Secciones
Hoy por hoy #Miradas

Un derecho por conquistar

Hoy será un día histórico para la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, porque se presentará por octava vez el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, en coincidencia con la conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Y no es una razón menor.

Martes 28 de Mayo de 2019

El debate por la legalización del aborto volverá a estar en la agenda pública después de mucho tiempo. Todavía resuenan los ecos de la movilización social a favor y en contra que el tema generó en la sociedad el año pasado, con cientos de miles de argentinos y argentinas en las calles esperando la suerte de un proyecto de ley que no pasó el filtro de la Cámara de Senadores. No fue en vano todo aquel movimiento que incluyó no solo a las mujeres, sino a una amplia diversidad de colectivos, generando una verdadera conciencia en relación a un tema que era tabú: todavía miles de mujeres siguen sumidas en la más extrema vulneración. Las mismas que no quieren seguir muriéndose por un aborto clandestino, las que piden tener libertad para decidir sobre sus vidas, sus cuerpos, mientras el Estado sigue ausente, y ese es un claro modo de ejercer violencia. Esas son tan solo algunas de las problemáticas comunes a un espacio que también hizo suyas las demandas de otras identidades, que siguen levantando la bandera en favor de nuevos derechos sin renunciar a los ya conquistados.

Mientras todo el circuito mediático y la información que en él circula se interesa solamente por la fórmula Fernández-Fernández y qué va a pasar con el armado de Cambiemos, la campaña también deja el resquicio para que se pueda hablar de otros temas. Hoy será un día histórico para la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, porque se presentará por octava vez el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, en coincidencia con la conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Y no es una razón menor.

El nuevo proyecto, consensuado por un amplio entramado de organizaciones, contiene 20 artículos y algunas modificaciones sustanciales respecto del que fuera rechazado en 2018. En su artículo 1˚ la iniciativa sostiene que "toda mujer u otras identidades con capacidad de gestar tienen derecho a decidir voluntariamente y acceder a la interrupción de su embarazo hasta las catorce semanas, inclusive, del proceso gestacional". Más allá de ese plazo, "si el embarazo fuera producto de una violación o cuando corre riesgo la vida o la salud de la mujer".

En esta oportunidad la presentación volverá a contar con el apoyo transversal de todo el arco político, aunque su tratamiento dependerá en gran medida de la voluntad y de los tiempos legislativos, en un año marcado por la agenda electoral que, quizás, signifique un obstáculo para la reapertura de la discusión.
El texto que se elaboró en base a un intenso debate y que se aprobó en un plenario realizado en Córdoba, incorpora como novedad modificaciones al Código Penal. La diferencia radica en que ahora se legisla sobre esta materia, y en uno de sus artículos se fijan penas que van de tres meses a un año e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena a la autoridad de un establecimiento de salud, profesional o personal de salud que "dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare a practicar un aborto en los casos legalmente autorizados".

Otras de las novedades es que se eliminó la causal "de malformaciones graves incompatibles con la vida", atento a los cuestionamientos de organizaciones que trabajan sobre derechos de las personas con discapacidad y se dejó en manos de los legisladores la discusión sobre esa cuestión. También se dejó afuera la objeción de conciencia y la punibilidad de las personas que acompañan la voluntad de las mujeres que deciden llevan adelante un aborto.

El proyecto, además, establece que se debe garantizar la práctica del IVE dentro de los cinco días de su requerimiento y que no es necesaria una autorización judicial previa. También se contempló la incorporación de "asesorías" para obtener "información sobre el procedimiento que se llevará a cabo y los cuidados posteriores necesarios", como así también se consignó que debe estar cubierta la práctica en hospitales, obras sociales y prepagas.

Se trata de derechos todavía a conquistar, como lo fueron la Ley de Fertilización Asistida, de Salud Sexual y Reproductiva, entre otras, que en definitiva es el derecho a ser libre para decidir sobre el cuerpo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario