Región

Paraná: Axión y Shell subieron los precios y esperan a YPF

Desde este domingo las petroleras aumentaron en Paraná un 12% el precio de los combustibles. Se espera que la estatal tome el mismo camino

Domingo 08 de Mayo de 2022

Las empresas Axion y Shell incrementaron este domingo los precios de los combustibles entre 10,5 por ciento y 12 por ciento promedio en todo el país. Se trata del tercer incremento que ambas empresas aplican en lo que va del año.

A diferencia de anteriores oportunidades, en las que YPF era la primera en subir los precios y luego era seguida por las compañías, la firma con mayoría accionaria estatal al menos por el momento no modificó los valores de los combustibles, pero se espera que la actualización se ejecute en las próximas horas sin ningún aviso oficial.

De esta forma, los precios de referencia en el caso de Shell son: V-Power nafta pasó a costar 160.2 pesos el litro; la nafta súper, 132.9 pesos ; V-Power diésel, 154.2 pesos; y la Shell Evolu Diesel, 128.2 pesos.

Las petroleras manifiestan que sus precios siguen atrasados, aun con la actualización de mayo. En el sector señalan que todavía falta un 18 por ciento para alcanzar un precio de equilibrio, siempre y cuando el dólar se mantenga en el precio que se encuentra.

No alcanza

En tanto, los Estacioneros Autoconvocados del Centro de la Argentina, advirtieron que el aumento de combustibles, no beneficia al sector.

La agrupación emitió un comunicado donde alertó que los dueños de las expendedoras de combustible independientes, necesitan urgentemente ser asistidos con “bonificaciones móviles” a fin de evitar el estrés durante los, cada vez más comunes, periodos en los cuales los precios de los combustibles líquidos son retrasados a través de acuerdos en los que el sector Estacionero y la Sociedad, no participan.

Los referentes del rubro representados en Estacioneros Autoconvocados, expresaron que contrariamente a lo que se cree, el aumento en el costo de compra y de la venta de los combustibles, definitivamente no beneficia al “sector estacionero”, que es el eslabón más débil de la cadena petrolera.

Recalcaron que hace años que el comercio minorista de combustibles líquidos al público está en crisis, atravesando casi cuatro años de cuotas, cupos y administración de volúmenes, para “control de la oferta”, condenando a la “discrecionalidad arbitraria de la industria del petróleo privado que opera embanderando estaciones en la Argentina”.

Cuestionaron que históricamente la ganancia bruta del expendio, está atada al precio de venta sugerido o publicado por los proveedores que siempre es un “porcentaje “indiscutible e innegociable”, expresaron.

Recordaron que los precios de las naftas se convierten así en una promesa imaginaria que las compañías petroleras han venido practicando ante todas las administraciones del Estado Argentino, “una negociación que se lleva adelante a espaldas del sector Estacionero y de la Sociedad en general”, comentaron.

Detallaron que con excepción del 55% de los totales volcados al consumo, en manos de la compañía YPF S.A, las demás compañías despachan las cantidades que, según sus números les indican como mínimo para mantener la física del negocio, es decir un volumen tal que les permite participar de los beneficios negociados con el gobierno de turno y reiterando conceptos, a escalada de la sociedad.

“Lo apuntado se corrobora con estaciones que expendían en los años 2018, cerca de 6 millones de litros por año y hoy se les asignan cantidades de un 30% de dicha cifra, lo que viene a dar como resultado menos de 200 mil litros por mes, un volumen por debajo del punto de equilibrio económico de estas pymes”, calcularon.

Concluyeron así que el aumento de los precios de las cuatro categorías de combustibles, no actualiza la renta de las estaciones, y por el contrario la hunde.

Basaron la afirmación en los siguientes puntos:

1- Todas las ventas hechas desde hace 20 días para aquí, al momento de ser acreditadas pierden el 11/12 % de su capacidad de compra en términos de capital de trabajo.

2- Igualmente con nuestros clientes que operan en cuentas corrientes.

3- Nuestros Stocks han desaparecido, hoy necesitamos un 11/12 % más de capital líquido para reponerlo.

4- Siguen los cupos con restricciones del 50%, a quien le entregaron 400 mil litros, este mes le suministraron 200 mil.

5- Incrementos salariales del 48% hasta Diciembre de este año, que contrastan con los ingresos de nuestras pymes.

6- Incertidumbre absoluta del futuro desesperanzador para el sector de los estacioneros.

Sintetizaron que este último aumento de precios para las estaciones de servicio solo significa $0,95 por litro, esto es que para quien resulte ser “bendecido” por las petroleras con 200.000 litros de combustible, explicaría una renta extra total de $190.000, lo que equivale al costo de sostener un solo empleado, a lo que calificaron de “migajas en una cadena de valor totalmente subsidiada”. Recordaron que el retraso de ingresos de las estaciones de servicio al 30 de Abril pasado, era de $5,00 por litro.

Informaron que con este formato de aumentos sorpresivos y de niveles porcentuales extremos, las estaciones de servicio perdieron en promedio, el 12% del capital de trabajo, lo que equivale a un quebranto de unos 10.000 litros de combustible, por valor de $1.200.000.

Detallaron que el porcentaje es idéntico en obligaciones a cobrar, cheques, cuentas corrientes, tarjetas de débito y crédito, un importe que inclusive supera al anterior ya que hasta ayer estaban vendiendo a precio anterior, un 12% menor y hoy tienen que reponer stocks con precios el 12% mayor.

Para ser concretos en la tarea de que la sociedad y el Estado interpreten la problemática que deviene de estos aumentos, solo en la red comercial AXION, que tiene un 14% del mercado, los Estacioneros han puesto de su bolsillo la friolera de $ 1.320 milones.

Lamentaron que dicha suma sea esencial para el comercio minorista ya que explica el capital de trabajo, “que llevó 20 años acumular y en 7 días fue transferido a nuestros clientes, porque las empresas petroleras no han reconocido nunca un solo litro de combustible a precio anterior, simplemente han pretendido negar un problema real y concreto que esta vez se presenta en un periodo post pandemia donde las pymes sostuvimos la ilusión del pleno empleo a nuestro cargo con la única pequeña ayuda del Estado, las petroleras no compartieron el subsidio del barril criollo con el último eslabón de la cadena, el que explica el esfuerzo comercial de toda la producción”, sentenciaron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario