Secciones
Hoy por hoy

Alcohol sí, alcohol no, el debate

En Concordia existe una prohibición del expendio de bebidas alcohólicas a toda persona después de las 22 pero los kiosqueros dicen que los perjudica.

Jueves 05 de Marzo de 2020

Y el debate se abrió. En Concordia existe una prohibición del expendio de bebidas alcohólicas a toda persona después de las 22. Recientemente, un grupo de kiosqueros se reunió y mediante un pedido formularon que la ordenanza se revea, con el fin de que se modifique. Los comerciantes coinciden en que la venta a menores de edad no se debe hacer, pero su reclamo pasa para la extensión hasta las 3 aproximadamente.

En su argumento han calificado que atenta contra el servicio que brindan en la comercialización de productos, y algunos han calificado que hasta ven peligrar sus fuentes de trabajo debido a la prohibición que rige.

Los comerciantes han ido más allá y también marcaron un paralelismo con los recientes carnavales que finalizaron en la ciudad. Resulta que allí sí estaba permitida la venta de bebidas y hasta algunos manifestaron que se trataba de una comercialización sin control, ya que hasta menores podían comprar libremente. Incluso los mismos comerciantes se preguntan ¿por qué se va a habilitar dentro de pocos días la Fiesta de San Patricio en la costanera? Hasta se preguntan cómo es posible que en los food trucks ubicados en la zona baja de la costanera también es libre el expendio de bebidas alcohólicas.

Lo cierto es que desde el área municipal acusaron el recibo y manifestaron que la medida será tratada en sesión ordinaria y se va a entrar en discusión respecto a esta modificación planteada. Lo cierto y lo concreto, indicaron, es que la ordenanza hoy rige y está vigente.

El tema parece llevar a un debate mucho más amplio por la connotación que implica. El mismo presidente del Concejo Deliberante, Daniel Cedro, aclaró: “Es un tema que debe ser discutido, que se tiene que abrir a una discusión de la sociedad respecto de cuál es el planteo que queremos para Concordia en cuanto a la venta de alcohol”. Al mismo tiempo trazó un paralelismo con lo sucedido en el verano en Villa Gesell con el crimen de un joven tras la salida de un boliche. “Tenemos que ver los ejemplos de otras ciudades, caso puntual de Villa Gesell, donde hubo un evento desgraciado y se está planteando el tope de los horarios de los boliches y la venta de alcohol. Es un punto de referencia”, contó.

Hasta desde el mismo Centro de Comercio, Industria y Servicios de Concordia se expresaron con respecto a este planteo: “El diálogo y la apertura es el camino para solucionar este y todos los conflictos. Es por ello que solicitamos a las partes, los comerciantes del rubro y los poderes Ejecutivo y Legislativo de nuestra ciudad celeridad, voluntad y acuerdo para finalizar con este problema que parece no encontrar otra salida que no sea la desaparición de varios comercios de la ciudad”.

Creo que el planteo debería ser mayor en función de los horarios de boliches, como también respecto de la venta de bebidas alcohólicas a menores dentro de esos mismos locales nocturnos. En fin, cuidar a nuestros jóvenes. Y en ese rol debería estar la opinión de los padres, como también de especialistas del área de Salud con toda la problemática que acarrea. Y por qué no, como alguna vez se hizo con otros temas que fueron de interés en la ciudad, hacer un sondeo mediante una votación vía on line. Podría servir para enriquecer el debate sobre qué tipo de ciudad se pretende en este ámbito. Pareciera ser que el tema está instaurado, y por lo pronto lo saludable es que ambas partes se escucharán.

Más allá de cualquier discusión sobre los horarios y el permiso de venta todos sabemos que la comercialización de bebidas alcohólicas a menores no se debe realizar. Habría que aprovechar el momento para realizar una campaña para concientizar sobre los daños que provoca en las personas el consumo de bebidas alcohólicas, así logramos entre todos sacar algo positivo a toda esta situación, que por supuesto supera el tema de las ventas.

El alcohol no está mal visto, pero si observamos las estadísticas policiales veremos con claridad que en el 90% de los hechos de violencia las personas que participaron tomaron vino, cerveza o alguna otra bebida.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario