La Provincia
Martes 03 de Julio de 2018

Cada vez más edificios prescinden de los encargados para reducir expensas

Para evitar pagar sueldos y cargas sociales, los consorcios tienden a reemplazar una figura ya clásica por un servicio de limpieza tercerizado

Para economizar los costos fijos, en los últimos años los consorcios de edificios comenzaron a adoptar una serie de medidas. Y una de las primeras a que echaron mano para reducir el valor de las expensas fue dejar de contar con un encargado.
Al habilitar las nuevas construcciones muchas de estas administraciones optaron por prescindir de esta figura, y reemplazar sus servicios por el del personal de alguna agencia de limpieza contratada a tiempo parcial.
Lo mismo ocurrió en muchos casos en los que los encargados se jubilaron y el lugar quedó vacante. De este modo, al deshacerse de una figura que durante años se constituyó casi como un referente clásico para quienes viven en departamentos, evitan pagar un sueldo de jornada completa y las cargas sociales correspondientes. La tendencia crece y preocupa a quienes se desempeñan en esta actividad, que está regulada por la Convención Colectiva de los Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal 378/04 y por la ley 12.981, donde están detallados los deberes, obligaciones y beneficios por los que están regidos.
En Paraná hay unos 245 encargados de edificios afiliados al Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Rentas y Horizontal (Suterh), pero se calcula que el número de los trabajadores del sector asciende la doble. Hugo Ortega, el secretario general de la filial de Suterh en Entre Ríos, alertó sobre el avance de la precarización laboral que se da en el sector y aseguró a UNO: "No es que están desapareciendo los encargados de edificios. En Paraná se ha mantenido más o menos la cantidad, pero lo que está pasando es que se enmascara este rol, como lo hacen las empresas de limpieza, que se ven cada vez más. En muchos casos a quienes prestan este servicio los hacen figurar como trabajadores de tiempo parcial y entendemos que no es lo que corresponde, porque si una persona está desarrollando las tareas continuamente o todos los días es un trabajador con relación de dependencia y tendría que regirse por nuestro Convenio".
El dirigente sostuvo que es una problemática que se viene suscitando a nivel país y profundizó: "También pasa algo similar con la figura del monotributo: los hacen inscribir para no pagarles cargas sociales y es un fraude laboral, y con esto lo que están haciendo justamente es precarizar el trabajo que desarrollamos los encargados de los edificios".
También la informalidad es una cuestión que los inquieta y explicó: "Hay muchos edificios que se construyeron en los últimos años bajo la figura del consorcio, entonces hay encargados que pertenecen a la construcción y pasa mucho tiempo hasta que se lo inscribe con el cargo y la categoría que corresponde. Mientras tanto los tienen trabajando en negro, en horarios que a veces nos son ajenos para hacer una inspección o que saben que los inspectores no andan, todo para pagarles menos y precarizarlos, sin ningún beneficio para esos trabajadores".
Bajar costos
Un encargado de edificio cobra un salario de acuerdo a su categoría, definida, entre otras cuestiones, por la cantidad de departamentos que hay en el inmueble donde trabaja. Según la escala salarial que se definió en abril de este año, un encargado permanente con vivienda de 1ª categoría percibe un sueldo básico de 18.882 pesos; uno de 2° categoría 18.095 pesos; alguien enmarcado en la 3° categoría recibe 17.308 pesos y uno de 4° categoría 15.735 pesos. En tanto, para un encargado permanente sin vivienda el salario básico suma un poco más de 3.000 pesos en cada caso.
Si bien hay quienes afirman que el sueldo de un encargado puede llegar a componer el 70% del valor de las expensas, sobre todo en los casos en que este lleva años trabajando en un lugar y con la antigüedad y otros conceptos hace una diferencia, Ortega relativizó este dato y aclaró: "El sueldo incide como todos los demás gastos en el resumen de las expensas. Quizás un encargado con más años gana un poco más, pero si consideramos lo que ganamos en la actualidad, no son grandes sueldos".
Por otra parte, manifestó su inquietud porque se tiende a economizar reduciendo las fuentes de trabajo y retrocediendo en materia de derechos: "A los chicos de limpieza con los que se pretende reemplazar la labor de un encargado no se los suele encuadrar bajo el Convenio de Encargados de Edificios, sino que los hacen inscribir como monotributistas o a algunos los tienen registrados como maestranza de comercio, cuando no es la categoría que les corresponde. Trabajan dos o tres horas en cada edificio y el sueldo que les pagan por supuesto que es bajísimo".
En este marco, advirtió: "Los beneficios que tienen también son muy pocos y con lo que cobran a veces ni les alcanza para empadronarse en una obra social. Pero lo que está pasando en este momento es que por lo general ante la necesidad o la falta de trabajo los chicos y las chicas agarran la tarea, por más baja que sea la remuneración".

Funciones
"Si uno les pregunta a los consorcistas si prefiere tener un encargado o no, va a decir que sí, pero lo que está influyendo mucho es la falta de dinero, y muchos han optado prescindir de él, no con satisfacción ni con ganas de cambiar y sumarse a esta tendencia", opinó Ortega. En este sentido, analizó: "Quienes venimos trabajando hace tiempo en consorcios no entendemos cómo hacen en un edificio que se maneja sin encargado, ya que la ayuda que brinda en el consorcio e incluso a los mismos vecinos que tienen un problema en su hogar es muy importante".
"Un encargado no es alguien que se ocupa de barrer y limpiar nada más, hay un montón de cosas de tareas que hacemos y que el contratista sabe que cuenta con eso. Hay personas mayores que no quieren tocar nada y nos piden ayuda para arreglar una canilla y lo hacemos, por ejemplo", subrayó el dirigente.
Otro punto que destacó es el de la seguridad: "Siempre velamos por un montón de cosas que no se tienen en cuenta, por la seguridad de los vecinos y del edificio en sí. Y en esto de tratar de reemplazarnos, como se da a veces para abaratar costos, no se ve la otra parte, como la seguridad, que no es un tema menor y debería priorizarse con los problemas que se ven hoy en día; porque al buscar una empresa de limpieza en un edificio, y lo sé por experiencia propia, hoy viene una persona con la llave, mañana mandan a otra", concluyó.

Comentarios