Secciones
Tendencia

Ferias sociales para reforzar la economía familiar

Emprendedores locales de Concordia exponen sus productos a buen precio y con capacitaciones permanentes. Las ferias que ayuda a mejorar sus ingresos.

Martes 11 de Mayo de 2021

Con la intención de reforzar la economía familiar y para lograr un mejor sustento un grupo de emprendedores de Concordia se unieron para mejorar su calidad de vida y conseguir nuevas aperturas mediante ferias sociales. Los feriantes se ubican mensualmente, y por espacio de cuatro jornadas –separados en dos semanas diferentes– en distintos espacios públicos de la ciudad para atraer a los vecinos y concurrentes.

La pasada semana estuvieron instalados en plaza Urquiza, mientras que este jueves y viernes será el turno de continuar con la exposición de sus propuestas en plaza 25 de Mayo, donde esperan tener una próspera afluencia de visitantes, ya que se trata de un espacio muy transitado por quienes están en el microcentro.

La Feria Emprendedores Concordia.jpg

Claro está que ante la llegada de la pandemia y tras una prolongada interrupción volvieron a escena nuevamente, pero además de contar con los protocolos de distanciamiento y cuidados personales que todos conocemos a raíz del coronavirus, se debieron adaptar a un grupo reducido de personas, con el objetivo de que no se generen aglomeraciones. No obstante, todos tienen la chance de exponer, solo que en días intercalados, con el objetivo que todos puedan llevar sus productos a las ferias.

Las propuestas van de todo tipo y refuerzan una idea que comenzó hace cinco años y que hoy está más vigente que nunca, hasta con la necesidad de muchas personas de querer sumarse a estas propuestas renovadoras. Desde la entrega de carnet de manipulaciones hasta cursos de capacitación reciben los feriantes, ven en esta salida laboral una oportunidad de generar nuevos vínculos y llegar a nuevos potenciales clientes. En épocas muy difíciles para todos, es meritorio tener un espacio de apertura y así exponer lo suyo.

Feria Emprendedores de Concordia.jpg

Desde tortas, pasteles, rosquillas, panes integrales, pizzas integrales, mermeladas, bolsones de verdura, pasta frola, barritas energética, hasta productos en chocolatería, plantas, productos artesanales de limpieza, fertilizantes, tejidos, artesanías y manualidades, frutas, verduras, pescados, quesos, regalos, dulces y repostería, entre otros son los productos que se pueden ver y adquirir en los distintos stands. De 9 a 19 horas aproximadamente estas personas luchadoras desafían a cualquier inclemencia climática, ya sea haga frío o sea un día agobiante de calor. Claro está que de llover, la feria queda postergada ya que tampoco tendría la concurrencia de los visitantes.

Los stands son atendidos por los propios emprendedores que ofrecen todas las variedades y en muchos de los casos manifiestan que generan un vínculo con sus clientes, que también se comunican personalmente para una venta fuera de los días de feria. Todos coinciden que se trata de una gran ayuda y que sirve para llevar ese “pesito” a la casa en meses complicados, donde muchas personas necesitan de una modalidad de venta con todas las autorizaciones correspondientes.

Inclusive, desde la misma organización se sugiere a los vecinos que se acerquen con bolsa o canasta para colaborar en el cuidado del medio ambiente, evitando el uso de bolsas de nylon desechables. Como así también se recuerda el uso obligatorio de barbijo e higienizarse las manos con alcohol en gel o con agua y jabón al regresar a sus hogares.

Feria Emprendedores Concordia.jpg

Cabe destacar que durante el aislamiento de cuarentena estricta del año pasado desde la organización se montó un canal de comunicación con los compradores, que era a través de las redes sociales para ofrecer sus productos, a precios convenientes y garantizando la calidad con las que son elaborados. La iniciativa de comercialización online permitía a los consumidores conocer los distintos productos y contactar directamente a cada uno de los emprendedores, para coordinar la entrega en el domicilio. No obstante, algunos de los comerciantes consultados por este medio precisaron que no tuvieron la respuesta que habitualmente tienen en el trato cara a cara con el cliente. Es por ello que celebran esta nueva normalidad de tener que acostumbrarse a reforzar los controles para que no haya ningún tipo de eventualidades.

En una recorrida por los feriantes, UNO recogió el testimonio en primera persona de mucha gente que exponen lo suyo y con ello genera sus propios ingresos. En la mayoría coinciden que se trata de una gran ayuda porque se genera el vínculo directo con el cliente y en muchos de los casos los mismos clientes se contactan para futuras ventas.

Mariana Salasmora es desde diciembre del año pasado integrante del staff de vendedoras dentro de la feria. “Vendo tierras de compostaje, productos orgánicos, repelentes invasores para la huerta orgánicos sin químicos, fertilizantes de lombrices californianas, enraizantes, líquidos y sólidos orgánicos que yo hago. También tengo todos los nutrientes para la planta o la tierra, vendo semillas y algunas plantas”, contó.

“Lo mío es como algo innovador, para la gente es como un efecto sorpresa, les gusta, compran. Ahora estoy haciendo una muestra de jabón potásico contra la mosca blanca y trips, la gente le llama la atención. Yo me especializo y hago cursos en el Inta, por lo que tengo mi experiencia directa en la agroecología”, agregó. Mariana valoró que en cada presentación, siempre está el acompañamiento de la gente que se acerca a las exposiciones. “Por suerte no hay un día en que no se venda, todos los días la gente pasa y algo compra. Es algo que a la gente le gusta porque es distinto, inclusive muchas veces hacemos promociones. Muchas veces la gente nos encarga un pedido y nosotros encantados. Incluso la gente te toma los datos para llamarte, es algo súper positivo”, dijo.

La emprendedora indicó que “debido a la pandemia se está con puestos más reducidos, pero la actividad sigue. Quizás a mí no me toque estar la semana que viene y estará otra persona en mi lugar”. Mariana explicó que se trata de una gran ayuda en cuanto a los ingresos que pueda generar en los días de exposición. “En mi caso es poder llegar a fin de mes. Por eso cada vez voy innovando en algo más, todos con recursos naturales hechos por mí. La feria es una ayuda porque podemos trabajar, vender, darnos a conocer y nosotros seguir en vigencia”, declaró.

Por su parte, Deolinda De los Santos llega con sus productos panificados y destaca el acompañamiento también de sus pares. “En mi caso hago panificados de pastas, a la feria vengo a vender eso. Hace años que estamos en ferias. Estamos variando en los lugares. El pasado fin de semana estuvimos en plaza Urquiza y este jueves y viernes vamos a estar en plaza 25 de Mayo. Después vamos a esperar el nuevo cronograma que se nos habilita desde el municipio”, indicó.

“Yo hace cinco años que estoy participando, ayuda muchísimo las ferias. En el momento que estamos pasando cuidamos y respetamos todos los protocolos. Es un medio de vida para nosotros. La gente viene, compra, pregunta dónde vamos a estar el próximo mes”, expresó.

A su vez, Maria Sarmiento es una de las feriantes que empezó desde hace muchos años en esta actividad y sobre su rol en las exposiciones expresó: “Yo hace cuatro años que estoy en la feria. Hay una chica que empezó hoy. Mi emprendimiento se llama todo caserito, todo lo hago en mi casa. De lo que vendemos acá es lo que llevamos a nuestras casas para mantener a nuestras familias. El año pasado lo sentimos bastante ya que prácticamente hubo muy pocas ferias por la pandemia”.

Al mismo tiempo contó que ellas también reciben capacitaciones por parte de las autoridades competentes. “Hacemos dos encuentros al mes, son cuatro días en total. Esta semana vamos a estar en la plaza 25 de Mayo. Inclusive nosotros tenemos un carnet de manipuladores por lo que estamos autorizados. Los feriantes que manipulamos comida sí o sí debemos tenerlo, tiene el aval de la provincia. Nos hacen hacer cursos, tener toda la capacitación para poder trabajar”, declaró.

Por ejemplo, uno de los compradores que se encontraba en plaza Urquiza manifestó: “Se siente muy a gusto venir a las ferias. Me parece una buena oportunidad no solo para mí de comprar lo que a uno le hace falta a precios baratos y muchas veces más convenientes de ir a un comercio, sino que también porque le estamos dando una mano. Hay gente capaz que se quedó sin trabajo el año pasado por todo este tema –de la pandemia– y con estas ferias que se organizan generan algún que otro ingreso que siempre es bueno. Yo antes no venía, pero ahora, cada vez que escucho dónde van a estar me doy una vuelta porque hacen cosas muy lindas”, precisó Juan Carlos que era acompañado por su mujer y también recordaba de manera orgullosa: “Ahora que ya me pusieron las dos vacunas –contra el Covid-19– a uno le da un poquito más de tranquilidad, aunque igualmente nos seguimos cuidando con mi mujer porque venimos zafando de lo lindo ja”.

Otra de las emprendedoras locales que también ofrecía sus productos al público era Juana que tenía distintas manualidades hechas por ella misma y que incluso las confeccionaba en el lugar de acuerdo al pedido. “Se trata de una ayuda fundamental. En mi caso tengo a mis hijos que también me dan una mano y con esto nos posibilita a contar con un ingreso más, además del trabajo que yo tengo. Pero con un solo ingreso no se puede vivir por lo que este tipo de ferias es muy valorado”, indicó.

Al mismo tiempo resaltó que muchas veces se genera un vínculo con los clientes. “Tuve la oportunidad de vender mis productos a muchas personas y también me dieron la posibilidad de realizar algunos trabajos más. Por ejemplo, el cumpleaños de una de las hijas, me encargué de la decoración. Por lo que siempre es una oportunidad distinta la que se presenta. A veces hay que aguantarse el frío, como hoy por ejemplo, pero vale la pena al final del día. Sin dudas es una gran ayuda que tenemos. Además, entre los mismos feriantes ya creamos un vínculo y nos ayudamos unos a otros, se arma una gran familia”, finalizó.

“Estamos trabajando en algunos proyectos, buscando financiamiento”

Alba Ponce es la directora de Economía Social de la Municipalidad, se refiere a la Feria de productores y emprendedores locales y sobre ello contó: “Cuando nos habilitaron prudentemente cuidándonos, hicimos un itinerario de ferias. También estamos trabajando en algunos proyectos, buscando financiamiento porque esta pandemia a muchos de los emprendedores los dejó con poca capacidad de producción, por lo que vemos con qué herramientas ellos puedan volver a tener un stock para poder estar más tiempos feriando, ya que muchas veces se le termina la producción que preparan y se tienen que ir”.

La encargada de resguardar que todos tengan su espacio para feriar y que puedan contribuir a una mejor calidad de vida, manifestó: “Las primeras ferias fueron un poco complicadas porque la gente no salía, estaba asustada. Hay que estar con el distanciamiento, con el tapabocas, el alcohol en gel, con ese cuidado ya es un resguardo importante. Los chicos en la feria tienen su separación con nylon, hay un emprendedor por puesto, se cumple con el distanciamiento. Se lo recalcamos, hasta ahora en la feria no tuvimos ningún caso de coronavirus y mucho tiene que ver con el cuidado personal que tenemos”.

Respecto a la próxima feria que tendrá su destino en plaza 25 de Mayo indicó: “Está arraigado a eso de que la gente pasa por el centro y transita la plaza. La plaza 25 siempre es un punto muy estratégico. De todas maneras en los otros lugares también le ha ido muy bien. Por ejemplo hay emprendedores que se han ubicado en lugares de venta, como en la plaza 1ª Junta, donde venden muy bien. También queremos descentralizar y que llegue a otros puntos de la ciudad”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario