2025.
Netanyahu apoya a Donald Trump, quien ha criticado frontalmente el acuerdo con Irán y decidirá antes del 12 de mayo si se mantiene vinculado o no al documento. Su secretario de Estado, Mike Pompeo, asegura que ese tratado debe ser reemplazado o dejará de existir. Ayer el primer ministro israelí insistió en que el acuerdo nuclear es extremadamente malo. Con el levantamiento de las sanciones Teherán podrá simultáneamente enriquecerse y enriquecer uranio en grandes cantidades, alertó.
Según Netanyahu, el acuerdo se basa en las "mentiras de Teherán". "Quien diga que no hay nada nuevo en los documentos que mostramos, no ha visto el material", apuntó, advirtiendo que lo enviará a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y de Alemania, que fueron los que firmaron el acuerdo con Irán.
"Un acuerdo que permite a Irán mantener sus conocimientos para fabricar y ocultar armas atómicas es un acuerdo horrible", dijo el mandatario israelí, que considera que el pacto deber ser renegociado o cancelado. "Si no se hace nada con ese acuerdo, en poco tiempo tendremos un Irán con un arsenal nuclear", alertó.

Reacción de Rohani
El presidente iraní, Hassan Rohani, advirtió por su parte a Estados Unidos que sentirá un "remordimiento histórico" si abandona el acuerdo nuclear. El mandatario de Irán insistió en que su país está preparado para todos los escenarios posibles. "Tenemos planes para resistir cualquier decisión de Trump sobre el acuerdo nuclear", afirmó Rohani en un discurso televisado por la cadena estatal. "Se han emitido órdenes a nuestra organización de energía atómica y al sector económico para enfrentar las conspiraciones de Estados Unidos contra nuestro país", agregó Rohani en un mitin en el noreste de Irán. "Estados Unidos comente un error si abandona el acuerdo nuclear", advirtió.
Si Estados Unidos abandona el acuerdo, Irán podría reaccionar también con una salida del pacto. De hacerlo, quedaría desvinculada de sus compromisos y podría volver a enriquecer uranio de forma ilimitada, algo que le permitiría acceder a las armas nucleares.
Pero Rohani dijo que si el acuerdo fracasa, su país no iniciará un programa de armas nucleares, en base a las obligaciones religiosas del islam. "Lo hemos dicho en varias ocasiones y lo decimos de nuevo: no queremos construir armas atómicas", señaló. El presidente es un alto clérigo shiíta. Irán no abandonará y seguirá impulsando "su programa nuclear civil", dijo Rohani, quien centró su atención en los países europeos. "Trump rechazará el acuerdo o, sino lo hace, seguirá saboteándolo", afirmó, por eso para Irán es más importante el hecho de que "los europeos se distancien o no de esa vía" (seguida por Trump)". Gran Bretaña, Francia y Alemania siguen comprometidos con el pacto pero quieren abrir conversaciones sobre el programa de misiles balísticos de Irán, sus actividades nucleares después del 2025 y su rol en las guerras en Siria y Yemen. "No negociaremos con nadie sobre nuestras armas y defensas, y desarrollaremos y almacenaremos tantas armas, instalaciones y misiles como necesitemos", dijo Rohani, reiterando el rechazo iraní a abrir negociaciones sobre su programa de misiles.denuncia. Hace una semana, Netanyahu presentó evidencias sobre los desarrollos nucleares militares de Irán.


Boeing perdería millones si Trump deja el acuerdo nuclear

Desde aviones hasta yacimientos de petróleo, miles de millones de dólares están en juego para corporaciones internacionales en momentos en que el presidente Donald Trump estudia si saca a Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán con las potencias mundiales.
Virtualmente todas las multinacionales tienen operaciones y transacciones bancarias en Estados Unidos, lo que significa que un regreso a las sanciones previas al acuerdo puede perjudicar contratos hechos después del acuerdo de 2015.
Esa amenaza de por sí ha sido suficiente para ahuyentar a firmas como Boeing. "Yo pienso absolutamente que aquellos indecisos no van a lanzarse", dijo Richard Nephew, ex experto en sanciones del Departamento de Estado que trabajó en el acuerdo nuclear y ahora trabaja en la Universidad de Columbia. "Los únicos que lo harán son aquellos que ven un enorme beneficio financiero y no un riesgo en Estados Unidos".
El acuerdo nuclear con Irán levantó las severas sanciones que aislaron a Irán del mercado de petróleo y la banca internacional. A cambio, Teherán limitó el enriquecimiento de uranio, reconfiguró un reactor de agua pesada para que no pudiese producir plutonio y redujo sus existencias de uranio.
Los fabricantes de aviones se apresuraron a remplazar la avejentada flota civil del país.En diciembre de 2016, Airbus firmó un acuerdo con la aerolínea nacional de Irán, IranAir, para venderle 100 aviones por 19.000 millones de dólares. Más adelante, Boeing llegó a un acuerdo con IranAir para venderle 80 aviones por 17.000 millones de dólares, prometiendo entregas a partir de 2017 y hasta 2025. Además firmó un acuerdo con la iraní Aseman Airlines para 30 aviones.Pero Boeing aún no le ha entregado un avión a Irán. El director general de Boeing dijo recientemente que entiende "los riesgos e implicaciones relacionados con el acuerdo aeronáutico con Irán".

Comentarios