Secciones
hoy por hoy

Entre la solidaridad y las miserias

Lunes 23 de Marzo de 2020

La aparición de esta pandemia mundial muestra las distintas conductas humanas en nuestro país. Florecen las mejores expresiones de la solidaridad, como también las de las miserias.

Ya sabemos que por culpa de la viveza criolla nos ven como un gran problema, llenos de inconductas y “picardías” que nos caracterizan a los argentinos.

Con solo decir que choferes de micros que provenían de Brasil fueron capaces de cambiar el cartel de procedencia para no ser sometidos a un control sanitario en una terminal. De allí para abajo somos especialistas en realizar cualquier acción a fin de evitar un operativo. Igual hay gente que es responsable. Pero siempre lo malo aflora en tiempos de crisis.

Uno de los ejemplos de la viveza criolla lo dio Marcelo Tinelli, quien a escondidas en un avión privado se fue al sur a pasar la cuarentena: Esquel fue la ciudad que eligió porque supuestamente ahí tiene una casa de fin de semana. Igual, al ser descubierto, trató de esgrimir una defensa insólita y llena de mentiras.

Un aplauso inmenso y eterno para todo el personal del sistema sanitario, para los integrantes de las fuerzas de seguridad, del Copnaf y todos los anónimos que de una u otra manera dan una mano para ayudar en esta guerra ante un enemigo invisible.

En este marco, se debe cerrar para siempre la tan maldita grieta. Hay especialistas en mantenerla abierta y desean a toda costa hablar de cuestiones ideológicas, partidarias o sesgadas con verdades a medias.

El ejemplo del presidente Alberto Fernández y de la gran mayoría de la dirigencia política del oficialismo como de la oposición debe ser motivo de elogio. Por lo tanto, escuchar hablar a algunos energúmenos de “chetos” que viajaron al exterior, o de “ahora grandes políticas de Estado” en medio de la pandemia es directamente caer en la chiquita.

A los promotores del odio eterno, si les place, les puedo dar una lista de personalidades que ideológicamente forman parte de su proyecto político que se fueron de vacaciones a las arenas brasileñas o del Caribe. No hay que escupir para arriba. Es obvio que en medio de semejante crisis se logró un gran paso: ponernos todos detrás del Presidente, que demostró mesura, autoridad y por sobre todo tener una imagen paternal que lleva a darnos un poco de tranquilidad.

Queda más que claro que ante este primer gran paso se deben dejar de lado y archivar proyectos que dividen a la sociedad. No hay urgencia ni necesidad, ni hoy ni mañana, para debatir iniciativas tales como el aborto o reformas por demás llamativas para lograr el control de un determinado Poder del Estado. Dejar de lado la miopía política para impulsar verdaderas políticas de Estado, debatidas y apoyadas por la gran mayoría de la sociedad.

Esta crisis puede ser el punto de inflexión, porque crisis es cambio, para dejar en la historia el tiempo de la Argentina de los vivos, de las miserias humanas, de la politiquería barata, para empezar el proceso de unidad, de consensos y encuentros.

Ojalá no sea una utopía la de tener una dirigencia que esté a la altura de las circunstancias, que priorice el interés nacional, a los más desprotegidos y que construyan verdaderos caminos de la consolidación de un país con referentes que puedan llegar a ser estadistas.

Sería penoso que se dejara pasar la oportunidad de unir las fuerzas para lo cual se debe respaldar la conducción que permite dialogar y trabajar con personas que no compartan el mismo espacio político. Tal vez sea muy grande la crisis, que sepan que lo que se viene sean tiempos muy duros y dramáticos, dolorosos con situaciones irreversibles, pero más allá de los oportunismos que se den, el camino es ese, el del consenso. Este capital que se está ganando sería imperdonable que se lo dilapide por meras cuestiones electorales o secundarias. Los problemas económicos, los de la pandemia y sociales son tan graves que sería imperdonable que se dejara pasar la oportunidad de tirar todos para el mismo lado para salir adelante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario