Secciones
Miradas

Mariano Werner, el hombre que siempre está

"Ahora sos vos", grita un fanático en el Club de Volantes Entrerrianos mientras le pega al capot del auto de Mariano Werner

Lunes 09 de Noviembre de 2020

“Ahora sos vos”, grita un fanático en el Club de Volantes Entrerrianos mientras le pega al capot del auto de Mariano Werner para advertir y reforzar la definición, imposible de oír por el ruido de los motores en el ingreso al parque cerrado tras la carrera de Paraná del TC. Ese día, el 22 de septiembre de 2019, el Gurí Martínez se retiraba de manera oficial del Turismo Carretera y dejaba vacante el lugar de ídolo de Ford en La Máxima ante una multitud que había llegado de todas partes para ver las últimas vueltas del Supremo.

La arenga del hincha embanderado no hacía más que anunciar que a partir de ese instante el piloto de Paraná se iba a convertir en el sucesor del otro entrerriano. Mariano no estaba en su mejor fin de semana porque tenía muchas expectativas de ganar en su casa para llegar mejor al final. De cualquier modo salió ileso luego de romper el motor en el inicio y terminar sexto en la segunda fecha de la Copa de Oro 2019. Ese año no se dio, pero peleó hasta la última fecha, como siempre. Fue por Agustín Canapino, imparable en aquel momento, pero no le alcanzó.

miradas sebastián gálligo.jpg
Mariano Werner, el hombre que siempre está 

Mariano Werner, el hombre que siempre está

Mariano no resigna ni ayer ni ahora. Empezó el 2020 arrasando en Viedma pero le quitaron el triunfo en la técnica. Se repuso, fue segundo en Neuquén, y luego llegó la pandemia.

La categoría se movió rápido y en medio de la incertidumbre preparó todo para la vuelta. “Claro que soy protagonista y candidato, nos preparamos y trabajamos para eso”, dijo en la Radio de UNO, la semana previa al regreso de la categoría en San Nicolás para la fecha doble. No le esquiva a la responsabilidad y sabe que aquella definición del hincha lo pone en un lugar preponderante. Y regresó como se fue. Protagonista. Pero el auto le jugó una mala pasada y luego de lograr la pole el viernes para ser el “hombre a vencer” en el fin de semana del 12 y 13 de septiembre tras siete meses sin competir, finalmente se tuvo conformar sumar poco.

Otro golpe que lo podía haber dejado sentido. Pero no fue así. Aguerrido, competidor al máximo y decidido a sobreponerse se preparó para la batalla.

Sin margen de error por la distancia de los de arriba y con la presión de que si daba un paso en falso podía quedar afuera de todo, se subió al auto y salió a comerse la pista. Y vaya si lo hizo. El 4 de octubre se subió al podio al quedar tercero en Buenos Aires y dijo acá estoy, nunca me fui. Pero no alcanzaba, debía ganar por los puntos y porque para ser campeón se necesita una carrera. Y bien sabe que significa eso porque en 2010 fue el piloto que más puntos sumó en el campeonato, pero al no ganar una carrera, no se pudo quedar con el ansiado título.

Entonces volvió a San Nicolás el 11 de octubre, un autódromo que lo vio volar un mes antes, pero que también lo hizo temblar por el inconveniente mecánico. Esta vez la alegría fue completa. “Me saqué es peso de encima”, declaró el lunes en La Red Paraná y adelantó que a pesar de tener un auto nuevo iba a seguir con el mismo porque andaba muy bien y no era momento de cambios. Y no se equivocó.

Este fin de semana en La Plata cobró por duplicado y fue el amo y señor de la pista. Ganó las dos carreras y se convirtió en el mejor piloto de la Copa de Oro. A tres fechas para terminar el calendario Mariano Werner arrancará en lo más alto con 24 puntos y con la “chapa de candidato”. Un traje que parece quedarle a medida en 2020, pero que nunca se sacó desde que llegó a la más popular del automovilismo.

Mariano vive así. Al palo, su tiempo vale oro, como en cada ensayo, clasificación o serie. Esa vida frenética que le dio un respiro durante la pandemia donde tuvo tiempo para dedicarle a sus dos hijos y a su familia y hasta confesó que se encargó de la cocina por la noche, privilegio que a menudo no frecuente. Tal vez ese impulso lo haya renovado como así también los pocos huecos que encuentra en las primeras horas de la mañana para hacer gimnasio. Mariano está intacto y más fuerte que nunca para ir en busca de lo que siempre soñó. La primera final será el fin de semana en Buenos Aires. Luego le quedará el 13 de diciembre, tal vez en Neuquén y el 20 de diciembre nuevamente en La Plata. Y si los fierros no fallan está todo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario