Secciones
Hoy por Hoy

Triste, muy triste todo

Martes 01 de Octubre de 2019

Triste. Así se define la noticia en torno a la agresión al intendente Sergio Varisco. Cuando parecía que la calidad institucional de la ciudad había tocado fondo, la realidad probó que, al menos, podía suceder un episodio más para seguir hundiéndola.

En cualquier caso la violencia es injustificada y no valen los intentos, en particular los que se hacen desde las redes sociales, por cambiar el orden de las cosas. A un hombre le pegaron entre tres y los supuestos agresores, detenidos un par de horas después del hecho, deberán rendir cuentas de sus actos ante la Justicia. Que la tensión social es notable tampoco resiste discusiones. Nada más ayer el Indec informó que en Paraná unas 100.000 personas están sumergidas en la pobreza. Mantener la calma puede ser una misión imposible para aquellos envueltos en la angustia de la injusticia social. Empero, ninguna de tales estadísticas podrán ser utilizadas para morigerar o justificar el impacto que representa la agresión física al jefe del municipio, primera institución política del Estado.

Varisco, además, fue víctima de una acción cobarde: a sus 59 años fue abordado de repente por dos hombres y una mujer mucho menores que lo increparon, empujaron y golpearon. Ahora enfrentarán cargos por coacción agravada. En el afán de trazar especulaciones, y no más que eso, se impone precisar que le puede pasar a cualquiera con posición de tomar decisiones sobre los demás. Y cualquiera puede afirmar que los hechos de la tarde de ayer fueron aislados. Estarán en lo cierto. De todos modos, es de prever que algunas autoridades empezarán a ser más cautelosas en términos de autopreservación. Otro tema es el impacto de la noticia en la opinión pública de la región y la nación. Las mediciones de audiencia en UNO marcaron que la noticia interesó a lectores del país y el mundo. Por si fuera poco, los llamados telefónicos se multiplicaron y algo similar debe haber pasado en la mayoría de los medios de prensa de la ciudad. La información fue de las que se suelen rotular como conmocionantes. De impacto.

La situación, combinada con el procesamiento al intendente, disparó en la Redacción la inquietud de querer saber cómo nos ven desde afuera a los paranaenses. Lejos de querer instalar a la ciudad como ombligo del mundo, al menos por unas horas, el ejercicio sirvió para comprender que hechos así se desencadenan aquí porque en general los políticos siguen moviéndose con libertad, como cualquier ciudadano de a pie. Punto a favor. También suma que resulta bastante fácil acceder a los dirigentes para dejarles saber lo que sea. La agresión llegó a tener volumen informativo por el lugar en que sucedió, en pleno centro; la hora, a media tarde, y la cantidad de testigos que vieron a un grupo pegándole a uno solo que, a juzgar por testimonios casuales, solo atinó a cubrirse. Y el daño físico que causaron: Varisco quedó en situación médica delicada atento que hay lesión grave en su cadera y deberá ser operado, meses después de haber padecido una contingencia cardíaca.

Ayer fue otro triste día para el conjunto de los vecinos de la capital entrerriana. Muy triste todo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario